¿Qué es La Terapia Sexual?

Por Rodrigo Jarpa, Sexólogo, www.habladesexo.com

Al verme enfrentado en la experiencia clínica ante pacientes con indicación de terapia sexual, les explico en términos generales de que se trata y de cuales son los procedimientos a seguir. Por otro lado, en situaciones sociales, cuando me preguntan a qué me dedico y hago referencia a mi especialidad, parece llamar bastante la atención y me bombardean con preguntas. La más frecuente es: “¿Qué es la terapia sexual?”. Antes de responder me gusta preguntar que es lo que ellos creen que puede ser, para indagar sobre las fantasías que tiene el común de la gente sobre este tema. Algunas personas tienen una noción bastante cercana sobre este método, pero la mayoría parece no saber muy bien de que se trata. Muchos lo relacionan con el kamasutra, con sexo tántrico, bastante incienso y comidas afrodisíacas. También con ser una especie de profesor de ejercicios y pocisiones sexuales y lo que más me llama la atención, es que muchos creen que el terapeuta está presente durante estos ejercicios…

La terapia sexual cuenta con el respaldo y la base de años de investigación y estudio, mostrando ser el método mas efectivo para el tratamiento de distintas disfunciones sexuales tales como: la disfunción eréctil, eyaculación precoz, eyaculación retardada en el hombre e inhibición del deseo, anorgasmia y vaginismo en la mujer.

La asignación de ejercicios en la casa constituyen el armazón conductual alrededor del cual se desarrolla la terapia sexual, sin dejar de lado los conflictos subyacentes y relacionales de la pareja. Existen tres objetivos principales:

Proporcionar un enfoque estructurado que permita a la pareja reconstruir gradualmente sus relaciones sexuales. Consiste en una serie de pasos relativamente pequeños que la pareja puede abordar uno tras otro.


Ayudar a la pareja y a su terapeuta a identificar los factores específicos que mantienen la disfunción sexual.


Proveer a la pareja de técnicas específicas para tratar los problemas particulares.


Existe un altísimo porcentaje de personas con algún tipo de disfunción sexual, lo que genera sufrimiento y deterioro en la relación. Pero la gran mayoría no consulta debido a múltiples factores, siendo que la solución a su dolor existe y muchas veces es más simple de lo que creen.