Post escrito por:Japi Jane



La Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) el día sábado 4 de septiembre realizará actividades para celebrar el 1º Día Mundial de la Salud Sexual que se conmemorará en  27 países alrededor del mundo.


En Chile se realizará la actividad:


“Diálogos en torno a la salud sexual”


Invitados:


Dr. Horacio Croxatto. Profesor Titular de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago de Chile.


Dra. Adela Herrera. Geriatra y docente de la Universidad de Chile.


Andrés Rivera. Presidente de la organización de Transexuales por la Dignidad de la Diversidad (OTD)


Para finalizar con la presentación de la Compañia de Teatro Espontáneo Vuelo con quienes podremos compartir nuestras historias en escena.


Lugar: Biblioteca de Santiago.

Horario: 11:00 a 13:30

Entrada libre y gratuita.


Contaremos también con la participación y el apoyo de:


CRIAPS (Centro de Información y Apoyo para la prevención Social del VIH/SIDA)
Laboratorio Chile
Japi Jane


Yo soy fanática de “Savage Love”, el podcast del columnista de consejos sexuales Dan Savage, un hombre gay, casado y con un hijo adoptivo en Seattle, Washington quien es brutalmente honesto con sus opiniones, pero divertidísimo al mismo tiempo por lo mismo.


Él responde con sus sabios consejos a llamados que el público deja en su grabadora. Él inventó un concepto para referirse a los ingredientes que uno debe esperar, como mínimo, de todas nuestras parejas sexuales que el llama “Good, Giving & Game”, o “GGG”.



Normalmente no soy fan de las típicas revistas para mujeres  porque encuentro que muchos de sus consejos son poco prácticos y sus reportajes bordean en la frivolidad, pero a pocos días de mi cumpleaños nº 32, me llamó la atención una de las notas destacadas en una portada sobre “30 cosas que cada mujer debe saber sobre  sexo antes de cumplir 30”.  Con mi prejuicio de las revistas para mujeres, imaginé que la lista iba a ser bien básica, pero debo reconocer que me topé con algunos puntos bien interesantes donde me encontré asintiendo con la cabeza mientras los leí, feliz que la revista esté de acuerdo con opiniones personales mías.  Aquí van…gracias Glamour:



1)   No hay nada más sexy que mostrar a la otra persona lo que quieres. Significa que: (a) Eres una participante activa; (b) conoces tu propio cuerpo; y (c) eres feliz de ayudarle a él a conocerlo también.  Cualquier chico que valga la pena va a encontrarlo muy hot de tu parte.


2)   Pero primero, tienes que conocer lo que quieres. Por eso la masturbación puede ser tan educacional.  ¿Rápido o lento?  ¿Fuerte o suave?  ¿Con vibrador o con una foto de Brad Pitt?  La práctica hace la perfección.


3)   Siempre tener por lo menos una cosa que te genere ganas – aparte de él. Un libro erótico, una fantasía hot…considéralo como un ejercicio para mantener tu líbido en forma.


4)   Sexo en la ducha?  Sobrevalorado. Ya es suficientemente difícil mantener el equilibrio cuando uno tiene sexo de pie; ahora tienes que intentarlo en un espacio reducido que está bien resbaloso?  Mejor pensar en duchas juntos como un excelente juego previo en vez del evento principal.


5)   La clave para un orgasmo garantizado:  “reach down”/”reach-around”. Una mujer necesita de 10 a 20 minutos para alcanzar un orgasmo (si es que logra tener un orgasmo) durante el coito y tan sólo 4 minutos para un orgasmo con masturbación.  Cuando tu meta principal es la satisfacción, es aconsejable bajar tu mano a la zona y tomar la situación en tus propios manos – o pedir que el te eche una mano.


Como gringa pololeando con un Chileno, nos tocó varias veces vivir separados, algunas veces por más de un par de meses.  Recuerdo las primeras veces que empezamos de hablar de sexo por teléfono y cuánta vergüenza tuve.   No me salió nada sexy.  De hecho, tenía puras risas.  Pero poco a poco, logré conectarme con mi lado más sensual para poder decirle las cosas “cochinas” que estaba pensado cuando no podíamos estar juntos.  El “hablar sucio” tiene mala fama, se suele pensar de ello como algo fuerte, grotesco o denigrante que solamente existe en películas pornos de mal gusto con una mujer gritando “¡más, más, más!”, pero la verdad es que con el enfoque correcto, hablar sucio a tu pareja puede llevarte a nuevos niveles de excitación y convertir un encuentro sexual cualquiera en uno de los más hot de tu vida.  Vivo junto con mi pareja hace años y el sexo por teléfono ya no es necesidad, pero hablar así es igual de divertido y excitante cara a cara.  Es una técnica que requiere bastante sutileza y estilo.   ¿Dónde empezar?  Aquí van algunas ideas para las que les interese abrir un nuevo tipo de comunicación con su pareja.

Antes de entrar en materia, quizás es preciso comentar que soy fan del porno y lo encuentro una manera válida (y efectiva) para calentarse solo o en pareja.

La pornografía no tiene por qué ser sucia, fea, brusca. Bueno, si quieres sí, pero si necesitas estímulos estéticos en escenarios como de revista de diseño, joymii.com es tu sitio. Son todas escenas porno-elegantes, videos eróticos, secuencias fotográficas muy finas hechas por los mejores fotógrafos de la tierra, enfocadas en el placer heterosexual y lésbico. Es de ingreso pagado, pero con cuatro mil pesos (hay una oferta ahora a ese precio, pagada en dólares y con tarjeta de crédito) tienes para un mes de cachondeo artístico ilimitado.

¿Te imaginas cómo se pondría él si lo invitas a ver una peli porno de ese calibre en tu casa? Uf. Mejor que la final de la Eurocopa. Pueden elegir juntos entre Josephine y Den sobre una silla futurista, Alysa y Richard en un paraíso tropical, Yvy y Ben en la escalera o Ivy y Gina en una alberca de mosaicos. También puede interesarte a ti solita ver a Suzie disfrutando con un vibrador transparente en un blanco dormitorio o peinándose desnuda frente a un espejo. A cada set de fotografías o video le acompaña una mini trama, que invita a entrar a la escena, y que por su puesto no es ni intelectual ni de mayor forcejeo dramático. Acá todo es visualmente bien calculado. Sólo eso. Son chicos guapos de todos colores y mujeres para regodearse. Como un catálogo humano de danesas, gringos, italianos, colorinas, morenos, latinas, rubios en plan “Tan hermoso, tan creativo y al mismo tiempo tan deseable”, como reza el eslogan del sitio. Hay un joymii.org que es gratuito, pero hay menos donde elegir y es como un canapé del plato fuerte, joymii.com.

Pero hace mucho tiempo, cuando era simplemente Jane Morgan, no la “Japi Jane”, anduve en búsqueda de material porno con un balance bastante fino… cosas que me excitaban, pero que no me provocaran rechazo, o por decirlo de una manera más directa, que no me diera asco. Por otro lado, no me interesaban las cosas demasiado románticas ni tan estereotípicamente femeninas porque lo encuentro cursi, una lata y no me calientan nada. Buscaba porno de verdad, es decir, con sexo explícito, pero con hombres guapos, chicas no tan operadas y donde se enfocara en el placer femenino. Resulta que justamente, en los últimos 5 años se ha creado todo un nuevo género en el porno con estas mismas características, llamado simplemente “porno para mujeres” y aquí es donde logré encontrar lo que a mi me gusta.

Secretos de mujeres que usan vibrador. ¿Se pasa muy, muy bien? Habla una casada satisfecha y una soltera feliz.

La casada

“Tengo dos vibradores, ambos regalos de mi marido. Uno me lo dio hace seis años y el otro, ahora último. Uno es rosado y blando. El otro es morado y parece una herradura. No me gusta que tengan forma humana, me da nervios. En estos seis años sé que la ventaja del vibrador es que nunca se va antes que tú, aunque las pilas fallan a veces. Lo uso sola y con mi marido. ¿Qué es mejor? Mmm, es distinto.

Por Rodrigo Jarpa, Sexólogo, www.habladesexo.com

Para clarificar un poco el concepto, el vaginismo se define como la contracción involuntaria, de manera recurrente o persistente, de los músculos perineales del tercio extremo de la vagina, frente a la introducción del pene, los dedos, los tampones o los espéculos. Esta alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales y no se explica por la presencia de una enfermedad médica. En algunas mujeres la sola idea de penetración vaginal puede producir un espasmo muscular. (DSM IV)