Cacha Cotidiana en Japi Blog

Eternal Remember (o el casero de la feria)

A ver: hay gente que a uno le gusta, otra gente que te calienta y si tienes suerte se combinan ambas cosas. Y si pta que tenis raja, además logras tirar con esa persona.

A diferencia del chuchesumare, este no tenis mucho qué alegarle: volvís no más, volvís porque te gusta, porque te acostumbraste, porque ya sabes como moverte con él. Porque uno puede buscar a alguien porque es bueno en la cama, porque te gusta como persona, por costumbre, pero por alguna razón uno vuelve. Si no, fue un gusto, buena onda pero chaíto no más
(más…)

Sobre vestirse, desvestirse

Siempre me ha llamado mucho la atención el efecto de vestirse o desvestirse. Mientras el chiquillo tímido, rayando en la fobia social luce unos calzoncillos de colores de lo más atrevidos, él que antes se hacía el bacán, luego se siente intimidado por un par de ojos que miran su figura

¿Qué nos hace sentir pudor? Porque es muy idiota desnudarse frente a otro para fundirnos en uno solo (tirar básicamente) y saltar a merced de nuestro deseo, mientras segundos después nos ruboriza que nos vea las nalgas cuando partimos al baño.

Desvestirse a mi juicio es una cosa muy rara y vestirse algo muy degenerado. Deberíamos andar todos en pelota para que no surja la morbosidad, digo yo.

El buen sexo es adictivo

Mierda, parece que eso de la adicción al sexo era verdad. Porque quien haya tenido de ese sexo que te deja sin respiración unos cuantos días, sabrá que es muy difícil dejarlo. Como el copete, la yerba y tanta droga más.

Se vive hablando del sexo, pero no fácil encontrar del bueno-bueno. Porque se te ocurre enamorarte de uno que era ahí no más y derrepente aparece uno que te deja sin habla pero es un conchadesumadre. Pero lo hace rico, te deja exhausta, y pasa el tiempo y cuando piensas en la película porno te lo imaginas a él. Ahí, diciéndote esas cosas que él sabe decir, moviéndose como él sabe moverse.
(más…)

El polvo ganao

Hay polvos cotidianos, hay polvos de luxe y hay polvos ganaos. Y no me vaya a malentender que el sexo y menos la aceptación a tenerlo por parte de una mujer sea tomado como objeto de cambio. No no no. Me refiero a que hay algunas veces que el polvo usted se lo gana cabrito. Por ejemplo:

– Cuando realiza una labor extraordinaria de cuidado (cuidar a la hermana chica mientras uno hacía un trámite)
– Destapó la cañería en un acto heróico cuántico, justo cuando estabas a punto del colapso donde una quiere darle las gracias de alguna manera por tal noble gesto.
-En vez de juntarse a follar, se juntó a follar pero con un detalle como una cena preparada para usted
que finaliza en unos quesos que trajo de no sé donde, unos pistachos y un vinito de J.Bouchon pa arriba

Anote, prepare, apunte y ¡Viva Chile!

Fechas, reglas, mujeres

Hasta la más olvidadiza y pastela de las mujeres tiene un relación extrañísima con las fechas. Será porque la puta regla nos obligó a andar pendiente de una semana más o una de menos, que nuestra vida se divide en “poder o no poder”.

Pero esa hueá de “no me acuerdo de cuando empezamos” vaya sabiendo macho que es mentira. Porque ya sea por la referencia reglística, el cumpleaños del perro, o cuando fue el partido de la Libertadores, te juro que cualquier mujer sabe fechar su vida, aunque no lo anote. Aunque tenga que sacar la cuenta. Aunque tenga que revisar los chats y referenciar cuanto tiempo lleva tirando con su pololo falso.
(más…)

El polvo prometío

Hay polvos instantáneos, hay polvos cotidianos y hay polvos pro-metidos (en todos los sentidos). Porque calentar el agua en el tiempo es un arte y tirar con esa persona que venías de hace mucho tiempo con cosas raras es como una explosión. Disfrutar de imaginar, pensar, saborear el tiempo de dudas entre si se va a concretar o no y el momento en que se da finalmente.

Porque ya dijimos que quedarse con las ganas no es gracia, que tampoco esa de andar jugando a ” ay sí, pero no” pero estar mucho tiempo echándose los perros, jugar a conquistarse, a pillarse o a dejar seducirse es entretenido. Estirar ese momento de conquista hasta que CHARÁN, llega “ese” momento a veces se disfruta más y mejor.
(más…)

Llamada de emergencia (A.K.A Fono Polvo)

Llamar/mandar un mensaje entre las 4:00 y las 7:00 de la mañana es de calientes, asumámoslo. Claro: si descartamos los casos como tu amiga que te está avisando qué onda en el otro carrete o cuando se murió la abuelita o alguna persona cercana está siendo secuestrada por una pandilla de neonazis o tienes que juntarte con tu grupo de excursión a los géisers del Tatio de madrugada o por pega de trasnoche, todo el resto ya sabemos a qué va.

Esa llamada de última hora, terminado el carrete, que básicamente es para ver si se puede o no se puede, si estás dispuest@, si eso que pasaba hace tiempo atrás se puede revivir. Porque la noche es traicionera y siempre te trae recuerdos y envalentonamientos a colación que bueno y sano o en la máquina diaria ni cagando asumirías. Y pongámosle un pequeño mérito, es una apuesta difícil: hay un a alta probabilidad que a esa hora cualquier persona en su sano juicio lo mandaría a la mierda. Pero bueno, ahí está llamando o mensajeando y tú que tenías ganitas. ¿Vas o no vas?
(más…)

Sin pelos en la lengua

Imagínese: pleno invierno y a su huachita le da lata depilarse. Porque la hueá duele, porque la fecha que tenía plata justo andaba con la regla , porque le da paja, filo. Yo creo que la solución no está en que la cambie ni que se acostumbre a los pelos como si tuviera un osito de peluche: la receta es la motivación.

Si la chiquilla sabe de antemano que va a tener un sexo oral de esos que le harán ver estrellitas, mariposas, burros verdes y la hará chillar, dese por claro que la chiquilla la próxima vez no le tendrá pero ni un reparo en quedar como muñeca o sacárselos de a uno si es necesario. Porque puro pensar en eso, la hará reaccionar. En serio, hágame caso.
(más…)

¿Y pa dónde nos vamos a tirar?

El dónde (tirar) es un problema. Porque cuando eres más chic@, es porque vives con tu familia, pero más grande aunque estís emparejao es porque las paredes son delgadas y se escucha todo, que vivir en la casa de los papás, es que los niños, es que piolita porque los vecinos pueden escuchar. Porque yo no sé si los arquitectos no tienen sexo o simplemente no piensan que la gente lo tendrá cuando hace las casas y departamentos como si fueran casa de muñecas.

Porque triquiñuelas hemos hecho todos para pasar piola: El colchón al suelo, lleguemos tarde y ándate temprano, que afirma la cama pa que no pegue en la pared, sin gritar, pon la música fuerte, escóndete en el ropero, no es lo que tú estás pensando, deben ser los perros que estaban aullando, etecé. Cuántas veces nos hemos quedado con las ganas por puro que no había donde.
(más…)

“Te juro que es la primera vez que me pasa”

Huachitos del mundo: de verdad a esta edad, no es necesario que nos engrupan. De verdad que no necesitamos que nos digan eso, si sabemos que a todos les pasa. Que mucho copete, que mucha pega, que mucho caño, que se puso nervioso, que el envase del condón que no se quiere abrir, que hace rato que no follaba, que se emocionó, wherever.

No lo vamos a discriminar (bueno ya, si, un poquito no más). Porque dejar a una mina con las ganas, debería ser penado por ley. Quedarse con el adelanto de la teleserie y no ver el capítulo es frustrante, más cuando una está ganosa de la cochiná. Además después de una histórica falta de énfasis en el deseo femenino, estar en lo mejors y que nuestro amigo no se levante o se vaya por la línea express es penca. Peeenca, pero a quién no le ha pasado. Si pasa hasta en las mejores familias.

Pero es mucho más penca que venga con esas trucuencias de es la primera vez que me pasa, porque esa no se la cree nadie. Naaadie. A lo sumo es más entretenido que ponga una sonrisa de “ups, sorry” y sigamos con el resto de las acciones, si total a quién no le ha pasado. Si total, para sexo perfecto, están las pornos y esto es la vida real y yo prefiero la vida aquí y ahora. Aunque hoy se vaya antes, aunque hoy día no se le pare. Pero no se acostumbre ¿Bueno?

Es la primera vez que me pasa…JA. Salta pal lao, hueón mula. Ándale a contar esa a tu abuelita.

¿Noche o Momento?

Dentro de las decisiones difíciles en la noche es esta. Porque si no hay mano en nuestros hogares, vamos a uno de esos lugares que no es su casa ni la tuya. Donde siempre todo huele raro, donde esa no es tu cama ni ese es tu baño, pero cuando quieres estar con esa persona ahora y no cuando se te pasen las ganas, es el mejor.

Esa pregunta que no queríamos contestar, pero existe ¿Noche o momento? Y miramos al lolito y tasamos cuánto va a durar esto. ¿Durará toda la noche el impulso? ¿O en realidad, buena onda, pero da pa un rapidix y sería? Y no hay para qué darle una connotación negativa: mientras haya consenso, riiiico po. Porque soy una partidaria de bienutilizar el tiempo, y si una se puede arrancar un ratito más que sea con su pareja (de momento o de noche o de vida), bien. Muy bien.

Hay gente, por ejemplo, con la que uno va a hacer cucharita, porque se da pa eso. Hay gente con la que uno va a coger, pero no va a dormir. Hay gente con la que una quiere puro quedarse el resto de la vida. Pero decidirlo en una pregunta así de rompe y raja, es difícil, muy difícil. Encuentro que debería ser como los cybercafés, que te cobran por tiempo ocupado, así si el lolito es demasiado rápido o si la cosa se pone buena y dura más, uno paga el tiempo consumido y la pregunta sería ¿Libre? y la respuesta sería súper positiva y honesta: SI, LIBRE ¿Buena no?

Bonus Track: Y típico: nunca te tomaste el trago de cortesía y te da dolor de guata haber dejado una piscola ahi enterita y con envase de bebida grande además.