Browsing CategoryNotas

Cada día me sorprende más la cantidad de mujeres que no tienen amor por su vagina, los hombres aman su pene con devoción y locura, aunque a veces ni lo usen, seguro es porque lo tienen a la vista las 24 horas al día.

En cambio las mujeres al parecer por tenerla un poco mas escondida ya pareciera lejana a nosotras. No es mi caso pero como les decía, pero el de varias que he conocido.

A mí me encanta dar sexo oral lo paso bien y de verdad me gusta. También me encanta que me den sexo oral, pero como les decía antes, así como hay mujeres que no aman su vagina también no les interesa el sexo oral porque les da asco, yo les digo: qué cresta tienen en la cabeza? Que la lengua de tu hombre o mujer pase por tu clítoris es la sensación más increíble del mundo. Es tan rica que a veces el sexo oral femenino es mejor que la misma penetración.

Dentro de mi calentura habitual hay inocencia, pensé que el sexo anal era lo más extremo a lo que mi culo podía aspirar (pasando por meter el dedo o pasar la lengua), después del sexo anal pensé en doble penetración con un juguete, pero nada más hasta que un amigo me comento de manera muy relajada y natural si yo conocía fisting.

La verdad que no tenía idea que era, así que no me quedo otra que GUGLEAR y lo que leí me pareció bien interesante, pero cuando me metí a paginas de porno quedé en shock.

Entendiendo que el sexo es infinito y que las formas de meter algo en un hoyo son también infinitas, pero la idea de meter un puño tanto en la vagina o el ano son situaciones inimaginables para mí.

No es la primera vez que escribo esto. De hecho, creo que cumplí la mayoría de mis propósitos sexuales del año pasado, donde destacaban “aprender a hacer un lap dance” y “tener orgasmos en otras posiciones”. Bien por mí. Ahora que se vienen otros 365 días, esta es mi propuesta de objetivos sexuales (en las supersticiones siempre se enlistan 12 cosas, por los doce meses del año. En este caso no serán tantas, pero tú puedes agregarle las que quieras).

Hacer Ejercicios de Kegel → Hablando con la verdad, este es el único propósito de año nuevo que nunca cumplo, y que vuelvo a replantearme cada vez que hago esta lista. Porque ejercitar el suelo pélvico ES importante, trae muchos beneficios y además es necesario para la vida futura. Además, en Japi Jane hay muchas alternativas para poder ayudarte con el ejercicio, por lo que debería ser sencillo. El problema es que siempre se me olvida hacerlo, hasta que leo la palabra Kegel en algún lado y ahí mismo empiezo a apretar y soltar, como si 10 repeticiones al año sirvieran de algo. Este año, quiero mantener en forma mi suelo pélvico, para tener mejores orgasmos y no hacerme pipí de vieja. He dicho. Voy a buscar mis Moon Balls.

Leer más Literatura Erótica → Leer el 50 Sombras de Grey es una puerta de entrada para muchos otros libros del mismo estilo. De hecho, existen varias imitaciones, con hasta los mismos colores de portada. Pero resulta que la Literatura Erótica no es algo nuevo, existe desde hace muchísimo tiempo, y tiene grandes exponentes. Son libros clásicos, entretenidos, y sobre todo: puedes sacar buenísimas ideas para hacer realidad. Además, te calientan más que el porno según yo, por lo que se le saca harto beneficios. Algunos títulos: “Lolita” de Nabokov, “Las Edades de Lulú” de Almudena Grandes, “El Amante de Lady Chatterley” de David H. Lawrence, o cualquiera de los diarios de Anaïs Nin.

Me imagino a alguien motivándose a hacer el amor escuchando el soundtrack de Star Wars y me da una mezcla de vergüenza ajena y ataque de risa. Y no es que se me haya ocurrido pensar en una pareja nerd haciendo realidad la fantasía de Princesa Leia esclava porque sí, es porque la banda sonora de Star Wars figura en la lista de canciones más escuchadas por la gente al momento de tener sexo, aunque usted no lo crea.

Esta es una encuesta que hizo Spotify a través de su sitio web (para los usuarios anglosajones eso sí), en el que le preguntaban a la gente por sus preferencias. El resultado: Dirty Dancing en el número uno. Específicamente la canción que canta Patrick Swayze “She’s like the wind”. Repito: la gente tiene sexo –se calienta –escuchando la voz de Patrick Swayze.

Tomémonos un momento para reflexionar sobre este hecho, escuchando la canción en cuestión:

Tengo más amigos hombres que mujeres y no es por que las mujeres me caigan mal, más bien es por que mis amigos hombres me caen re bien. Tengo una confianza infinita y eso que nunca con ni uno de ellos he follado. Tal confianza me ha abierto puerta infinitas a la hora de hablar de sexo, pero mi último descubrimiento me dejo atónita y es que los hombres pueden fingir el orgasmo. Ustedes se preguntaran y ¿cómo es eso posible? Pues bien esta esta es la historia.

Primero sin es sin condón, si usted lubrica bien o está bien lubricada la mayoría de las veces, no nos damos cuentas cuando el semen entra a la vagina, lo sabemos por que tenemos los gemidos de hombre diciéndonos que ha tenido un final feliz.

Los hombres o algunos hombres digo, para no generalizar, aunque en este punto la generalización no estaría nada de mal, les gusta que nos traguemos o tomemos el semen, claramente debe pasarles algo súper bacán con el acto de que una se engulla ese liquido tibio que sale por su pene.

Yo he tragado poco semen en mi vida y no por que no me guste, más bien porque tragar para mí es como: la prueba de amor real. Insisto, para mí tragar significa que la persona de la cual estoy bebiendo esa “leche”, es importante para mí. Ahora dejando ese lado romántico de mi parte… hablemos del semen, de su sabor temperatura color y olor.

Hay muchas versiones de Tamara, una es la seca Japi Chica, que hace fiestas y talleres de sexualidad; otra es Tam te ayuda, que se convierte en un Oso para ayudarnos con problemas domésticos y con ideas creativas; otra es una increíble maquilladora; otra es la fanática de Katy Perry y su colorido mundo y finalmente una buena amiga, anfitriona y cocinera creativa. Muchas versiones para una amiga del equipo, quien lleva ya varios años conociendo, aprendiendo y enseñando en Japi Jane. Acá podemos conocer más sobre ella.

Tu producto favorito de la tienda y porque
Definitivamente las Smart Balls, me las compré el mismo día que entré a trabajar, las AMO!! Creo que su mayor beneficio es la conexión que gané con mis músculos pélvicos, una es capaz de hacer tanta cosa entretenida. Y no tenía idea. Creo firmemente que desde la primera vez que entramos al ginecólogo deberían enseñarnos a usar ese músculo, porque es sano y muy entretenido. Como consejo, nunca las ocupen largas horas de trabajo, antes de saber sus tiempos límites (gracias a Natalia Guerrero) una vez las ocupe cerca de 10 horas, pero gran parte de ellas solo estaba sentada… así que lo único que gané fue una vejiga apretada y tenía que ir al baño cada 5 minutos.

No siempre tengo lucas para renovar mi maleta mágica llena de productos sexuales. A veces la economía no anda tan buena como una espera, pero eso también da espacio para usar la imaginación y dar rienda suelta al libro de recetas costo cero de un buen sexo oral.

Estos son mis 2 tips para dar o recibir

1. Sensación de frescura o frío. Esta idea me la dio una amiga. Te compras unas pastillas de menta fuerte y las chupas hasta que toda tu boca este impregnada del sabor y frescura, post eso comienzas a dar sexo oral. La sensación es súper rica y heladita, pero con las chupadas y saliva va entrando en calor de a poco. Mis amigas que lo han hecho o que se lo han hecho, no han tenido ni un tipo de reparo o reclamo, es una sensación de frescura piola y muy divertida a la ahora de variar en la rutina.

por Osa Flaca

El sexo lésbico es amplio y variado, no tiene tiempos, ni posiciones fijas, pero la lengua las manos y la imaginación son claves. Por ejemplo, si estás leyendo esto en voz alta mientras tus manos acarician el teclado, puede ser que ya estés iniciando una placentera sesión de sexo lésbico.

Recuerda: Cualquier día es bueno para ser lesbiana. Y si ya eres lesbiana, siempre se puede serlo aún más.

Vamos con la lista

1.- Eficacia anticonceptiva 100% garantizada: no necesita receta, es gratuito y sin efectos hormonales colaterales.
2.- Prevención de enfermedades potencialmente mortales como:
2.1.- Heterosexualidad obligatoria
2.2.- Maternidad obligatoria
2.3.- Anorgasmia crónica
3.- Derrumbe de mitos heterocentristas para lograr el orgasmo: la penetración y la eyaculación (femenina, sí, existe y no es el chorro de grifo que aparece en las películas) son posibles pero no obligatorias.
4.- Aumento de la capacidad aeróbica, elasticidad y tonicidad muscular: una sesión de sexo lésbico puede durar como mínimo 40 minutos, lo que incluye frotamientos, elongaciones y posturas diversas, con altísima secreción de endorfinas.
5.- Mejoramiento de la calidad de la piel: los fluidos vaginales aplicados en el rostro, manos y areolas tienen un efecto reafirmante. Además se ha visto que los movimientos bucales realizados en la práctica de sexo oral lésbico previenen la aparición de molestas marcas heterosexuales alrededor de los labios y región perinasal.
6.- Recuperación de la importancia del clítoris: abandona el rol que le ha dado la heterosexualidad como “accesorio que se descubre si es que se tiene suerte” a ser el principal beneficiario de las acciones.
7.- Diversificación de zonas erógenas: cualquier parte del cuerpo puede ser estimulada satisfactoriamente o sirve como elemento penetrador.

Me he dado cuenta con el tiempo, el porno y las experiencias sexuales, que hay una posición para tirar muy pero muy fea. Y que aunque he buscado una imagen en internet aún no la encuentro. De todas maneras, la he tendido que hacer varias veces (y por que en las pornos si está) por lo tanto EXISTE!!

Cuando digo que es fea es por que lo es al 100%, no hay ni una posibilidad de poner ni cara sexy ni cara de caliente, aunque tu rostro sea tan perfecto como el de Brooke Shields o Scarlett Johansson. Es lejos la posición mas fea de todas y la descripción es “con tus piernas atrás de tu cabezas y rodeando tu cara”.

Ahora esta claro que, por un tema de elongación, no todas pueden hacer esta maravilla sexual, pero las que podemos tampoco debemos estar tan contentas. Nuestra cara se ve como una salchicha entremedio del pan de completo, aplastada y hundida.

Ahora qué es lo bueno, se preguntaran ustedes, pues bien, al estar en esa posición tan poco digna estéticamente la vagina logra apretarse contrayendo y haciéndose mas estrecha, lo que al momento de la penetración para los dos es súper rico.

No sé ah, pero esto no me sorprende tanto.

Según un nuevo estudio, las lesbianas tienen más orgasmos que las mujeres heterosexuales y bi sexuales, aunque en conjunto, el género aún tiene menos orgasmos que los hombres.

El estudio, publicado en el Journal of Sexual Medicine, encuestó a 1497 hombres y 1353 mujeres, sexualmente activos en los últimos 12 meses. Los participantes respondieron sobre su orientación sexual, su género y el porcentaje de orgasmos que tienen con una “pareja familiar” (o sea, pareja estable, ¿se entiende?).

Según el artículo, publicado en el Huffington Post, no existen muchas variaciones entre los hombres: “hombres heterosexuales reportaron un 85.5% de orgasmos, hombres gay un 84.7%, y bisexuales un 77.6%”. Con las mujeres, en cambio, los números fueron muy distintos entre orientaciones sexuales. Las mujeres heterosexuales reportaron tener un orgasmo un 61.6% de las veces, mientras que las bisexuales llegaron a un 58%, y las lesbianas un 74.7%, el más cercano al masculino, pero aún bajo en comparación.

La baja frecuencia de orgasmos en mujeres es un poco desilusionante, pero hay que reconocerlo: no es sorprendente. Muchas veces se habla del orgasmo femenino como si fuera la piedra filosofal, cuando en realidad las cosas no deberían ser tan así. Los investigadores creen que la frecuencia de orgasmos es más alta en lesbianas porque “las lesbianas se sienten más cómodas y están más familiarizadas con el cuerpo femenino, por lo que en promedio, son mejores para inducirlo en sus parejas”.