Browsing CategorySexualidad

Creo que un numero importante de personas con bajo deseo sexual, no tienen problemas ni hormonales ni de relación, tienen problemas de escasez o rigidez en el erotismo.

El erotismo es un espacio personal que se influencia por los contextos histórico-culturales en los que vivimos, pero que tiene que ver también con el complejo entramado de la biografía sexual individual, única y intensamente compleja de cada persona específica.

En temas tabú como la sexualidad, los pensamientos se heredan sin mucha reflexión y es así como actualmente lo que se considera erótico ha sido heredado sin mucho filtro.

Aquello que califica como sensual, sexual, sexy, caliente corresponde a un numero demasiado reducido de estímulos, demasiado reducido como para tenernos a todos contentos.

Al momento de elegir a tu amigo y compañero, el Señor Lubricante, tienes que tener en consideración distintos factores como tus preferencias, en qué lo vas a ocupar, cómo ocuparlo y las características del producto. Así que lee con atención, porque acá te ayudamos para que elijas entre las dos categorías más populares: silicona o en base de agua.

Lubricante de Silicona
Los lubricantes de silicona, como el Pleasure Potion de la línea Kamasutra, son populares porque son suavecitos, no son pegajosos, tiene una textura rica, duran mucho más –porque el cuerpo no absorbe la silicona-, y te dan la sensación de “acolchonar” mejor el roce.
Eso sí, ojo con qué tipo de lubricante de silicona compras. Porque la silicona está hecha a base de arena, y por lo tanto, si es que compras uno chanta, te puede salir más “granuloso”, y causarte heridas en el cuerpo, aumentar irritaciones y riesgo de infecciones.
Es mejor que certifiques uno bueno, como el que te mencioné de Kamasutra, que están comprobados por doctores.

Cuando se sale es frecuente que se mezcle alcohol y sexo en la misma ocasión. Pero lo que nos tenemos que preguntar es cuáles son las consecuencias del alcohol en nuestro cuerpo al tener relaciones sexuales.

Para responderla primero es necesario saber que hace el alcohol en nuestro cuerpo. Cuando hay una situación de consumo frecuente y abusivo de alcohol se van a generar enfermedades que afectan la vida sexual, por lo que el alcoholismo es dañino para la sexualidad.

Pero qué pasa si uno toma solo ocasionalmente cuando sale los fines de semana, ¿Influye eso en la actividad sexual?.

Los anticonceptivos hormonales entre los que se encuentran las pastillas, el anillo vaginal, los parches y las inyecciones son una muy buena opción para prevenir embarazos debido a su alta eficacia. Sin embargo pueden disminuir el deseo sexual en algunas mujeres principalmente porque bajan los niveles de testosterona.

Pero antes de correr a botar las pastillas es importante saber algunas cosas. La primera es que no a todas las mujeres les baja el deseo sexual cuando usan anticonceptivos hormonales y hay quienes mantienen un alto deseo a pesar de usarlos. También es bueno considerar que no todos los métodos hormonales tienen el mismo riesgo de bajar el deseo sexual y los que más pueden afectarlo son los anticonceptivos orales que se usan para controlar el acné ya que son los con mayor efecto en la baja de testosterona.

Otro punto a tener en cuenta es que si tienes bajo deseo sexual y usas este método no necesariamente la causa es esta ya que también pueden haber otros motivos como dificultades de pareja, depresión, causas psicológicas, enfermedades y efecto de otros medicamentos.

La marca de condones Durex lanzó un video en el que el sexólogo Rodrigo Jarpa nos enseña paso a paso cómo poner un condón correctamente.

Muchos creen que lo pueden hacer con los ojos cerrados, pero lo cierto que hay algunos tips que se van olvidando con el tiempo y siempre es bueno repasarlo.

Así que tómate un minuto y dale play a este video. Buen fin de semana y recuerden siempre usar protección!

Los hongos vaginales son una infección bastante frecuente en las mujeres que genera irritación en la zona, ardor y picazón por lo que puede provocar dolor en las relaciones sexuales. ¿Cuándo sospechar que puede haber una infección de este tipo? Cuando además de los síntomas descritos hay una secreción blanquecina “como leche cortada” que no tiene mal olor.

¿Son una infección de transmisión sexual? No lo es, ya que son hongos que habitan normalmente en la zona y que por algún cambio en las condiciones, como el uso de antibióticos o la baja de las defensas, crecen de más. Sin embargo a pesar de no ser una ITS en caso de tenerlos es importante que también se trate la pareja.

La falta de apetito sexual no solo se basa en esos ‘dolores de cabeza’, cansancio, estrés o cualquier otro problema que no nos permite disfrutar del sexo, ni tener ganas, ya que también existen otras causas (las cuales en cierta forma son derivadas de lo anterior) que nos quitan el apetito sexual.

Hay algunos medicamentos, que nos impiden tener intimidad porque nos disminuyen las ganas de tener relaciones sexuales. Acá te contaremos cuáles son ellos, para que tomes cartas en el asunto o entiendas por qué a veces el sexo no es tu mayor prioridad.

Antidepresivos: para nadie es sorpresa que este tipo de medicamento provoca cierto grado de languidez, es por esto que también se les conoce como somníferos (ya que la mayoría de antidepresivos producen sueño). El hecho de que en ciertas ocasiones estas pastillas nos brinden sueño o debilidad, puede provocar que disminuya el deseo sexual, que la erección sea muy difícil de lograr, y también produce una pérdida de lubricación vaginal.

Relajantes musculares: a pesar que son diferentes a los antidepresivos, ellos también nos relajan, por ende consumirlo en grandes cantidades también puede producirnos algún grado de languidez. Los relajantes musculares (a largo plazo) hacen que las erecciones no se consigan tan rápido e incluso, puede generar que el alcance del climax u orgasmo, sea nulo.

Existen dos tipos de educación sexual. Una que se encarga de prevenir las cosas “malas” relacionadas con la sexualidad y otra que incluye, además de la prevención, la promoción del bienestar y el placer sexual. Me atrevo a declarar, sin temor a equivocarme, que la mayoría de [email protected] [email protected] o no ha recibido educación sexual o ha recibido sólo la de tipo preventiva.

Eso quiere decir que saben cómo prevenir un embarazo y las enfermedades de transmisión sexual pero nada sobre el placer, el autoestima erótica y las artes amatorias.

Uno de los temas más frecuentes de vacío de información es el autoerotismo femenino. Mientras los hombres generalmente hablaron del tema con sus amigos de la adolescencia, las mujeres se dividen (salvo pocas pioneras vanguardistas) entre aquellas que lo hacían con culpa a escondidas y aquellas que simplemente jamás lo han practicado.

Aprender a “hacer el amor con una misma” es una tarea simple pero que puede parecer dificilísima para alguien que nunca ha intentado y que no sabe por dónde comenzar.

La vagina no es estrecha, al contrario, es quizás el órgano más flexible y elástico del cuerpo. Nos permite tener relaciones sexuales con penes y juguetes de distintas dimensiones y además dar a luz un bebe.El manejo voluntario de los músculos que se encuentran en la vagina nos permiten, por ejemplo, sentir y provocar mayor placer sexual durante nuestros encuentros sexuales.

Sin embargo algunas mujeres, debido a causas psicológicas y/o físicas contraen involuntariamente esos músculos impidiendo las relaciones sexuales aun queriendo tenerlas. Este problema sexual se llama vaginismo.

En otras palabras el vaginismo es un espasmo involuntario de los músculos que rodean la vagina, lo que hace que ésta se cierre e impida las relaciones sexuales penetrativas, la visita ginecológica e incluso, en algunos casos, el ingreso de un dedo meñique.

Existen distintas causas pero dentro de las más frecuentes se encuentran:

Todo el mundo sabe que tener un orgasmo nos hace más felices y empáticos. Eso es porque el contacto físico de calidad como los abrazos, los besos, las relaciones sexuales placenteras, descargan en nuestro cerebro una dosis importante de ENDORFINAS.

La buena noticia es que nuestro cerebro tiene la capacidad de sentir el mismo nivel de placer sin sexo.

Tocar, oler, oír, ver y gustar son los cinco caminos hacia la maravillosa experiencia del PLACER SENSORIAL. Existen una infinidad de placeres que involucran nuestros sentidos y que generan una reacción bioquímicamente comparable con el orgasmo sin necesidad de actividad sexual.

Toda persona que haya visto y disfrutado de la película francesa Amelie recordará el elenco de pequeños placeres sensoriales que complacen a sus protagonistas, como hundir la mano en un saco de legumbres y comerse el pollo asado con la mano.

Desde que comenzamos el colegio nos han enseñado la importancia de ejercitar la mente. También nos han obligado a realizar ejercicios sin sentido como subir la cuerda o el test de Cooper. ¿Pero por qué a nadie se le ocurrió instruirnos sobre los músculos vaginales?.

Bueno es probable que algunas ya lo sepan y no es novedad, pero les cuento que las mujeres deben ejercitar los músculos vaginales. Sí, porque una vagina ejercitada es una vagina feliz. Si se realizan los ejercicios de Kegel se puede prevenir y curar la incontinencia urinaria, se facilita el parto, pero sobre todo, estás trabajando para tener relaciones sexuales más placenteras.

Algunas de las causas que debilitan el suelo pélvico son: el embarazo, el parto, deportes (aquellos que incluyen impacto y saltos), menopausia, herencia, hábitos cotidianos (retener la orina, usar ropa muy ajustada), obesidad, estrés, entre otras.

Por Rodrigo Jarpa, Sexólogo, www.habladesexo.com

Debido al falocentrismo que caracteriza al erotismo de muchos hombres posmodernos, en esta edición me remitiré a las pasiones y tragedias que se pueden tener frente a la estimulación del pene humano.
Sería obvio decir que el pene es el órgano masculino de forma cilíndrica que cuelga delante de los testículos, como también decir que sus funciones son realizar el acto sexual y depositar el esperma en la vagina de la mujer para que se produzca la fecundación.