Concurso revista Cáñamo y Japi Jane

Cáñamo y Japi Jane te invitan a participar de un espectacular concurso en el que puedes ganar alucinantes y fogosos premios que le darán especial entretención a tus noches de verano. Queremos conocer las mejores historias románticas, apasionadas, sensuales, eróticas y, por supuesto, psicodélicas.

Para participar debes dejarnos un comentario en este post con tu mejor historia o anécdota que vincule una experiencia sexual y psicodélica. Se creativo, original, excítate con tus propios recuerdos y deja fluir los dedos sobre el teclado. Queremos sentirnos como testigos presenciales de aquella volátil fantasía que hiciste realidad.

El ganador se llevará un Pack Todos los Sentidos que incluye un: Aceite del amor; Pluma suave; Antifaz; Anillo vibrador 3 velocidades; Juego Misión íntima y la colección 2012 y una suscripción semestral de Revista Cáñamo (18 revistas en total).

El plazo para postear tu historia se extiende hasta el 10 de febrero. La mejor historia saldrá publicada en una próxima edición de Revista Cáñamo. El ganador será escogido entre el equipo Japi Jane y el Comité Editorial de Revista Cáñamo.

El comentario ganador del concurso es el de Poli. Le enviamos un mail para coordinar. Felicitaciones

72 comments

  • Paloma

    La verdad es que me han pasado muchas cosas entretenidas, pero si hago recuerdo y busco algo que me marco fue una salida con un amigo una noche de verano hace unos años ya!

    Me paso a buscar como a las 11:00 pm, yo estaba con una amiga y el con un amigo… nos fuimos a bailar y lo pasamos increíble! después de muchas piscolas y algunas cosas él me dice: “¿vamos a portarnos mal a un lugar que yo se que no conoces?” yo lo mire y le dije: obvio!! y salimos escondidos de nuestros amigos con los que habiamos ido

    Después de mucho besuqueo y cariños mientras el manejaba, llegamos a un lugar en medio de la nada, solo terrenos gigantes y se estaciono en la berma.

    Yo lo mire con cara de “me tay webiando” y muerto de la risa me dice, ya vamos al capo del auto, si lo vas a pasar bien… ahí pensé, filo ya estamos acá, sexo al aire libre… esta bien igual..
    Y cuando estabamos en el capo como abrazados y fumandonos un caño, siento un ruido muy muy fuerte y me doy cuenta que estabamos en el lugar que había escuchado mil veces, pero que jamás había ido.
    Los aviones pasaban muy pero muy cerca nuestro, corría mucho viento y el sonido era fuertisimo… la verdad es que era increíble, y tener sexo al aire libre sobre ese capo con los aviones pasando por encima fue una experiencia muy muy buena, bien adrenalinico… luego nos pillaron los carabineros y todo se fue al carajo, pero eran uno ataques de risa que duraron mucho rato… un buen recuerdo…

  • Rocio Gonzalez

    Fue hace unos dos años atrás, con mi pololo vivíamos en una isla, por lo que destabamos pasiones en medio de la naturaleza, rodeados de árboles o simplemente en la arenita. Una noche de aquellas decidimos escaparnos al bosque cercano…. Era una noche estrellada y sacamos de la casa crema chantilly y unas frutillas para tener el mejor escenario. Cuando estabamos solo en la previa y yo con el pecho lleno de crema, acostada boca arriba vi una luz de linterna que pasó por arriba de mi pololo. Fue horrible ya que si nos encontraban ahí expulsarían a nuestros padres de su trabajo. Así que no encontramos nada mejor que arrastrarnos por el suelo y luego correr por el bosque. TODO ESTO SIN ROPA INTERIOR Y YO CON CREMA EN EL PECHO!!!.
    Lo peor fue que tuvimos que esperar como media hora escondidos en una cuevita sin ropa, para luego devolvernos a buscarla. Una experiencia totalmente extrema

  • Tris

    Pensando en mi recuerdo erótico-sexual-psicodélico se me vino enseguida a la cabeza una ocasión que me ocurrió hace un año y fue a la vez lo más escandaloso, caliente, sexual y vergonzoso de mi vida, cómo? no sé, pero les contaré.
    Estaba carreteando con unos amigos hasta que se me ocurrió ir a ver a mi pololo que estaba trabajando en un estacionamiento y estaba, como es de imaginar, en un sucucho pequeño, mal hecho, de madera, con su computador frente a una ventana por donde veía llegar a los autos.
    Bueno, ahi llegué yo, arriba de la pelota, casi despeinada de tanto webeo y con un objetivo en mente, sexo. Una vez ahi me senté a esperar que terminara su turno, entre agarraditas en la entrepierna, levantadas de polera (para que echara un ojo a lo que le esperaba) y caricias insinuantes varias, mientras la gente pasaba a buscar sus autos tranquilamente a 1 metro de mi fulgurante calentura.
    Cuento corto, no nos pudimos esperar, entre tanto toqueteo no alcanzamos a llegar al final del turno, él cerró el sucucho, puso un cartel en la entrada para que el que llegara simplemente sacara el auto, tapamos la ventana y apagamos la luz, la condición? hacerlo en silencio… las pelotas, una vez si ropa me entregué al placer y al escándalo que eso conlleva, especialmente con unos tragos de más. el pobre sucucho no sé como aguantó, no faltó el chistoso que pegó su silbido de fu fu fiuuuuu (o algo por el estilo), algún palmazo a la ventana tapada o de plano una que otra risotada, menos mal que fueron pocos.
    Finalmente resolvimos ir a un motel que quedaba de camino a la casa, no se porqué si los dos vivíamos solos, quizás era por el tema de lo diferente y desconocido o simplemente que no estábamos pensando claramente… no había nada desocupado, fuimos a otro mas caro y más lejos, dinero que salió de su bolsillo… ¬¬ llegué prendidisima… lo cual no me duró mucho, se le ocurrió sacar un pito, mala idea, me da mucha risa… y sueño y… hasta ahi me llegó la cuerda, en medio de nuestra como 4 tirada (si es que se dice asi, la primera del motel), me rendí al más profundo sueño xD desperté al otro día con mi cariñito que no me quería ni mirar, nos vestimos y nos fuimos, caminamos un rato y llegamos a la casa. Lo pasé bien, lejos lo más candente y orgásmico. Sólo que ahora cuido de no llegar a ese punto donde te quedas dormida en medio del acto 😉 Saludos!

  • Samantha

    Habían pasado casi 5 meses desde el final de mi relación, mi compañera de trabajo me había convencido de que nos regaláramos un relax y pasáramos al departamento de Daniel a tomarnos algo.

    No tenía ganas, o por lo menos no estaba muy convencida, aún tenía ánimos o la esperanza de recuperar aquel amor.

    “Ok, vamos… pero, ¿Quién está?, ¿Conozco a alguien?… “

    “Daniel y unos 4 amigos y amigas y no, no conoces a nadie, pero mejor así… te llenas de gente nueva y abres tus horizontes, que bastante perdidos los tienes hace meses”

    Llegamos al departamento, muy cerca del que fue nuestro departamento por 4 años, lo que me hacía sentir culpable a sobremanera, le dije a Andrea y me contestó: “Yaaa! No seai’ hueona, córtala!.

    Tocamos el timbre… nos abre la puerta un tipo alto de aproximadamente 1.90mt., nos dice “Buenas noches… ¿las puedo ayudar?”, noto un marcado acento Brasileño en su voz… “Sí, venimos a ver a Daniel”, “aaah pasen!”.

    Desde que llegamos estuve sentada al lado de Andrea… Julio (favor léase con acento Brasileño, Yulio) me miraba constantemente, hasta que decidió acercarse a conversar, fue casi programado, Andrea se pone de pie y desaparece con Daniel (no había hecho alusión a que ellos tenían algo), los amigos que estaban en el departamento se habían retirado, eran cerca de las 4am… Julio baja la tenacidad de la lámpara de pie y apaga las luces, “Voçe quiere oír música?”… silencio… por mi mente pasó samba, bossa nova… “¿Que tipo de música?” “¿le gusta el rock?”, mis ojos brillaron…

    Paraíso = Brasileño, guapo, alto, luz tenue, cómodo futón, cerveza, caños y ¡rock!.

    Mientras me mostraba sus DVD’s de los grupos de Rock brasileño, que reconocí a un par, sentía como se acercaba más y más a mi lado, luego su brazo alrededor de mi cuello, cuando lo sentí a mi lado y pah! Me roba un beso… Wow! No puedo decir que me sorprendió por que esperaba que lo hiciera…

    Ya pasado un rato, en que a los besos se le sumaron las caricias, me invitó a su pieza.

    Asentí…

    Cuando llegamos al momento de quitarnos toda la ropa, llegó mi sorpresa… (Y aquí la historia se pone tragi-cómica)…han escuchado la expresión de los brasileños “O mais grande do mundo”, bueno, no sé si todos serán igual, pero con este tipo si aplicaba la regla.

    Creí que ésta era la mía, intentaría comprobar lo de que el tamaño SÍ importa… Amigas… ¡No, no importa!

    Luego de todo el preámbulo y mi sorpresa al ver tamaña contrincante, y de ver que si existen los condones XXL (Los trajo de Brasil), comenzó mi decepción… el tipo no hacía nada… nada… Estuvimos casi todo el resto de la mañana, y… quiero que se entienda como debe, no sentí nada (aparte del dolor).

    Comprendí lo que siempre decía una tía, ¡no importa el tamaño del barco, si no como se mece sobre las olas y no importa lo volá que estés”
    Y luego de eso descubrí que, a pesar de la actuación, a rey muerto… ¡rey puesto!

    (Los nombres en la historia no son reales)

  • Feña

    Dentro de todo lo que una mujer y un hombre puede experimentar juntos, esto es lo más loco que me ha pasado. Estábamos solos una noche en una casa en un lago. Yo no era de fumar mucho, pero mi pololo de ese tiempo guardaba en una cajita de lo bueno para su consumo personal. Lo fumamos y estaba poteeeeeeeeente, bastó uno para dejarnos en órbita.
    Después vimos una película de esas chistosas norteamericanas y no recuerdo haberme reído tanto. Como efecto secundario, siempre me ha puesto más caliente de lo que soy y el cuerpo estaba a full, así que imagínense. Antes que la película terminara, lo pesqué y fuimos a la playa con todo el efecto de la risa y todos los toqueteos posibles. Entonces no se en que momento, me saqué la ropa y me metí al mar. Como me gustan aperrados, se metió conmigo sin nada de ropa y cuando pasó el frío, comenzamos a hacer lo que ya se imaginan… Riiiiiiiiiiico! Nunca supe si alguien nos vio, pero fue espectacular. El mejor sexo y caño que te tenido en mi vida. Habrá que repetirlo…

  • Marce

    Hace algún tiempo, después de un carrete de aquellos, con mi pololo fuimos a un motel esperando encontrar alguna habitación con jacuzzi, lo habíamos conversado y era una fantasía para los dos estar en medio de la espuma, nos calentaba la novedad. Comenzamos a llenarlo, a poner la espumita, mientras nos dábamos besos y algunos cariñitos medios insinuantes y al momento de activar el motor, se sale el botón que lo regula y comienza a saltar agua por toda la pieza, intentamos volver a poner el botón pero nada.
    En medio de la desesperación, mi pololo abre la puerta gritando en calzoncillos “ayuda, ayuda”, rápidamente llegaron las niñas que atienden y cortaron la luz para que dejara de saltar agua, empezamos a secar con toallas y dando mil disculpas por el accidente.
    La escena era tragicómica, mi pololo en calzoncillos aún, yo con ataque de risa entre nervios, vergüenza y los efectos de lo que había consumido, además preocupados de que nos dijeran que tendríamos que pagar otra habitación porque nos había salido bien carito.
    Finalmente, nos quedamos ahí, ellas nos llenaron el jacuzzi y nos llevaron toallas nuevas, las otras estaban en la alfombra que había quedado toda mojada, nosotros tapándonos en disculpas y agradecimientos y pensando que se merecían la mejor de las propinas. Cuando nos dejaron solos todo fue un ataque de risa, hasta el día de hoy cuando lo recordamos. Lejos una de nuestras mejores veces y una de las más recordadas.
    A veces todavía volvemos por ahí, incluso nos reconocen cuando entramos y no tiran tallas.

  • Maluz

    Fue hace diez años, mientras cursaba mi cuarto año de psicología. Debíamos hacer un trabajo para el profe del ramo de Sexualidad probando o argumentando una teoría o hipótesis respecto de una parafilia, investigando o siguiendo a una persona en el desarrollo o ejecuciòn de esta al menos dos meses. Con un compañero (mi mejor amigo) teníamos muchas ganas de indagar la relación entre mayor cantidad de adrenalina en el cuerpo y cantidad de orgasmos.Discutimos mucho respecto de a quién entrevistar y a quién seguir, para variar estábamos con la fecha de entrega encima. Teníamos que justificar por lo menos diez sesiones de seguimiento y entrevista. Nos quedaba un mes y medio y no sabíamos que entregar. Peleábamos mucho respecto de la responsabilidad respecto de la demora y cuando ya faltaba un mes y dos semanas debíamos cumplir con el 100% de asistencia a varias observaciones de entrevista en la sala espejo para otro ramo. Llegamos tarde a la primera y debimos sentarnos atrás en el suelo. Nunca habíamos tenido un acercamiento sexual, éramos mas bien amigotes. A los diez minutos de entrevista me acerco a su oído a preguntarle qué era lo que debíamos observar específicamente y en un error de cálculo le rocé los labios……me hice para atrás bruscamente y él tbn, espantados casi. A pesar de conversar con él muchas veces bien juntitos (típica postura de narración de secretos) nunca estuve tan cerca de él. Solo veía el brillo de sus lentes y formas generales. Luego del primer momento de desorientación volví a intentarlo y esta vez sus labios estaban esperándome. Volví a hacerme para atrás interpelándolo lo más bajo que podía. Él no contestaba nada, solo guardaba silencio. Muy picada me acerqué de nuevo para retarlo por su insolencia pero al acercarme me tomó de la nuca fuertemente y me acercó brusco a su cara, acto seguido me pasó la lengua por los labios, sin abrirme la boca ni demorar el contacto. Fue tan rápido que enmudecí. El corazón se me puso a mil, estaba furiosa, pero de una manera distinta. Terminó luego la sesión y prendieron las luces, de pronto nuestros compañeros nos miraron y la profe dijo: “pobres miren lo acalorados que están por el encierro, vamos a ver si nos conseguimos un ventilador”…..yo salí de la sala espejo sin mirar a mi amigo….furia……….me fui al patio a dar vueltas como presa. Luego llegó él y me dijo sin mirarme a los ojos: “No tenemos otra alternativa, total hacemos como que no somos nosotros”. Lo dejé solo con su propuesta y me largué. Dos días después teníamos la segunda sesión en la sala espejo (por el lado de los espectadores curiosamente), a oscuras y en un ambiente de poca circulación de aire. Yo llegué primero por lo que alcancé una silla, mi amigo llegó después y se sentó a lo indio a mi lado, casi al frente. Yo llevaba falda y cuando la entrevista ya había empezado comenzó a tocarme la rodilla y luego el muslo, yo sabía que era él y luego de pensarlo mucho decidí acceder. siguió subiendo suavemente y yo comenzaba a poner roja, mas acalorada y mas excitada, nerviosa porque no tenía reloj y sabía que las sesiones eran de 45 minutos nada mas, al termino del cual se prenderían las luces. El corazón me palpitaba a mil y mi sexo tbn. … continuó hasta llegar a mis calzones (menos mal que no los vió, eran casi de abuelita) y el muy atrevido los corrió….lo corrió!!!!!!!! Yo no sabía que hacer, no podía gritar ni podía decirle que parara…..no pude denerlo y él continuó, nunca me esperé eso…sabía justo donde tocarme y me frotó durante un rato, acariciando suave y luego bruscamente…no me dí ni cuenta cuando de los nervios por ser pillados (nos podían expulsar, sin importar que estábamos terminando la carrera) o por genuina excitación…tuve un orgasmo de puta madre………… y mas luego de lo que yo hubiera querido acabó la entrevista y prendieron las luces…. mi amigo estaba parado a mi lado preparando su mochila para salir. Yo me demoré unos segundos en reaccionar. Mi profe me preguntó si me sentía bien: “esta niñita está con la presión alta” y comenzó a despotricar por las condiciones de poca ventilación de la sala. Mi amigo me espero afuera en el patio. Se apoyo en un muro, yo lo vì y me paré al lado sin mirarlo a los ojos…me pasó un cuaderno y un lápiz y me dijo: “escribe!!!!” y se largó.
    Pasamos el mes y medio haciéndo lo mismo, a veces era yo la de los orgásmos adrenalínicos y a veces era él….hicimos 12 sesiones….12 orgasmos…nos sacamos un 6.8 en el trabajo, felices al recibir la nota nos abrazamos saltando como amigotes…intentándolo al menos….nunca mas hablamos del asunto…nunca mas mis orgasmos fueron mas intensos…..nunca mas le escribí ni lo he vuelto a ver……

  • Natalia

    He tenido demasiadas experiencias del tipo psicodélico, pero creo que la mejor fue un día de verano hace varios años donde con mi novio secreto (que era el mejor amigo de mi hermano y 6 años mayor que yo) hicimos un after y conocimos a un chico muy simpático que nos regalo una cosita para fumar, nosotros sin pensarlo dos veces lo aceptamos felices y seguimos carreteando.

    Cuando todos se fueron nos relajamos un poco escuchando Gotan Project, abrimos un vinito blanco y nos pusimos a fumar tranquilamente en la soledad de su taller de artes. A medida que fumábamos nos comenzábamos a sentir más en éxtasis y a liberarnos por completo, nos deseábamos y ese era el momento indicado para dejarnos llevar. Recuerdo que estábamos sentados en el piso disfrutando de la música y nos comenzamos a reír sin parar hasta que en un momento ya queríamos comenzar a besarnos pero a medida que avanzábamos hacia nuestras bocas, más difícil se nos hacía llegar, lo cual nos parecía extremadamente gracioso. Una vez que nuestros labios se encontraron las sensaciones se hacían únicas y extremadamente excitantes, cada caricia que nos dábamos se hacía eternamente placentera por lo que nos comenzamos a besar sin parar, sacándonos la ropa con lujuria, tocándonos y dándonos sexo oral el uno al otro en un 69 maravilloso.

    Obviamente comenzamos a tirar sin parar, poniéndome en el suelo boca abajo y el encima mío. No sé si era lo agradable de estar en contacto sin ropa o los efectos de el cogollo que nos fumamos, pero no hacía falta decir una sola palabra para hacer el contexto más ameno. A medida que tirábamos sin parar decidí montarme sobre el y tomar el control, lo cual me excitaba terriblemente haciéndome (sin explicación alguna) poder ver en mi imaginación como mi orgasmo venía hacia mi, era impresionante, maravilloso… la mezcla de sexo y música sensual me hacían sentir increíblemente en el paraíso, teniendo un hombre rico bajo mío y dándole todo mi placer, viendo como gemía gracias a mi y sabiendo que las riendas del momento las tenía yo me hacían dejarme llevar feliz y plena. Cada vez que cerraba mis ojos veía un haz de luz en el fondo de mi imaginación, con un fondo negro y colores maravillosos que simulaban mi orgasmo, como una montaña rusa o como tinta de colores en agua, se movían de un lado a otro y cada vez se acercaban más a mi, hasta que en un momento fue inaguantable el placer acumulado y terminé en un orgasmo fabuloso (creo que el mejor de mi vida), donde grité y gemí de placer y el al poco rato acabó después de mi. Quedamos un buen rato tendidos en el piso relajándonos y conversando, disfrutando de lo maravillosa que fue nuestra experiencia….

    Realmente no sabría decir que fue concretamente lo que fumé, pero le agradezco infinitamente al hombre que nos lo regaló ya que me dió una de mis mejores experiencias sexuales de mi vida.

  • karina

    Todo comenzó como un webeo de escolar… en el 2011 estaba en cuarto medio y había un inspector nuevo que también hacia clases, que era demasiado rico y todas les tenían gana… yo como siempre era una loca y con mi mejor amiga dijimos que teníamos que hacernos amigas onda para que nos subiera las notas jajaja, pasando el tiempo, todo nos resultó como tal como habíamos dicho, carreteábamos con el impe! Nos pasaba las pruebas por debajo jajaj y nos iba súper bien… un día se me hecho a perder el pc y como soy confianzuda le dije que me lo arreglara la cosa que se lo pase y me lo arreglo… me junte con él en el metro Irarrázaval (me acuerdo tan bien) el me invito a tomar algo después, entre eso yo le tenía muchas pero muchas ganas la cosa es que nos fuimos a un bar nos tomamos algo conversamos y bla bla bla entre eso cuando nos estábamos yendo no sé cómo se puede decir me comí a mi inspector! Imagine el mino que deseaban todas era mío… después de eso fue una relación súper loca cuando nos veíamos en el colegio era una complicidad total nos reíamos solos era tan gracioso nadie se daba cuenta a por sia caso yo tenía 18 y el 30 a mí siempre me han gustados los hombres mayores por lo tanto para mí la edad no me importa la cosa que paso el tiempo y manteníamos una relación… hasta que llego el momento que se fue del colegio para evitar cualquier cosa si nos descubrían…. Entre eso un día fui a su depto. Y paso lo que nunca imagine que iba a pasar con el yo era virgen y no se en un memento de calentura que se yo me metí con el! Fue súper loco nunca lo imagine… paso el tiempo y nuestra relación era la raja …. Con muchos planes y cosas por el estilo pasábamos juntos, hasta hace unos cuantos meses que se terminó la relación…. Pero jajaj a pesar de todo es muy chistoso cuando me preguntaba como lo había conocido todos se cagan de la risa porque era mi inspector!

  • Any

    En realidad no es una historia que verdaderamente haya pasado…pero me encantaría que sucediera, este es mi sueño, asi de especial lo deseo…;)

    No, por favor, no te detengas!!!!
    Grito….me siento en la cama….trato de abrir los ojos, donde estoy????, centro mi mirada en un mueble que me es familiar
    Si, es mi habitación- siento mi respiración y pulso alterado, mi cuerpo esta sudando, es ese sueño nuevamente….
    Cierro los ojos y lo revivo paso a paso….
    Camino en una habitación con una luz muy tenue, llevo ropa interior azul….pero no me incomoda el estar casi desnuda…en el centro de la habitación hay una cama, grande, marquesa y respaldo de fierro forjado, parece antigua. Me acerco a ella, acaricio su suave cobertor….es ideal para hacer tantas cosas en el, pienso……en ese momento siento una mirada penetrante que me atraviesa por completo, me lee la mente y me avergüenzo de mis sucias ideas….levanto la cabeza, mi mirada se fija en una esquina q esta totalmente oscura…..y una voz me dice:
    – Puedo complacer cada uno de tus deseos y pensamientos – un hombre aparece de esa penumbra y se dirige directamente hacia mi, se acerca suave, seductor…
    Extrañamente no siento miedo, al contrario….mientras mas se aproxima mas crece mi curiosidad. Camina alrededor mio, como inspeccionando mi cuerpo, levanta una mano y roza suavemente mi brazo – eres hermosa – pronuncia como en un susurro cerca de mi oído. Su caricia causa efectos en mi, siento una pequeña cosquilla bajo mi vientre y comienzo a humedecerme….Lo miro a la cara, quiero saber quien es, pero lleva puesto un antifaz y una corbata, acompañado de un jeans, azul gastado….aunque no puedo ver su rostro, me es tan familiar….su pecho esta al descubierto, mi mano se levanta para devolverle la caricia, pero el la detiene, tranquila-me dice- todo a su tiempo….Recuéstate en la cama – ordena y yo no demoro en obedecer, el ambiente esta caliente, se respira deseo, pasión y lo único que quiero es tenerlo cerca de mi….
    Se recuesta a mi lado y acaricia mi rostro, pasa por mi cuello y llega a mis senos, pasa su mano por sobre el sostén, siento mis pezones endurecer, su solo contacto irradia calor…baja por mi vientre, mis muslos, mis pantorrillas….yo deseo tocarlo, pero él no me deja, con su mano libre toma mis muñecas para que me quede tranquila….su mano vuelve a subir hasta mi bajo vientre y sus dedos juegan por sobre mi ropa interior…mi respiración se acelera y suelto un gemido cerca de su oído…-oh…me encanta escucharte – me dice – eso me calienta mucho….y sin ningún permiso, mete uno de sus dedos dentro de mi cuadro, toca mi clítoris, yo abro un poco las piernas para que entre sin ninguna dificultad, termina metiendo toda su mano en mi ropa interior, y un dedo travieso pasa directamente hacia mi interior y luego otro… – hay!!!- grito, la sensación es increíble…. – me encantas nena, siempre tan húmeda, tan preparada para mi – me dice en el oído mientras yo me retuerzo de placer a su lado….saca sus dedos de mi, saborea uno y el otro me lo coloca en la boca – prueba tu sabor – me dice – eres deliciosa….abro mi boca y lo recibo, lo saboreo y juego con el por un momento….

    – Ahora quiero probar tu sabor – le digo mirándolo a los ojos, él se tiende sobre la cama y yo me siento sobre su cuerpo, acaricio su rostro, bajo lentamente para besar sus labios, abre la boca para recibir mi lengua dentro, cada vez se vuelve mas apasionado, trata de abrazarme, pero soy yo la que lo detiene ahora…. – todo a su tiempo – le digo y sonrió.
    Tomo su corbata y le amarro las muñecas, coloco sus brazos por sobre su cabeza y las ato a la marquesa de la cama…- para que te portes bien – le susurro en el oído…
    Bajo por su pecho, besando, acariciando y mordiendo suavemente cada centímetro de su cuerpo, su aroma es exquisito, siento que tiembla con cada roce, cada mordida…sigo bajando, deseo llegar a ese lugar de su cuerpo con el que sueño, acaricio su sexo por sobre el pantalón, ya esta duro, grande….me siento sobre el y mirándolo a los ojos lentamente desabrocho el botón y bajo su cremallera….su miembro sale de su ropa, imponente, duro como una roca….- no sabes como se me hace agua la boca – le digo y lo tomo con cuidado y comienzo a moverlos despacio, de arriba hacia abajo….siempre mirándolo a los ojos, lo siento gemir, lo veo moverse – sigue así nena, me vuelves loco – sus palabras me calientan tanto como sus manos….lo único que quiero es llevármelo a la boca, sentir ese sabor acido de sus fluídos…lentamente me inclino, pero nunca dejo de mirarlo a los ojos, quiero ver su expresión en el momento que roce con mi lengua su lugar mas sensible…y así lo hago…paso lentamente mi lengua sobre su sexo, la punta primero y él se remueve en su lugar….es tan sabroso, mi lengua recorre y juguetea por todo su miembro y mi mano sigue el movimiento rítmico, de arriba hacia abajo….mis lengüetazos son cada vez mas rápidos, recorro todos los lugares, inclusive a sus testículos los acaricio, y el….sigue gimiendo….pero yo quiero mas, así que comienzo a chupar con toda intensidad, cada vez mas adentro de mi boca, llega a mi garganta y se devuelve hacia afuera, fuerte, muy fuerte….- nena no sigas o terminare en tu boca – me advierte, pero yo lo estoy disfrutando tanto, que sigo aumentando el ritmo, sin temor, con curiosidad, como es mi costumbre….y ahí pasó….lo siento gritar y sale de su sexo un liquido tibio, espeso, que llena mi boca y lo trago….la sensación es increíble, primera vez que lo hago y es tan excitante, estoy tan caliente…….él me mira sorprendido, pero complacido a la vez….
    Como una gatita, me muevo hacia su rostro y lo beso dulcemente en los labios….- bien hecho nena, ahora desátame, tengo que devolver el placer que me haz hecho sentir – sus ojos irradiaban lujuria, deseo….
    Lo desato lentamente y el acaricia mi espalda con sus manos libres, desabrocha mi sostén y pasa sus labios por mis pechos, primero con la lengua, da círculos por mis pezones y con los dientes los muerde suavemente…- mmm – me quejo – o nena tu piel es tan suave – dice….sigue bajando lentamente por mi vientre hasta mi sexo, mordisquea sobre mi ropa interior, y sigue avanzando, besa mis muslos, mis pantorrillas…..deseo tanto tenerlo dentro mio…..se inca en la cama, acaricia mis piernas y las separa lentamente….besa suavemente las partes internas de mis muslos, siento un calor inmenso dentro de mi que sube hacia mi rostro…..
    Toma el borde de mis cuadros y los baja, despacio hasta sacarlos por mis piernas y ahí estoy yo completamente desnuda, a su merced, podría hacer lo que quisiera conmigo en este momento……
    Su boca se acerca lentamente a mi sexo, besa mis muslos internos, yo me separo mas de piernas, elevo mi pelvis para acercarme mas su rostro…. – calma, despacio, así llegarás a un orgasmo mas profundo – sus palabras retumban en mis oídos….
    Pasa lentamente su lengua por mi clítoris….estoy tan sensible., inclusive su simple respiración me hace suspirar, suavemente sube y baja por mi sexo….- hueles tan bien nena, eres deliciosa- me mira a los ojos saboreándose los labios….vuelve hacer su trabajo…el calor se apodera de mi, comienzo a moverme, a gemir….trato de juntar mis piernas, pero él no lo permite….hasta que su lengua entra en mi…- ahhhhh- grito entre suspiros…..rápidamente cambia su lengua por sus dedos y comienza a moverlos, en forma rítmica, despacio al principio… aumentando su velocidad a medida que nota mi respuesta, su palma rosa mi clítoris y hacen el par perfecto para hacerme llegar al fin……estoy a punto, mi cara y mi cuerpo arden de deseo, el calor me invade, estoy por llegar….pero perversamente él se detiene….lo miro a los ojos, las lagrimas ruedan por mis mejillas, lo mas cruel del mundo es dejar a alguien a punto de tener un orgasmo y no permitirlo…..
    Pero el tenia otra cosa en mente, me fijo en su sexo, esta grande, vivo, solo con el hecho de sentirme gemir…- hermosa, sola no te iras, la idea es pasarlo bien los dos – y una vez diciendo eso, me voltea rápidamente, yo me arrodillo en forma instintiva, me hecho hacia adelante….el acaricia mi espalda, baja hacia mi sexo, lo prepara para entrar con su miembro….siento que se acomoda y -ay!!!!- grito entre mis gemidos….me encanta sentirlo dentro, comenzamos a movernos en forma sincronizada, el araña mi espalda….juega con mis senos, muerde mi nuca….tantas sensaciones en un solo momento, estoy tan llena de él….- vamos nena, termina conmigo – y en eso estoy, sudo en demasía, estoy llegando, falta poco….
    No, por favor, no te detengas…..grito y vuelvo a despertar, asustada…..parpadeo rápidamente….miro el reloj que esta en mi velador….4 de la mañana….estoy toda sudada….y me pregunto, cuando se acabaran estos sueños???….temo que solo sea cuando alguna vez se hagan realidad…….

    ¿CONTINUARÁ?????

  • Isi

    Dentro de las varias, creo que compartiré la más reciente.
    Fecha: 15 de Diciembre, 2012. Lugar: Picarquín, Mysteryland.

    Nos despertamos por el calor en la carpa, considerando también el sueño ligero por el carrete de los que se negaban a dormir y el suelo duro en nuestras espaldas luego de olvidar el tapón del colchón inflable.

    Ese era el día. Inmediatamente al despertarse: regaloniarnos hasta darnos cuenta que nuestros amigos estaban despiertos, luego Wake and Bake. Fumar fue parte de la rutina y pasó el fin de semana como un muy rico sueño, con los 5 sentidos super alerta y full regalona todo el rato; parando sólo el domingo unas horas antes de tener que manejar de vuelta a Santiago.

    Por la tarde nos esperaba una sesión de magia, siendo bendecidos con más de 3 gr de psilocybe, la dosis más alta de honguitos hasta el momento.

    Nos alejamos de las carpas, éramos varios. Amigos y recién conocidos, unos principiantes y otros experimentados. La cosecha había sido generosa. Nuestro mago sacó de su sombrero las dosis de cada uno, todas con deseos específicos, dándole sentido y contexto al trip que se nos venía.

    Empezó calmo, subiendo de manera delicada, agarrandonos el cerebro de a poco, pero con fuerza. La mayoria estuvimos juntos un buen rato, no sabría decir cuanto, el tiempo dejó de tener sentido. Corrimos, bailamos, reímos y nos quedamos pegados dandole otro sentido a la vida a lo largo y ancho del recinto, disfrutando de cada uno de los escenarios disponibles.

    Se despertó el león (Escenario Q-dance). Los gruñidos hacían que se me pusiera la carne de gallina. Era formidable escucharlo, sentirlo y dejarse llevar. Seguimos caminando, vagando, atraidos por la música, el mago, un “nosotros” y la maravillosa conexión que se hacía más y más fuerte entre mi pololo y yo.

    Cada beso era un universo. Dejé de sentir mi cuerpo físico. Era una nube, un espectro de energía tremedamente alegre y exitado. si no lo miraba, el pasto, las piedras y la tierra en mis pies no existían; no así mi pololo, el sí, a él si lo sentía y era una extensión de mi ser, éramos indivisibles, uno sólo. Lo que lógicamente nos hizo separarnos del grupo e irnos a nuestra carpa.

    Al llegar, 3 de las personas con las que comenzamos el “ritual” estaban descansando, conversando y conociendo este mundo y cuerpo lleno de elementos por los cuales asombrarnos. La risa llegó sola. No sé cuanto nos reímos, pero lo hicimos hasta que el estómago y la quijada ya no me daba más, lloramos de alegria, juntos, a pesar de no conocernos.

    Con mi pololo entramos a la carpa, le pusimos candado por dentro. Hacía un calor infernal, lo sabíamos por las gotitas de sudor que aparecían en nuestros poros, pero no logramos percibirlo. Sentí la necesidad imperiosa de sacarme la ropa, despojarme de ella, no era parte de mí como sí lo era el cuerpo desnudo de mi pololo.

    No llegamos a hacer el amor a través de la penetración, habría sido mucho, sólo así, mirándonos, ya era como si estuviera dentro mío.

    Si ya no sentía el tiempo, allí dejó de tener sentido, así también el espacio. ¿Estábamos flotando?
    Él tenía múltiples caras, todas como pintadas con una acrílico y una brocha delgada. Todas extrañas, pero todas me enamoraban cada vez más y me hacían sentir completa, porque es él.

    No debieron pasar más de tres horas, el sol había avanzado muy poco cuando salimos de la carpa.

    Nos encontrasmos con el mago y nustro amigo, ellos comieron más hongos, yo no me atreví. Volvimos a las pistas. El león ya estaba dominando, pero primero nos fuimos a un escenario pequeño al lado derecho donde estaban tocando funk. Volví a sentir mi cuerpo y lo moví al ritmo de la música, con mi pololo en mi espalda.

    Sin hacerlo, en todo momento hacíamos el amor.

    La tarde y la noche llegaron, nosotros seguimos “viajando” y bailando. No terminó hasta bien entrada la noche.

    Al acostarnos, ya bien abajo, nos fumamos otro caño y entró en mi. Ahora sí podiamos despedirnos de ese maravilloso día.

  • Jorge Vicencio

    mmmm, el año… 2011 me fui en semana santa con mi exmujer a algarrobo, un amigo mío me dio 2 pitos de su planta para que los probáramos quedaron guardados mucho tiempo, hasta que los llevamos a la playa… esa vez ella se fue en auto, yo en bici desde Santiago, quede muy adolorido, la noche antes de venirnos a Santiago compramos unas coronas, comimos algo y ella me dijo que si nos fumábamos las cuestiones, cosa que hicimos en la noche, sentados en la escalera con casi vista al mar… recuerdo que fumamos sin ni una fe XD… cosa que fue contraria total, la cosa es que mientras fumábamos yo subía como cohete, de repente se fue apagando la voz de ella, lo único que veía eran sus labios moverse, no la escuchaba, quería que se callara, solo sentía un incontenible deseo de agarrarla a besos… así que me termine mi corona, y nos fumamos el otro, ella me decía que no le había hecho nada, yo estaba a la cresta, arriba muy muy arriba, ella hablaba apoyada en la baranda de la escalera, ni idea de que hablamos, me puse de pie, y le plante un calugaso gigante, en realidad varios mientras ella hablaba, a ella no le pego tanto como a mí, así que creo que quedo medio extrañada de tanta efusividad, la cosa es que estaba un poco lejana, sorprendida quizás, la cosa es que la lleve a la cama, me costó meterla en la cama, se dio mil vueltas y yo lo único que tenía en mente era tenerla sin nada de ropa en la cama hasta que llego y empezamos a darnos unos besos increíbles, sentía como que mis manos se metían dentro de su piel, se sentía extraordinario, algo que nunca más pude sentir con nadie, su piel tenía un sabor exquisito, mis manos recorrían todo su cuerpo, teníamos de fondo mas encima a The Doors y en la playa… era perfecto, fue increíble, realmente creo que hicimos el amor como nunca antes, cuando estábamos en plena, sentía cada centímetro en cada embestida, fue realmente extraordinario, cerraba los ojos y veía claramente como era su piel, con los ojos cerrados el resto de los sentidos se multiplicaron, no sé cuánto tiempo fue, no tengo ni la menor idea solo escuchaba pasar los temas de fondo quizás 3 de los 6 discos de los doors, no lo recuerdo, los orgasmos fueron de otro planeta, no sé cuantos fueron los de ella, pero si recuerdo que eran larguísimos e intensos, sentía la necesidad de quedarme eternamente dentro de ella, no quería que terminara nunca, todos mi dolores ciclísticos desaparecieron, puede que ese momento fue el peak de conexión con ella, que difícil explicar lo que se sentía eran demasiadas sensaciones, los besos eran larguísimos, cerrados y jugosos… con muchísima lengua, exquisitos… el sabor de su entre pierna era increíble, movía sus caderas de una forma tan suave era como estar en un mar con oleaje suave… logre descubrir todos los centímetros de su entrepiernas cuando estábamos haciendo el amor lentamente disfrutando cada milímetro era demasiado excitante, nada ha logrado siquiera estar cerca de esa experiencia… un exquisito recuerdo.

  • Lisette

    Desde que llegue a trabajar de secretaria, siempre tuve una relación más que de trabajo con mi jefe. Compartíamos mucho, conversábamos desde facturas hasta lo que nos gustaba en la cama. Siempre terminaba calentándome con lo que me contaba, pero nunca hicimos nada, si había indirectas y miradas ansiosas de algo más.
    A la hora de irnos a casa, por el camino a veces aparentaba equivocarse con la palanca de cambio y me pasaba la mano por la pierna. Yo solo reía, siempre coqueta.
    En las noches soñaba con sus besos, su cuerpo desnudo junto al mío, sus manos investigándome suavemente, sus palabras húmedas en mis oídos y esos ojitos mirándome con fuego.
    Un día el administrador llego a la oficina con una invitación; “Chiquillos quiero invitarlos a una cena hoy en la noche después del trabajo, quiero que asistan porque irán los más importantes de la empresa y quiero que compartamos en este último día del año”. Era 27 de diciembre, trabajábamos hasta ese día, el lunes era libre.
    Llego la noche, y mi jefe paso por mí. En el auto comencé a sentirme deseada, su mirada me quitaba el vestido con las pestañas.
    En la comida todos hablaban de trabajo, pasaban los minutos y me aburría. Cuando la mirada de él se cruzaba con la mía me sentía electrocutada, el solo me sonreía. Yo no tomo vino, pero en la cena decidí beber un poco, entre copa y copa me empecé a marear, me fui a sentar y él llego a mi lado, conversamos y nos reíamos de todos.
    Era la 1 de la mañana, la cena acabo. Todos a sus autos, muchos deseos de feliz navidad y bla bla bla……. Ya en el auto, él dice que me tiene un regalo y saca una botella de vodka, mi favorito!! Nos miramos y me pregunto si quería compartirlo, el vino ya me tenía loca y no dude en decirle que sí.
    Nos fuimos a su casa, puso música y sirvió dos copas. Reconozco que no sabía en que terminaría esa noche. Entre conversaciones me pregunta si alguna vez había fumado, respondí que no y en el momento saca un papelito, lo enciende y me ofrece. Me gustaba la sensación que iba adquiriendo y su mirada me llevaba lejos.
    Entre risas me empezó a tocar la pierna y su mano se perdió bajo mi vestido, su boca llego a la mía. Un beso interminable nos llevó a la cama, su cuerpo rozaba el mío, sentía su erección mientras sus manos me desnudaban. Éramos dos locos deseosos por devorarnos parte a parte. Su lengua llego a mi ombligo y comenzó a bajar, me sentía una diosa, y le dije: ¡amárrame! Atada me hizo el mejor sexo oral de mi vida, luego siguió con sus dedos hasta el fondo, se dio vuelta y me puso su miembro en la boca. Al rato me soltó para pedirme que bailara sentada sobre él. Su miembro estaba durísimo, me subí y todo empezó a fluir. Sus ojos se ponían blancos, la respiración se agitaba. Los deseos nos llevaron a conocer cada lugar de nuestros cuerpos, explorarlo era excitante. Cuando me penetraba por atrás con fuerza me sentía en las nubes, fue ahí donde ese licor blanco cayó en mi espalda derramado, sus manos lo esparcían dándome un masaje suave.
    Terminamos durmiendo abrazados en la cama, perdidos uno en el otro.
    Esa mañana al despertar tenía 20 mil llamadas pérdidas de mi mama, me vestí, le di un beso y corrí a mi casa.
    Por el camino debía ir asustada, en mi casa me matarían por no avisar que no llegaría, pero nada podía opacar mi gozo, sentía mi cuerpo fresco y radiante. Mi sonrisa era inevitable. Siempre que recuerdo las imágenes, el calor de la piel, los besos, su erección… uff que noche… Me embriago de ganas por repetirlo.

  • Karina

    Hace un par de años viví la experiencia que podría ser la mas vergonzosa que he vivido. Se suponía que la familia del que en ese entonces era mi pololo se había ido de viaje, así que no perdimos el tiempo y nos fuimos ha hacer todo lo que mas pudiéramos hacer en ese tiempo, nos encerramos en su pieza con música para la inspiración, hicimos muchas cosas, estábamos en lo mejor ensimita de la cama haciendo una pose de aquellas cuando abren la puerta del dormitorio y aparece su hermana, me pare mas que rápido sin nada de ropa a esconderme a un lado del closet, mi pololo se cubrio sus vergüenzas como pudo y su linda hermana dice una frase que jamás de los jamases olvidaré : ” HERMANO PERDONA NO SABIA QUE TE ESTABAS AFILANDO A TU POLOLA”…..
    Fue terrible, después de eso no la pude mirar a la cara como por un mes, toda su familia se enteró mis amigos y compañeros de curso y todos se reían, no sabia que hacer de la vergüenza, pero hasta el día de hoy se recuerda el espectáculo y siguen riendo de mi…

  • Sol

    Mi historia empezó un día de invierno… muy, muy lluvioso. Estaba con una amiga en mi pueblo natal (que cada vez que llega el frío parece pueblo fantasma) , yo la pase a buscar a su trabajo. Ella empezó a cerrar el local cuando de pronto llega una tipo guapo preguntándonos donde podía tomar unos tragos… le explicamos que en el pueblo no había mucho que elegir. El nos invito a salir , pero mi amiga no acepto… nos dimos el numero , hablamos por mucho tiempo , hasta que decidí salir con el… Llego con un libro de regalo y me invito a comer , luego fuimos a una casona que tenían sus papas en un campo muy cercano. Yo ultra arreglada, con tacones entre toda topisima , abrimos una botella de vino, nos fumamos unos caños y yo de apoco me empece a relajar. Entre caricias y caricias nos fuimos dejando llevar.. hasta que salto la liebre!… estuvimos toda la noche dándole, hasta por partes que jamas me hubiese imaginado… seguí fumando y me sentía cada vez mas desinhibida, sin miedo a mostrarme o hacer cosas nuevas , puedo decir que por primera vez sentí un orgasmo real, sentía cada caricia, cada beso mas intenso.
    Cuando ya casi amanecía recordé que entraba a trabajar a las 10.00 am , pero como dicen todo lo bueno no dura para siempre… Me vestí muy rápido y a la vez asustada… Subí a su camioneta , pero en la noche había llovido mucho que quedamos pegado.. yo para variar sin saber manejar y con la desesperación de querer llegar a mi casa, baje de la camioneta tratando de empujar … hasta que a EL ( a él muy weon) se le ocurre echarla a andar …. PARECÍA UNA MUÑECA HECHA DE GREDA!! … no lo podía creer!!
    Pero como dice el dicho: Lo comido y lo bailado .. no me lo quita nadie ( en este caso lo excitada jajaja)

  • Cristi

    De estás experiencias rozando en el filo del “me importa una raja, lo haré igual” hay pocas.

    Hace un buen tiempo atrás, cuando estaba recientemente soltera, mis amigos organizaron un carrete. Buena conversa, buena onda, estábamos los justos y precisos. Debo aclarar que esa vez fue la primera vez que probé un caño, así que, andaba loca; risitas por aquí y por allá y en una de esas mi mejor amigo se me perdió de vista. Admito que estaba ultra ebria (me había tomado 4 chelas y una botella de vodka sola) y aparte, la volá me tenía en las nubes. Tanteando las paredes llegué a la pieza donde estaba mi amigo: botado, penoso e igual de curao y volao que yo.

    Lo único que recuerdo es que me tiré a la cama para hacerle compañía y después algunos recuerdos vagos en donde estábamos dándonos de lo lindo. Lo peor de todo fue la gente que estaba en el comedor, escuchando los gemidos que habían en la pieza (Si, me lo contaron al otro día).

    Más penoso aún fue despertar al lado de él vestida, salir y buscar a mi amiga y enterarme que todos escucharon el espectáculo. Y yo, bueno, todavía intento acordarme de todo.

    Tengo algunos recuerdos fugaces, pero son MUY subidos de tono como para repetirlos sobria y sana de nuevo jajajaja

  • Veronica Campos

    Me llamo Bian…
    He tenido varias historias también pero creo que la más emocionante , erótica y fugaz fue con mi jefe.
    Recién llegada a la empresa, el dueño me llamaba siempre a reuniones todas las mañanas a primera hora, conversábamos de la vida horas y horas en su oficina, nunca trabajábamos.
    A las semanas siguientes me invito almorzar y claramente acepte su invitación ( todo esto a escondida de los demás compañeros de trabajos ).
    Después de tres almuerzos un día me da un beso en mis labios y yo le respondí fugazmente.
    Y al día siguiente el si preguntar no nada me invita a almorzar a un lugar muy especial fuera de Santiago. Viajamos a las 12.00 llegamos al lugar tipo 13.00 ( hermoso el lugar , muy romántico) el llevo de todo tipo de almuerzo para darme en el gusto) claramente no cenamos si no que fuimos directamente a tener sexo hasta las 2 de la mañana, teníamos que regresar a Santiago, el por razones obvias ( era casado) y yo por que debía llegar a mi casa. ( yo soltera.)
    Ese día para mi fue muy especial y desde ahí por más de tres años una vez a la semana nos arrancábamos a los moteles, hoteles mas lujosos de Santiago para estar juntos.
    El en cada cita me llevaba ropa exótica , jamás me duraba más de tres segundos puesta.
    Yo termine enamorándome y el también. Por lo que decidimos separarnos y hasta el día de hoy somos grandes amigos.

    Lo más importante de esta relación que el era mayor que yo en 25 años, pero el tenia una energía única, viajamos a la vez mucho a distintos lugares fuera y dentro de Santiago.
    Nunca nadie de mis compañeros de trabajo se entero, solo sabia el brazo derecho de el ( su secretario ).

    Me habría encantado quedarme para siempre con el… ya que aun lo amo
    .

    El me exitaba demasiado, cada minutos .
    Nos juntabampos a almorzar una vez por semana, reuniones todas las mañanas y sexo una vez a la semana, a veces eran dos veces a la semana, la vitalidad que el tiene es grandiosa….. amante perfecto….

  • Martina

    Con mi pololo habíamos tomado la decisión de irnos a la playa para cambiar de entorno y regalonearnos como no lo hacíamos hace ya un tiempo; cosechamos de nuestras Marías y nos dimos un gusto de aquellos, el éxtasis era nuestro acompañante para luego convertirse en el invitado más importante.
    Llegamos a quintay (playa mágica de la V región); entramos a nuestra cabaña y cuando aun no me sacaba la mochila el ya me abrazaba por atrás y me tocaba a destajos (tenía un pito puesto atrás de la oreja) lo prendí y baje botando el humo por su abdomen hasta llegar a su “miembro”, mientras el fumaba…yo lo chupaba y luego CAMBIO DE ROLES.

    Una vez que terminamos y ya estábamos descansados preparamos un jugo en polvo de piña y nos fuimos a recorrer. Era de tarde y queríamos ver el atardecer, pero nos encontramos con un bosque de pinos y eucaliptos que nos regalaba un aroma inolvidable y nos internamos en el (la luz era perfecta y cálida).
    De una cajita morada salió la magia, el invitado de honor decía presente, con ansias y un temor idiota. Puse la pastilla que le correspondía en mi ombligo y la pastilla que me correspondía la puso en su cuello una vez que el efecto llego a cada poro, a cada neurona, a cada pelo lo único que quería era tener una cacha de aquellas en el bosque, claro que sin sabes qué tan rica seria. La sensibilidad carnal estaba en su puto.
    Tome la iniciativa pues sabía como calentar a mi hombre, que estaba tendido sobre la manta , parada frente a él con sus piernas entre las mias me saque lo poco y nada de ropa que prendía de mi sin preocupación alguna. Entonces jugué con mi cuerpo ¿o el jugaba conmigo?… Ya estaba muy excitada… los ojos tendidos en la manta me miraban con un deseo indescriptible, se acerco y me dio un beso que dilato todo en mi. En ese momento empezó la verdadera aventura, los protagonistas: nuestros cuerpos, su lengua, la mía, sus manos mis pechos, el sudor, que también tiene sus mística.
    Recuerdo que sus manos se convirtieron en mi excitación más grande y la humedad era exquisita, me recosté sobre la manta, abrí las piernas como un auto reflejo y nos rosamos hasta ya no dar más; cuando me penetro fue el paraíso entre mis piernas, sus quejidos y los míos adornaban el momento, recuerdo que me dijo muy excitado “ estay apretadita” y fue el momento de gloria. Nos apretábamos y tocábamos muy fuerte tanto así que al otro día no faltaron los pequeños moretones, nos rociamos el jugo de piña que habíamos preparado, según él mis tetas eran enviciantes. No nos importaba nada en ese momento solo éramos sexo
    No mirábamos el atardecer, él nos miraba a nosotros, fue intenso y no sé qué tan romántico pero puedo afirmar que el orgasmo más rico de mi vida fue en ese lugar; todos mis sentidos estaban alineados al sexo.
    Sé que mi clítoris y todo mi cuerpo me lo agradecerá por el resto de nuestros días.

  • Manueanto

    En uno de mis últimos años de colegio, llegó a trabajar como Inspector/Encargado de Mantenimiento un minazo, era machote, de cara tierna, brazos pecosos, tenia 36 y de fácil sonrisa.
    Siempre me ha movido el piso el hombre-hombre (el man-man), ese que es hábil con las manos, inteligente y que una se imagina que te puede levantar de una y con un solo brazo.

    Me dije a mi misma “a éste lo hago caer”, y sabia que una vez decidida no iba a poder parar hasta lograrlo. El joteo heavy empezó: ojos punzantes, falda mínima, subir la escalera SIEMPRE adelante de él para oscilar un poco la raja y que la falda se bamboleara a su ritmo, salirme de clases y con un chocolate instalarme en su oficina a conversarle.
    Un día me dijo con ojos de cordero y voz suplicante-risa ” – yaaa pos córtala” , a lo que respondí (súper CDR) ” – te voy a hacer necesitarlo”. Con su cara caché que mis avances nada indirectos tenían esperanza de éxito.

    “- Cómo te fue en la vacaciones.?”, -Bien, le dije. -Me acordé mucho de ti en ciertos momentos”, poniéndole cara de 131313. Se puso fucsia, “- Cómo te fue a ti? Cómo lo pasaste?” , “- Bien, fui a algunos… ciertos momentos …., ¡puta viste como me tenis pendeja!” (Reaccionado frente a sus lapsus lingüe genial).

    Una tarde el colegio estaba vacío, el andaba en el subterráneo haciendo cosas, bajé a “dejarle algo”. Joteo de cuerpo a cuerpo, ese en el que te paras de frente muy cerca y miras directo a los ojos con desfachatez…

    ” – Dáme un beso”

    Beso!!! (Por fin!)

    ” – Dáme un beso”
    ” – Pero si ya te di uno!”

    De ahí en adelante el auto, los miradores (dónde siempre era yo la que lo invitaba a fumar) y el ocasional motel fueron nuestros amparos para darle rienda suelta a lo que se nos ocurriera. Hoy, muchos años después, es nuestra casa y la cama que él me construyó.

  • sofia pinto

    hace un tiempo me junte con el de siempre donde siempre (mi casa jaja) compartimos muchas cosas pintura, cultura, musica y por supuesto ganja fina. Una noche todo se sintio distinto la mota tenia un buque mejor que nunca y empezamos a ver un documental llamado bomb it de grafiti; nose que me calentaba mas si compartir lo que mas me gusta o verlo tan rico pegao mirando las pinturas de la tv, no hay nada mas rico que estar volaita con un mijito rico que aprecie el arte con los ojitos chinitos, que provoque desafios intelectuales ( se que muchas estaran de acuerdo conmigo jaja)
    cuento corto empezaron las caricias el besuqueo corrio la ganja , casa llena de humo luz tenue y seguimos con las caricias cada vez mas calido y mas fuerte, derrepente me di cuenta que me tenia un regalitoo, comenzo a bajar entre mis piernas con su boca dejandome enterrada en el sillon pensando : ” OHHH SIIII ” , y paso lo mas lindo del mundo levanta el rostro y me dice, “toma, fuma” prendi el pito mientras me daba besos esquisitos entre las piernas y mas alla.. deje caer la cabeza para disfrutar la volada y sentirme en el cielo, la musica del docu de fondo nada parecia mejor hasta que empeze a sentirme muy bien mas bien terrible bien !!! no sabia que me gustaba mas si el pito o su lengua..nunca me habia sentido asi, nunca me habia ido asi.. como dicen el unico final feliz que conosco se llama orgasmo y con esa ganja ya conozco el mejor.

  • Poli

    En mis días de universitaria, siendo una pajarita caminando por la vida, viviendo el día a día, siempre andaba corriendo y apurada para terminar mis trabajos y entregarlos a tiempo. Un día se me ocurrió la gran idea de pedirle ayuda a mi pareja, de ese entonces, para que me ayudara y así simplificara la carga de trabajo, él acepto sin chistar, así que fui a su casa bien temprano con mis materiales y empecé a trabajar, a él le daba trabajos menores y mecánicos que eran fáciles de realizar (cortar cartón previamente marcado), mientras yo empezaba a armar mi proyecto, paso un rato o la mañana, no lo sé muy bien, pero el se aburrió de tanto cortar cartones y se paro y se fue a dar una vuelta,,,,Cuando volvió llego muy decidido en sus planes de seducción, imagínense la escena, yo y una mesa grande, el llego por atrás y me empezó a tocar y besar, sus manos recorrían todo mi cuerpo dándome placer desconocido, y me poseyó ahí mismo, de una forma más brusca que de costumbre y más apasionada de lo usual, me dejé llevar por las emociones de ese instante tan acalorado, que al final pedir su ayuda solo sirvió para experimentar en el arte de amar y los distintos lugares en los que se puede hacer posible tal placer.

  • ina

    dejando fluir mis dedos en el teclado, mi memoria se humedece con muchos recuerdos pero este, lejos es el mas intenso.

    El día que nos conocimos había claramente mucha química, habíamos fumado marihuana, estábamos bastante volados y el estaba cocinando (había más gente pero eso da igual) unas galletas. Yo me acerque a él y apreté la mantequilla entre sus manos y mis manos, mientras nos mirábamos a los ojos y nos reíamos al comentar que la mantequilla era un muy buen lubricante, en ese momento empezamos a jugar con la mantequilla, terminando llenos de mantequilla ese día fumamos más y nos tomamos un tequila. Claramente esto no iba a quedar así.
    21 julio2012, el día estaba frio…empezaba el invierno.
    Conociéndolo hace recién una semana, nos caímos bien y él me llamo porque quería comprar mariguana y yo en ese tiempo tenia buenos contactos, pero en ese momento estaba con mi mejor amiga en su casa que queda bastante alejada del mundo y que tiene suficiente marihuana para drogar a un ejército. Creo que ese era motivo suficiente para no moverme, las risas y la felicidad con mi mejor amiga y mucha hierba eran panorama seguro, fue ahí que ella me dijo; diles que vengan traigan vodka black y no sé que quieran tomar ellos y yo invito con los caños.
    Ellos felices aceptaron, estábamos con el chino sus amigos, un amigo de ella y los cabros, eran 4.
    Había bongs, hierba y mucho alcohol. Todo comenzó tranquilo lleno de risas, y juegos, como cuarto rey y demás, pero en un momento en que todos ellos estaban suficientemente drogados y ebrios pegados mirando una televisión gigante que proyectaba muchas imágenes, colores y luces. Todos pasmados por las sensaciones que estas nos daban, pero nosotros no, nosotros no íbamos a detenernos así como así, comenzamos a retarnos con mas bongazos y tapitas de vodka puritano o lo que fuera que estuviera a nuestro alcance, luego de un rato nos unimos a la masa, nos fuimos al sillón y en ese momento, tomamos una manta y nos tapamos, lentamente nos fuimos acomodando en el futon, no sé en qué momento el resto de la gente bajo ( abajo siempre hubo mucha más gente). Sus amigos pensaron que él no iba a reaccionar y al rato se fueron. El se quedo solo.
    Estábamos ahí solos, como efecto del alcohol y toda la hierba que habíamos fumado, ambos estábamos muertos, o eso era lo que parecía… pero luego de un rato en el futon apagados de tele, algo más intenso estaba pasando, a pesar de estar en algún trance o “dormidos” nuestros cuerpos estaban totalmente consientes del deseo que teníamos, yo desde el primer momento en que lo vi, quise que todo lo que viene pasara.
    Estábamos “cucharita” pero sin abrazarnos, cuando mi cuerpo empezó a sentir el suyo, claramente el bulto de su pene iba a ser percibido por mí, cosa que me hizo clic y yo sin pensarlo me di vuelta, quedamos de frente y a pesar de no estar en absoluto “consientes” o sobrios, estábamos muy cerca, yo sentía su respiración y podía rozar mis labios con sus labios… de a poco nos comenzamos a besar, la lentitud duro segundos porque una vez que comenzamos a besarnos yo me puse sobre el y nos besamos con mucha más pasión, yo sentía su lengua con mi lengua, sus labios humedeciéndose con los míos y asi nos íbamos mordiendo mutuamente con fuerza, algo que nos excitaba mucho a ambos, el comenzaba a besarme el cuello con una pasión y un deseo que hacía que todo mi cuerpo reaccionara que mi vagina vibrara y que lo único que quisiera era que me tocara más aun. Yo respiraba en su oído y le mordía la oreja, yo estaba sobre él y me tenía tomada de las caderas, nos sobajeábamos con tanta pasión que el futon se rompió.
    Le fui a preguntar a mi amiga y me dijo que nos fuéramos a la pieza chica, y nosotros actuamos rápido, fuimos a la pieza sin decir nada.
    Apagamos la luz y volvimos al juego, nos seguimos besando, los labios, el cuellos,las orejas y cada segundo la pasión era más, yo sentía mi vagina totalmente mojada y sentía que su pene se hacía cada segundo más duro.
    Nos mordíamos, nos besábamos y nos tocábamos, luego nos comenzamos a desnudar, yo me agarraba a su espalda y el mis tetas, las tocaba y las besaba, sentía todos su deseo y él, el mío.
    De apoco le comencé a besar el cuello y seguí besándole las orejas, luego de apoco bajando hacia el pecho todo con mesura para sentir como se calentaba y que yo llevaba el poder, seguí bajando por su pecho, bajando besando su abdomen, pasándole la lengua por los oblicuos, su pene gritaba por mi boca , y yo lento comencé a besarlo, de a poco lo fui besando y tocando con mis labios húmedos y me lengua, partí por la cabeza y seguí con el resto del cuerpo de su pene, pasando mi lengua por todo su pene humedeciéndolo y luego introduciéndolo entero a mi boca, sentía lo excitado que él estaba y eso me ponía mucho más caliente, me hacia querer que rápido bajara él , pero tenía claro que me encantaba ( y me encanta) sentir el poder, y sentirlo así de caliente.
    Luego de un rato de sexo oral subí y los bese, en ese momento le tocaba a él, yo estaba ardiendo y solo quería que me tocara que me mojara mas, ahora el teniendo las riendas del asunto, fue bajando de poco, me tocaba y me besaba las tetas con fuerza y con pasión, yo estaba volviéndome loca porque se apurara, pero el sabor de la mesura es intransable, bajo pasando su lengua por mi abdomen, por mis oblicuos, por mis piernas llegando a mi vagina, a mi clítoris, besando y mojando con sus labios, con su lengua. Yo sentía todo eso y lo disfrutaba como nunca, así como disfrutaba sentirlo así de caliente, luego de un rato subió, y nos besábamos con pasión yo me agarraba a su espalda, y él me dio vuelta, quede yo de nuevo sobre él, en ese momento lo que tanto esperábamos, el broche de oro, la penetración, el tan duro y yo tan mojada, inevitablemente en todo el proceso no hubo silencio, es mas yo en ningún momento tuve ningún respeto ni consideración por los dueños de casa ni por el resto de los invitados.
    Luego de seguir, seguir y seguir, se termino todo con fuego artificiales, y al otro día nos despertamos “algo” incómodos, pero con mucha complicidad, después de esa increíble e inolvidable noche nos hicimos adictos a nosotros, a nuestras pieles ,sabores y hemos probado con todo tipo de cosas ( incluso con cositas de la tienda jiji) y en distintos lugares, incluyendo el baño del costanera center ajaja y cada día experimentado y jugando mas.
    Y debo decir que un cañito con una anillo vibrador o cualquier otro juguete aceite o idea loca de japi jane, son la mejor combinaciones PERFECTA/IDEAL/SOÑADA – para horas de placer!

  • Alicia

    Llegue a un motel, llamado “Apolo” Muy recomendado.

    Yo polla, primera vez en un motel con en ese entonces mi pololo, que ya tenia unas experiencias mas que yo, tenia en mente sorprenderlo…queria que fuera inolvidable.

    Llegamos y fui directo al baño a decirle que me “bañaría” antes de hacer el amor, así que me esperara listo en la cama. Él muy obediente hizo lo que le pedí.
    Mientras yo en el baño saque las armas que había comprado en una tiendita de un mall que no tenia ni nombre, y pedí unas ligas negras, un babydoll, unas pantaletas y unos guantes; los compre y nisiquiera me probe nada. Los saqué y empece a desnudarme para poder empezar a “preparame”.

    Me coloqué las ligas, que me extrangularon el muslo, asi que atiné a colocarlas un poquito mas bajo de donde correspondía, el babydoll que era mucho mas transparente de lo que pensaba y obviamente era liso y tenia que usarlos asi no más, sin sosten, asi que el rose de la tela hizo reaccionar mis pezones, y yo ya andaba media caliente, oceaera el ambiente; unas lindas pantaletas y los guantes que hacian esta ocacion más warrior.

    Todo era negro, me veía realmente ruda, me solte el pelo y lo desordene un poco, me ví en le espejo así y me dije “Ahora o nunca”.
    Para captar su atencion hice un poco de ruido en la manilla de la puerta y la abri leeentamente, y me puse en una pose tipo “calendario” en la puerta del baño mirandolo de la forma mas caliente que practique cuando ví porno.

    Recuerdo que él se levanto de la cama, me vió y dijo “conchesumadre…” y vi su cara de baba impactado.
    Fui hacia el con toda una actitud de prostituta profesional y seductora, lo toque y toque y toque, hasta que me rogara poder penetrarme, estuve torturandolo asi much rato, porque queria que me deseara sin limites, los besos fueron fundamentales, y me dije “este dia no lo olvidaré”, y recuerdo que me follo hasta la madrugada del otro día… y descubrí mi parte seductora y caliente que pensé que nunca tendría, obvio hablamos de la niñita que estubo en un colegio de monjas 8 años y aun andaba con su cintita blanca el pelo.

    Si soy salvaje, y si no me ruegan que me penetren, no me abro.

  • anvalentina

    Teníamos ganas de hacerlo volaos… muchas… pero no se había dado la oportunidad. El había fumado más veces que yo, pero sería la primera vez que vivía esa experiencia, y yo también.
    Al fin pudimos estar solos, fumamos, y nos calentamos… Empezamos a acariciarnos despacio, lento, sentía cada centímetro de su piel y a cada caricia necesitaba tenerlo más cerca, más pegado a mí y al parecer él sentía lo mismo… Nos apretábamos, nos besábamos, nos mordíamos, estábamos cada vez más calientes pero no estábamos apurados, teníamos todo el tiempo del mundo, el tiempo y el placer eran nuestros…
    Nos quitamos la ropa con desesperación… cada caricia era una sensaciòn asombrosa, sentía sus poros, sus manos eran un viaje al placer en mi piel… nos disfrutamos desnudos mucho rato y cuando al fin me penetró fue lo más maravilloso. No sé cuánto rato estuvimos haciendo el amor, pero fue espectacular y lejos uno de los mejores orgasmos de mi vida.

  • Carola

    No es una historia en particular mi relato…..octubre de 1993, él 17 y yo 15 años, pololeando 1 mes, amigos desde los 9 y 7 años y muchos años de coqueteo mútuo. Fue a mi casa con la excusa de estudiar, desde siempre él no se ha inclinado por el estudio…prefiere pasarlo chancho!…yo mas tranquila y estudiosa…Estábamos estudiando, o mas bien yo intentaba ayudarlo y él solo quería bromear y jugar….ese día, yo estaba sola en mi casa, fue la oportunidad perfecta para entregarnos al placer de juventud, hicimos el amor por mucho tiempo en el living que usábamos para estudiar, no fuimos capaces de llegar a mi dormitorio…Cuando llegó la hora de irse sólo nos miramos y sonreimos con complicidad. Hoy enero de 2013, él 36 y yo 34 años, nos hemos visto nuevamente en un encuentro fugaz e intenso…ya son 19 años de pololeos frustrados, distanciamientos y reencuentros. Hemos estado 19 años de nuestras vidas deseándonos mutuamente, nuestros cuerpos han cambiado bastante desde aquella “primera vez” en una alfombra verde y rodeados de cuadernos y libros. Cada uno ha formado su vida, uno con mas éxito que el otro, pero por razones dificiles de explicar mantenemos esta pasión díficil de retratar. Actualmente evitamos hablar de sentimientos…como él dice “nunca podremos ser solo amigos o una pareja estable” y yo respondo…”nunca olvidarás que fui tu primera mujer”……somos tan distintos!! pensamos tan opuesto en practicamente todos los aspectos de la vida…..sólo el sexo es capaz de unirnos….Hoy lo ví…hicimos el amor locamente, sudados por completo, enloquecidos por el contacto de los cuerpos…nuevamente él se enloqueció al escuchar mis gemidos, yo me enloquecía cada vez que entraba en mi; nos miramos a los ojos y sonreimos, no era necesario hablarnos sólo debiamos disfrutarnos uno al otro, fue intenso, fogoso y absolutamente carnal. Pasaron 2 meses desde el último encuentro que tuvimos…..y antes de eso 9 años para que él me buscara nuevamente……ahora, no sé cuando nos veremos nuevamente, sé que esto no es amor pero si pasión que no quiero evitar!!

  • Marcela

    Para ese entonces llevábamos como 4 o 5 meses de pololeo, yo con un par de experiencias previas y un poco más de conocimiento con respecto a este tipo de relaciones (con otras mujeres), y ella con ninguna; así que yo había prometido no sobrepasarme hasta que se sintiera segura y quisiera llegar más lejos. Ya teníamos unas semanas calentándonos la sopa, cariños locos por aquí y por allá, besos intensos, un poco de ropa menos, pero nada más, todo fluido, pero siempre teniendo en cuenta los límites. Un día con unos amigos decidimos viajar a Santiago (desde La Serena). Una vez en el bus (que partía a las 2 a.m.) cuando apagaron las luces y la gente se comenzó a dormir, nos pasaron los cojines y las mantas…de a poco empezaron las caricias debajo de la frazada, los besos y los suspiros, estábamos muy excitadas, las caricias se hicieron más intensas, y de repente me doy cuenta de que …¡me estaba desabrochando los pantalones! en un bus lleno de gente …. Ambas estábamos muy … muy excitadas, así que no nos íbamos a detener, había que tener cuidado de no moverse mucho, ni hacer ruido para que los pasajeros (y nuestros amigos) no se dieran cuenta de nada; fue todo un desafío sobretodo porque no me dejaba besarla, para no hacer tanto ruido, lo cual hizo que la experiencia fuera mucho más excitante. Yo no tarde mucho en meter mi mano en sus pantalones, y bueno pueden imaginar el resto. Y así fue como hicimos el amor por primera vez, en un bus camino a Santiago mientras mordíamos nuestros labios para pasar desapercibidas.

  • Carla

    Fui en las vacaciones a conocer a la familia de mi pololo (yo de stgo y el del norte), no nos veiamos hace mucho rato entonces yo me baje del bus y queria violarmelo ahi mismo hahaha. la cosa es que la primera noche salimos a carretear con sus amiguitos de alla, hicimos la previa en una playa en medio de la nada, habian unas 3 camionetas con musica fuerte mucho alcohol y sus wenos caños, la idea era que despues de eso ibamos a una disco o algo asi pero con la calentura que teniamos no aguantamos, agarramos el auto, avanzamos un poco mas alla, nos bajamos y empezo todo lo bueno, corriamos en pelotas por la playa con jugueteos ricos, nos tiramos en la arena y ya full calientes empezamos todo, con el caño que nos habiamos fumado, sentia cada granito de arena en mi espalda, cada roce de las manos de el, las estrellas las veia gigantes encima nuestro, el sonido del mar era impresionantemente maravilloso, despues de eso y para que la arena no se nos metiera en todas partes, partimos a la parte de atras del jeep (el auto abierto entero) y ahi nos dimos como caja hahahaha realmente fue maravilloso, hasta el dia de hoy me acuerdo y retuerzo los dedos de los pies.

  • Alejandra

    Por lejos el mejor verano, con unos amigos decidimos partir a Chiloé en busca de la luna llena, mil veces nos habían hablado de lo linda que se veía en Cucao, en cuanto pisamos la isla nos prometimos con mi mejor amigo dejar los pudores y trancas en el continente y dejarnos llevar, y así continuamos, nos adentramos en la isla de los misterios y luego de 3 días llegamos a Cucao donde las estrellas parecían dormir a nuestro lado, y entre tanta gente lo conocí a él, se llamaba Ariel y era del centro norte del país, justo bajo la luna llena se acerco con un porro el que no pude rechazar y en cosa de segundos la luna se volvió mas grande y mas brillante, me preguntó si quería arrancar un momento con él y me acordé de la promesa que realicé al principio del viaje, no dude dos segundo el tipo me traía loca con sus besos así que los seguí subimos a un cerro desde donde veíamos el mar, la luna llena y las estrellas a la perfección, sacamos otro caño y comenzamos, un poco juguetones al principio y entre risas y susurros al oídos estábamos desnudos en la punta del cerro, la droga nos hacía sentir todo al extremo, cada vez que me tocaba me calentaba más era algo que yo jamás pensé tendría los cojones para hacer, pero ahí estaba empelota pasándolo la raja!

  • Carol Sepúlveda

    A-eme-te

    Me agarró en 3 minutos, de una, nada de ventaja. Con la cara en el espejo, afirmándome del lavamanos y la pupila a negro agujero dije: Bueno, ¿cuánto va a durar?
    y así, el baño se hace barco sobre un mar furioso, las risas externas se hacen coro, el chapulín colorado se me hace insoportable, la gente se me hace insoportable, la casa se me hace insoportable.mente chica como al corazón mi cuerpo, las manzanas no son sólo rojas, ¿por qué no las pintas verdes?, pero no pintes el árbol, hay que salir.
    Escapamos con Francisco ,entre ir y venir y no saber cómo hacerle frente al estado sin gobierno, le digo… va a llegar el momento en que hasta el mismo mundo nos quedará chico, el mismo mundo no será suficiente…
    Me viro, no espero a nadie, camino sin destino, me pierdo pensando en que psicológicamente me banco cualquier cosa, pero no teniendo certeza de que el cuepo pudiera apañarme.
    El piso se desfonda, del cemento brotan miles de flores, pliegues, formas, las no formas y colores, me vuelvo un holograma psicodélicioso en el universo, el universo y yo somos uno y todo(s). Cresta es la raja, cresta quiero parar, cresta bájame un rato dame un respiro, fuck las luces en time lapse, con los ojos abiertos y cerrados veo igual, no se puede suspirar, todo ya ocurrió sin pasar-me en ‘realidad’.
    Lo único que me (a)trae (al)tiempo son los semáforos en rojo. Hola a los que me miran, conchetumadre,sí, me estoy derritiendo ante sus ojos, es tan rico tocar mis caderas y deshacerse, dioz, qué weá más rica son mis caderas, me dan lo mismo todos Uds. desaparezcan, la tierra se sacude como el perro que quiere despojarse de las pulgas, somos pulgas asquerosas, no somos nada, la humanidad no sirve de nada, el hombre es cero aporte sin naturaleza, el hombre must die, el hombre es un error genético,el hombre nace muerto, tírense al precipicio con sus autos de mierda, con sus vidas de mierda, llevense de pasada también la ciudad entera llena de mierda y… necesito un descanso.
    Caigo al pasto, cuánto tiempo más voy a alucinar de esta forma. Los arcoíris aparecen de noche, los ponys no existen, pretender andar de a dos en el mundo es una mentira, fisiológicamente es imposible, se reduce a la carencia, buscar en el otro cualquier cosa es asqueroso, un otro no te ama si es que no necesita la crudeza de la sustancia, un otro sólo busca chuparte y viceversa, la bancas como mini moteles, Lumpérica, no soy capáz de hacer nada con el cuerpo, la sinapsis a la mierda como un cohete, los duendes sí existen y me traen la buena suerte de poder tomar el aire suficiente y escuchar – agarrar el celular y reírme por fin, y ¿qué weá pasó? no sé cómo, pero. Escuchar la risa del otro lado tratando de buscar un punto cardinal.

    Así nos reencontramos los tres, perdidos en la ciudad atrapados por ella, doblar y estar en las vegas y luego las bicicletas gigantes, sus rayos, ¡rayos! viaje otra vez.
    es azúcar, pensar.
    es azúcar, decirlo.
    es azúcar lo que necesito.

    Tomar la más rica leche con chocolate de la vida, comer el chocolate más vital para poder al fin gritar con la pasión y el éxtasis :

    ¡¡¡ Nunca he estado tan drogada en mi puta vida !!!
    y por fin, suspirar.
    Por fin poder abrazarte y decir uff.

    Así pasaron 3 horas, luego 6 y pasó la noche y ya es de día y estoy viddeando los últimos libros en Santa Isabel con San Diego.

    Jamás volveré a estar tan drogada otra vez.Ya me derretí, ya nunca me morí, ya es suficiente. Queda claro que después del groso estado psiquedélico, puedo estar lo suficientemente ‘lúcida’ para hacer la weá que sea, con quién quiera y hacerla bonita.

    * La bajada es el más rico resbalín en cámara lenta, el más rico aprendizaje de querer tener las patas sobre el piso, con la risa necesaria de poder vivir para contarlo.

  • francisco

    bueno todo comenso con su infaltable pelea con mi novia por culpa de la maria ….. ella me llama un dia temprano y cuanta razon tienen las mujeres cuando dicen “te conosco” estando yo en plena subida rei mucho eso vasto para ke discutieramos …… al rato ella llego a mi casa a encararme por fumar hasta que le dije bueno porque no te relajas y fumas un poco capas que esta veas las cosas distintas , enorme fue mi sorpresa cuando tomo del cenisero la mitad que me quedaba del blueberry y comenso a fumarlo en el patio sali a tras de ella me meti en la pisina mientras me miraba y le daba instrucciones para que fumara al rato comenso a reir y entre conversa y conversa le dije ke semetiera al agua ella no puso peros una ves en el agua le pregunte como se sentia y me respondio ke mejor que nunca (era su primera vez) , comenso a reir mientras yo movia el agua asta donde ella y creo que sensacion fue placentera comenso a asercarse a mi se sento sobre mis piernas y empesamos a besarnos ella se excito demaciado todo lo que sentia era algo nuevo para ella , el agua , la maria y yo creo ke nunca la vi igual tan decidida y con esa iniciativa hisimos el amor toda la tarde de todas las maneras y formas, duro, suave lento y todas igual de placenteras … Esto paso ase casi un mes y ahora de cuando en vez prendimos ala maria para aser un exelente trio ….

  • Daniel

    Entre suspiros que acariciaban mi oído y escalofríos tibios que avanzaban por mi cuerpo a un ritmo perfectamente sincronizado con mis latidos , logre por un momento darme cuenta que era yo y ella, envueltos en un aura multicolor que a ratos parecía poder tocar, o mas bien me tocaban a mi. Con cada palabra y sonido que emitía, sentía su aliento traspasar por mi garganta haciéndome sentir con el calor perfecto para esa fría noche que había fuera de nuestro refugio. A medida que aumentaban las caricias, el calor y los suspiros casi frenéticos de ella, sentía la humedad invadir mi cuerpo de manera intermitente, los colores se hacían mas intensos a medida que los minutos avanzaba; minutos que parecían horas, días, años!. Acariciaba cada parte de su cuerpo, mi mano se deslizaba de manera ágil y sutil por cada uno de sus poros. Nuestros movimientos fueron cada vez tomando mayor velocidad hasta llegar al punto máximo de luz y calor, fue ahí cuando nos abrazamos, juntamos nuestros labios y nos miramos a los ojos sin decir nada. No había dudas, la decisión de tomarnos aquel té con cualidades mágicas en aquella playa desierta fue la mejor manera de conocernos desde lo profundo de nuestra mente, y por que no decirlo, de nuestro cuerpo.

    Han pasado 2 años, seguimos juntos y cada vez que podemos repetimos el viaje.

  • carolina

    Vivo en una ciudad no muy grande, en donde todo se sabe rápidamente. Hay un bar, al que suelo ir en el que podemos fumar marihuana sin problemas, y al que un día llegó a trabajar un nuevo mesero. Lo analicé rápidamente y hubo una atracción inmediata, pero lo más entretenido es que fue mutua. Luego de un par de noches de coqueteo intenso y de “sacarse el rollo” mutuamente, decidida, con varias cervezas y unos buenos porros en el cuerpo fuí al baño. Sabiendo que el seguía con la mirada cada uno de mis movimientos, le hice un gesto y se acercó amablemente a ver en que “podía ayudarme” y en un dos por tres lo agarré del delantal y lo metí en el baño junto conmigo. Me quedó mirando sorprendido. – “Qué quieres?”, preguntó haciéndose el tonto (cosa bastante típica de los hombres). -“Lo mismo que tú”, le dije mirándole los ojos y labios fijamente y lo besé intensamente. El comenzó a acariciarme, bajó sus manos por mis espalda hasta llegar a mi trasero. Introdujo sus manos por mis pantalones y mi tanga y al llegar a mi sexo, sintió mi humedad. Le mordí el cuello y vi en su rostro lo excitado que estaba. Le desabroché el pantalón, tomé su pene erecto y le di una mamada que lo volvió loco. Me tomó y me puso contra la pared del estrecho baño, me bajó la ropa y me penetró con fuerza. Qué delicia! Con tantas ganas acumuladas ninguno de los dos tardó mucho en llegar al orgasmo. De pronto, comenzaron a golpear la puerta. Rápidamente me arregló la ropa mientras seguía besándome y tocándome. Primero salió el. Luego salí yo. Fueron 15 intensos minutos.
    Volví a sentarme a la mesa junto con mis amigos, con la cara llena de risa.
    ” Estaba muy lleno el baño que te demoraste tanto!” dijeron. Sólo les sonreí.
    El resto de la noche no dejamos de mirarnos, casi sin creer lo que había pasado, diciéndome con gestos que le había encantado…y a mí también, obvio, porque desde ese momento, cada vez que podemos nos escapamos al baño.

  • Amnesia

    Vuelvo de un verano increíblemente psicodélico en el altiplano. Llego a la rutina universitaria, comienza el año académico… clases, compañeros que no son ni chicha ni limoná, todo normal…
    Con mi amiga vamos un viernes a un mambo con música en vivo, reprendido, a una facultad de la universidad. Así tomando unos copetes, otros copetes… aparece mi hermana con un ron, tomamos más ron… vamos a bailar enfrente del escenario, dos amigas de la vida bailando sin polera al ritmo de la banda, esto se está poniendo bueno.
    Entre medio de el ir y venir de la noche y el furor del carrete universitario mi amiga me dice: vamos a buscar drogas!, yo digo: DALE. Todo se vuelve difuso… me acuerdo de mi amiga que dice: pero entiendes lo que significa?, nos vamos a un motel con ellos. Nos subimos a un auto.
    Despierto acostada en una cama, al lado mi amiga en pelota fumándose la pucha. Veo la hora: 4 am. Mierda! tengo que estar en mi casa a las 7 am para una salida familiar.
    Sale del baño un tío en toalla, una gran ponchera y chela en mano. Le digo a mi amiga, ya! nos tenemos que ir.
    Antes de irnos, probamos la razón de porque llegamos a aquel motel. Uff, energía. Mi amiga se viste, y yo me voy a despedir de aquel sujeto extraño que vociferaba contra mí y mi idea de irse ahora ya. Chao, y me da un beso en la boca.
    Salgo extrañada, con mi partner, salimos a un lugar desconocido, corremos una reja, estamos en el estacionamiento del motel…no encontramos en la pieza la puerta de salida. No teníamos idea dónde estábamos así que preguntamos a la gente que llegaba al motel dónde tomar micro para plaza italia.
    La micro anduvo unos 40 minutos… nunca supimos donde estuvimos, ni el número de la micro que tomamos, mucho mambo en nuestra sangre para recordar tan ínfimos detalles.
    Llego a casa, alcanzo a dormir una hora para no tener una cara tan demacrada y mi familia no creyere que yo ando en quién sabe que.
    Así, poco recuerdo… pero siempre estuvo la duda, ¿por qué el tipo me despide tan naturalmente de beso en la boca?, ahora, día siguiente, con agua y alimento en el cuerpo, pienso con claridad… teléfono:
    -¿amiga, jaja, te acuerdas que se despidió con un beso en la boca?
    – ¿cómo, no te acuerdas?
    – ¿ah?
    – Estaban en el baño uds. dos, yo no se que pasó, pero se cuidaron, que salió a la pieza a pedirnos un condón!

  • Bastian

    A menudo me agrada probar distintos estados mentales, cada droga tiene lo suyo cuando hablamos de sexo, pero ahí una en especial que no cambio. A eso de las tres de la tarde llegaba de Pichilemu y me tope con una amiga en la calle me comento que tenia una manuchi de pastillas mágicas y que quería probarlas, sabia que yo no me negaría menos si me lo ofrecía ella, me subí al auto partimos a mi casa a dejar la mochila y aprovechar de probar unos cogollos que tenia en mi reserva personal tome las tijeras un papelillo y partimos, enrolando con cuidado para que nada se desperdiciara y poder probar ese rico porro con un sabor cítrico nos envolvimos en la música del carro y solo manejamos a nuestro destino conversando de la vida del tiempo que no nos veíamos como anduvo mi viaje o solo quedándonos en silencio mirándonos sin decir nada pero al mismo tiempo sintiendo que teníamos una gran conversa, cerca de llegar al destino nos bajamos a comer y beber algo mi mente quería algo dulce y mi estomago algo mas salado no sabia que pedir ni ella tampoco me sentía observado por mi torpeza hasta que en un momento pudimos llegar a un consenso y ordenamos una tabla para picar y unas cervezas heladas para saciar la sed, después de disfrutar ese relajo nuevamente tomamos camino a nuestro destino ansiosos por probar y disfrutar, ya teniendo en nuestro poder las pastillitas mágicas cambiamos nuestro destino a un lugar en el cual pudiéramos disfrutar nos dirigimos al mirador del cerro de Curico llegando al mirador tomamos las pastillas con ansias y un buen salud entraron a nuestro cuerpo. Pasaban los minutos y la sensación de calor aparecía entre la conversa tan solo hacia falta un pequeño rose de nuestro cuerpo tan solo un dedo tocando la mejilla recorriendo su cuello ella me tocaba con sus manos cálidas el tacto era todo en ese momento no hacia falta nada nos quitamos la ropa y en ese momento sentí un total éxtasis supe que el nombre que lleva se lo merece simplemente aprendí que era el placer de sentirse uno con otra persona, que tu cuerpo pidiera más hasta el desenfreno total, una experiencia que no quiero cambiar paso en el momento y lugar exacto de de una manera perfecta ..

  • danita

    hace años a tras con un pololo nunca habíamos tenido relaciones estando voladitos , por que la verdad que como universitarios ninguno vivía solo y no estaban las condiciones aptas, el vivía en una pensión y yo en casa con mis padres. hasta que una noche entre chela y chela nos motivamos recorrimos casi todo el centro en busca que una cañito piola hasta que lo conseguimos ….. la cosa es que llegamos a la pensión donde para nuestra mala suerte dormía al lado de la dueña … así que tapamos con sabanas y toallas la puerta para que no saliera el olor.. la cosa es que nos fumamos el cigarro del chiste y quedamos tan elevaditos que tuvimos sexo como jamas habíamos tenido , la cosa fue super escandalosa… y rico … pero en ese punto donde todo ya era maravilloso…. empezamos a irnos en la volada … empezamos a pasarnos el medio rollo casi una película en 3d pensamos que la señora de la pensión nos había cachado y que estaba alegando afuera de la pieza… lo peor es que ella tenia prohibido el paso de mujeres después de las 9 de la noche … entre lo volado y asustados que estábamos nos vestimos como pudimos y comenzamos a planear el escape. la cosa es que no se nos ocurrió nada mejor que saltar por la ventana y ojo el vivía en el segundo piso pero no era tan alto. la cosa es que saltamos .. si termine con un esquince leve pero lo comido y lo bailado no me lo quita nadie… creo que literal mente vole .

  • gonzalo aranguiz

    bueno hace 2 años q vivo solo, en una tarde empece a lavar mi ropa y fumando un buen cogollo, después de fumar llega una “amiwa ” de esas amiwas q apañan a todas see. bueno y ella encontro olor a ganjah y me dijo si podía darle ganjah y le dije que si, empezamos a fumar yo llevaba 2 guata de sapos …
    bueno despues nos pusimos cariñosos y empezamos a tirar con mi amiga…ella se sento en la labadora y empezamos a tirar fue un momento de esos . yo en ese momento todavía volaba …
    despues de la session con mi amiga segui lavando y ella me observaba ,pero justo en ese momento quedo la cagaa.

    la lavadora no funcionaba…

    yo dije ctm ¿que la pitie? mi amiga igual es media gruesa pero no creo que por el peso se arrinuo la lavadora , empece a mirar que tenia me la di de maestro chas quilla jajaj pero nada era inútil empezaba a desesperarme ya que mi vieja me facilito la baladora …
    después prendí otro caño y miraba la lavadora que tenia y era de esas lavadoras viejas que tienes que darle vuelta a una perilla y sonaba pero no funcionaba la lavadora…

    termine de fumar y mi amiga se aburrio por que yo intenteva arreglar la wea y se fue “me cago po”

    y justo en ese momento me di cuenta que la lavadora no estava enchufada

    historia de un volantil llamado gonzalo aranguiz

    moraleja: laven a mano ctm

  • cony

    Una de las mejores experiencias psicodelicas que he tenido fue en año pasado en noviembre,estaba próximo el cumpleaños de un amigo así que decidimos preparar el bendito brebaje de los dioses dos san pedros. El día del cumpleaños lo tomamos como a las 12 de la noche , eramos hartos los del carrete y la mayoría tomo, no era la primera vez que yo lo bebía y mi pololo tampoco yo estuve toda la madrugada sintiendo una alegría incontenible, creo que estábamos todos en las mismas, con esa euforia que te da, webiamos, reímos,cantamos,bailamos,saltamos, reímos y volvimos a reir, eran como las 9 de la mañana cuando todos se empezaron a ir con una sonrisa de oreja a oreja,solo se quedaron unos pocos en la casa pero estaban en el patio,mi amigo y su polola se fueron a la cama de su mama y nosotros nos fuimos a tirar un rato a la cama de nuestro amigo con las pupilas dilatadas aun, un poco agotados, pero sin poder dormir , empezamos a comentar lo bueno que estaba el san peter, lo que había sucedido en la noche,mientras nos fumábamos el ultimo caño que nos quedaba.cuando terminamos de fumar pusimos las cabezas en la almohada yo lo miraba con mis ojos de gato y el también ,comenzamos a tocarnos suavemente, por debajo de la ropa en la espalda ,la cadera,las piernas ..cada caricia era como mariposas que recorrian por mi cuerpo, era una sensación que nunca sentí antes, comenzamos a besarnos y era cada vez mejor,nos quitamos la ropa de apoco,comenzamos a exitarnos yo creo que no era tanto por las caricias en si, si no por la sensación que estas producían al rosar en nuestros cuerpos después de un rato comenzamos a hacerlo … nos desenvolvimos como nunca, estábamos extasiados haciendo el amor, era una sensación única, casi indescriptible, había pasado un buen rato cuando finalizamos ambos desnudos sobre la cama con la respiración agitada,mirando el techo sin decir nada, solo nos miramos y nos reímos después de eso habíamos quedado agotados, nos vestimos y dormimos como dos bebes hasta como las 3 de la tarde jaja.

  • Joao Reyes

    Era algo tarde. En pleno cajón del maipo, con un cielo abierto de testigo de todo aquel acto lleno de amor y papelillos. Ese día después de un camino algo averiado, se logró llegar a ese mágico lugar lleno de misticismo e historias por doquier. La libertad se podía respirar, caminamos hasta el lugar dónde nos instalariamos, como quién dice levante carpa. Ella muy sencillamente me dice: Y ?? trajiste algo para la mente? a lo que respondí: púes claro mira, y saco un bacayo que mi viejo me paso de nuestra huerta,y un pito listo para fumar, todo era perfecto.Le damos las primeras pitadas envolviéndonos en un vuelo amoroso, no importó la incomodidad de una carpa bi-personal (ya qué, habian algunas personas merodeando el sectores, quizas atraídos por el buqué) suavemente beso su cuello, que aún mantenia un tenue olor a yerba junto con su fragancia habitual, muy sereno y bajo los efectos todavía, intento sacar su polera de la manera mas cómoda, ya que, el espacio fisico nunca apaño, acaricio su pecho con una mano tratando de envolverlo completamente. Volando aún hicimos el amor con el sonido del rio como fondo, de la única posición que sacamos provecho fue la del misionero,el resto no fructificó. Después de tanto trajín un bajón de vienesas asadas y un vodka con jugo de naranja nos esperaba sumergido en el rio, como alistándose para ser disfrutado.

  • Nikol

    Sabes que hace tanto, me la paso vagabundeando, sin saber que estoy probando y delirando con tu boca… Así lanzaba palabras el cantante en la radio, como si supiera que era lo que yo sentía.
    Cansada después de tanto ajetreo pagando y comprando las cosas en supermercado, llega el momento del día de mi quería clase en la universidad, con ese tipo delirante, sí en simples palabras era un delirio, excitante, inteligente, sensual, rudo, como todo un manjar de los dioses. Sentada en la sala de clases, pues, perdonen la imaginación en hora y media de clases daba para mucho. En tanto, por asuntos de trabajos y consulta nos facilitó agregarlo a Facebook. Y así comienza la historia…
    Al tiempo de muchas conversaciones subidas de tono, coqueteos donde las ganas de ser exhibicionista salen por los poros, la sangre fluye a mil y solo hay deseos de que sea el jefe de la pasión abrumadora. Llegó el día y la excusa perfecta para vernos. Como un caballero, propuso lugar y ser el chófer. Y bueno, en ese momento tuve la idea de tomar un poco de elevación y antes de emprender la aventura, buenos humos se escaparon por la ventana, y de la misma forma me marche. Recuerdo aún ese aroma que desprendía su piel, me provocó una especie de locura y sus ojos diciendo vamos ya! No lo pensé y decidida en el trayecto en la luz roja lo besé con pasión, llegando al lugar nos desvestimos apresurados, mientras yo sentía que sus manos se hundían en mis piernas, la excitación acrecentada por la intensa humedad que desprendía mi vagina. Entró en mi intimidad dando un rudo caderazo, y con la ayuda tántrica comenzamos el placer más perfecto, con vertiginosos apretones lo ayude a ver esa cara de placer, mientras yo , galopaba con gemidos estremecedores, apretando su cintura con mis muslos, movimientos oscilantes y sensuales, solo buscaba ver aquel hombre serio y cortante , mordiéndose los labios para aguantar tanta excitación Emprendí el viaje más psicodélico que cualquier droga, el cuerpo estaba poderosamente sensible y más a sus manos. Sentía que conocería la verdad del inicio del mundo con la fogosidad que expresaban nuestros sexos, dos cuerpos unidos por el sudor, y la locura del placer, un paraíso. Después de probar todo su esplendor entre sabanas, sentía que la adrenalina subía cada vez más a mi cabeza, tocarlo eran sensaciones mágicas, mientras, él y sus gemidos me inundaron éxtasis, yo me retorcía de placer sin poder modular palabras, por la explosión súbita que sintió mi sexo. Luego en nuestra conversación relajada, tendidos en la cama que en ese momento era el lugar más increíble, yo en un clímax de estar en el cielo, llegamos al punto de descifrar que fue extraordinario.
    Estar a full después de unos humos, entregan los orgasmos más increíbles del universo.

  • Su

    M por lo menos me dobla en edad. El día que lo conocí y nos involucramos, yo iba muy desconfiada a juntarme con él, con cero intensiones de que pasara algo, es más iba con bonitas pantaletas sólo por que luego de la reunión de “trabajo” me iría a coquetear por ahí con un profe de la U que fue mi pinche por la mitad del 2012 (esas historias lateras de ires y venires, y poco sexo. PUAJ). Pero en esa reunión a la que fui de mala gana todo cambió, este tipo me hizo ¡crach! de pura química como un rayo. Me preparó un vodka, conversamos del trabajo, la literatura, y viajes; me ofreció un pito, y aquí entre nos hace un buen tiempo que andaba con ganas de fumar, así que acepté, con el paso del tiempo la conversación cada vez me fue pareciendo más interesante, y los efectos de todo lo que acepté cobraba su parte: Ese cosquilleo exquisito que dan el pubis cuando le tienes ganas a alguien, y lo tienes en frente, cuando te empiezas a mojar pensando en si te va bien atreviéndote, esa curiosidad que da con algunas personas que nunca pensaste en encontrar, un completo extraño en este caso. El me encantó, en algún momento me pregunta si me gusta x idea, y como buena japichica y con mis ojitos achinados, no quise saber más, me paré, le di un beso,y seguimos en una serie de besos, velitas (que no se en qué puto momento le dio por prender), y polvos magníficos. Las pantaletas rojas volaron. Y pasé de una latera y rápida reunión a las doce, a una exquisita aventura hasta pasada la noche.
    Cuando me fui ya sin ni un efecto y muchas horas después, pensé que había sido una loca de patio, y puede que sí, pero al otro día me escribió y empezamos a mandarnos mensajes eróticos. Ese pitito, esas velitas, y esos polvitos siguen vigentes y tienen para rato.

    ¿El profesor? No lo vi más. Y los aceites que compré para usar con él, ya se usaron con M. Velas eso si hemos tenido que comprar más.
    Saludos!

  • cristian serin

    tarde de playa y psicodelia

    bueno mi historia comienza un 15 de septiembre, cuando en conjunto con mi parner y primo nos pagan nuestros suples (antisipo del pago mensual) y nos dijimos por q no nos vamos a la playa y probamos algo loko algo q nunca allamos probado a lo cual mi primo responde y q pasa si preparamos algun cactus (peyote).

    a lo cual respondo no seria malo pero ahora nuestro problema era encontrar el cactus y en eso de investigar por aqui por aya dimos con unos loquillos q por unas pocas monedas nos proporcionaron lo necesario para satisfase nuestras ansias de explorar.

    bueno despues de tener todo en regla nos dirigimos hacia nuestro destino q era una playa super piola donde dariamos rienda suelta a muestras inquetudes psicodelicas.

    bueno llegamos un dia viernes en la tarde donde nos pusimos a hacer todo el ritual de preparacion y cocsion del producto adquirido, pensando en que el dia sabado tempranito nos tomariamos esta especie de baba o gelatina de cactus jajajaja bueno llego el momento de de hacer el salud mas amargo de la historia de mi vida.

    bueno eran como las 11:00 am cuando empezamos a tomar, ninguno de los dos sabiamos cual iban a hacer las sensaciones, cada minuto que pasaba era un camino desconocido, y los sentamos a esperar el momento en que los efectos empesaran a pasar.

    pasados mas o menos 1 hora depues hablando los dos yo lo miro y veo que su pupila era del porte de todo el ojo y le digo oye weon la media vola mira tus ojos jajaj a lo cual el me dice me siento raro y decidimos salir de la casa y caminar por la playa, tomamos unas botellas de agua, salimos y apenas crusamos el humbral de la puerta y senti el ruido mas fuerte que e escuchado en toda mi vida yo no sabia que pasaba pero creo que mi mente libero mi sentido de audicion (se me destapo la oreja jajaaj) me anime y segi adelante era una sensacion muy rara por que cuando caminaba sentia que el piso era como de lana (una especie de suelo blando).

    cuando por fin llege a el mar los ruidos de la playa y de mi entorno envolvieron todos mis sentidos me sentia de una manera que nunca antes me habia sentido.
    las sensaciones eran de calma los colores eran exgarerados todo era mas lento y mi cabeza no paraba de pensar todo lo que veia era algo nuevo, me sentia como explorando nuevas tierras.

    recorri muchos metros caminando el tiempo paso entre pensamientos y sensaciones cuando empezo la puesta de sol yo creo que vivi la maxima expresion de la psicodelia los colores que aparesieron me envolvian como como un arcoiris.

    ya llevaba mas de 9 horas de locura, ya tarde volviendo a casa la experiensia cambio paso de algo agradable a algo mas tetrico, mis pensamientos cambiaron ya no eran tanto de paz sino de miedo y de insertidumbre de si lo que estava viendo era la realidad o era causa del efecto del cactus (peyote).

    cuando voy llegando a la casa por el camino miro hacia una quebrada continua a la casa me doy cuenta que habian dos personas mirando yo me quedo parado y me pregunto sera verdad o no??.

    sigo caminando y cuando me doy vuelta a mirar denuevo ya no estavan, yo ya habia entrado en otra etapa de la vola era la etapa del corretiado y del miedo. trate de ir lo mas rapido hacia la casa por que ya no podia estar afuera todo lo que veia me hacia sentir miedo y la oscuridad del lugar no me ayudava mucho.
    ya al calmarme cuando por fin llege a la casa, me sente en la mesa y empese a mirar, todo se movia y los ruidos (ruidos de la casa) no hacia nada grato la estadia.
    cuando por fin el sueño mublo mis pesnamientos y el cuerpo empezo a decaer me fui a dormir sin antes pensar que fue una experiensia muy loca y que nadie puede contartela solo tienes que vivirla.

  • María Fernanda

    Tengo un amigo que siempre que nos vemos tiramos, llevábamos así unos 5 meses sin hacerlo solo eran salidas, besos, chelas, risas. Hasta que un 28 de mayo nos juntamos después de no vernos como dos meses, fue un buen reencuentro, compramos las típicas chelas y fuimos a una plazuela cualquiera, nos besábamos como siempre, nos mirábamos como siempre, hasta que le dije que andaba con unos cogollos de mi plantita :), todo bien hasta que tenía que regresar a casa, no quería así que comencé a despedirme mucho y él notó que me quería quedar, me entraron las locas ganas del efecto diurético de la chela y fuimos a su casa que quedaba a unas cuantos pasos de la plazuela, entre y nos quedamos un rato en su pieza llame a mi mamá diciéndole que me invitó a carretear, así que pase piola toda la noche en la casa de él.

    Cayó la media noche y no nos quedaban chelas, así que empezamos a enrolar, se consumió en un rato el cañito. Él tiene algo especial, tiene los ojos verdes y cada ves que está volátil se le ponen los ojos rojos valga la redundancia, y resaltan más de lo común es diferente a lo mejor yo lo veo así, y en mi se me levantan los pómulos y se me marcan unos hoyuelos en mis mejillas. Comenzamos a reírnos de la nada jugando en la cama, nos acariciábamos y era nuestra primera ves, yo era virgen… Dieron las 4 de la mañana y fue el primer intento de que él estuviera dentro de mí, fracasó. Fue el momento mas incomodo así que por la decepción prendimos otro caño, empezamos a escuchar música a reírnos nuevamente y lo intentamos riéndonos de la situación anterior, tuvo éxito y todo fue muy suave y nuevo para mi, fue algo fuera de lo común me hizo sentir única, era como volar literalmente, sentir la respiración de él en mi cuello ¡Maravillosoo!! cuando terminamos nos acurrucamos muy calientes aún me besó la frente y era nuestra primera ves volados y mi primera relación sexual…

  • Pilar

    1 de Enero. Corre el año 2007, son las once de la mañana y voy camino de vuelta a Santiago; mi hermano manejando como un abuelito. Yo, pegada al celular, ni siquiera con caña. ‘Estúpido, contesta el whattsapp, contesta el whattsapp’, pienso para mis adentros. Pero nada. El abúlico de mi ex novio ve mis mensajes pero se toma sus libertades al contestarlos. ‘Te odio, te odio, te odio’.

    Llegamos a Santiago a refugiarnos del calor en el departamento. Es el primer día del año y ya he salido a trotar, escuchando Madonna, Sting, Britney, ya no me acuerdo, la verdad es que todos cantan de lo mismo. Partir el año con nuevas energías, ese era el plan. También porque no me emborraché para la noche de año nuevo, pero bueno.

    Con el diente puesto en reinvindicar mi apagado festejo de fin de año, whattsappeo a alguien más. El amigo que sabes que contestará tu mensaje. Y lo hace con la misma rapidez con la que le escribí. La ansiedad, en estos casos, es una respuesta positiva.

    Nos juntamos en una plaza ñuñoina – prácticamente desierta, salvo por ese padre que vigila a su hija mientras da vueltas por los juegos con su destellante bici nueva. El amigo, a quien apodaremos de T., saca un cigarrillo de marihuana y lo fumamos con lentitud. El golpe me llega lento, me suele pasar que no creo estar volada hasta que pestañeo un par de veces y me doy cuenta que todo parece suspenderse y flotar a mi alrededor. O quizás no me doy cuenta porque estoy muy acostumbrada a estarlo, a estar así, en paz, sólo estando.

    Salimos a caminar, a mirar edificios, a divagar. La ciudad está pelada y hace un calor asfixiante. Veo un regadero abierto y tiro mis cosas al suelo para pararme en medio del chorro del agua. T. las recoge y me toma una fotografía de mierda que seguramente salvaría si hubiese existido instantgram para la fecha.

    La sed empieza a apoderarse de nosotros y recorremos Avenida Bilbao, en busca de una botillería abierta, pero sólo hay almacenes con niños desesperados por un helado. T. dice que vayamos a Bellavista, el único lugar que podría estar abierto para personas como nosotros un día como este. Y tenía razón.

    Hay algo sobre emborracharse cuando uno está con el corazón roto, y son los distintos grados de relación con dicho asunto. En las primeras cervezas, comienzo lentamente a soltar los sentimientos de afecto que siento por dicho dicho ex. A la tercera, me contradigo: siento mucha rabia que soy incapaz de canalizar en una idea coherente, sólo discursos contenidos y repetidos para mis adentros miles de veces. A la cuarta cerveza, comienzo a desear que T. en realidad sea el ex. A la quinta, ya me da lo mismo.

    Caminamos de vuelta por Providencia, tambaleándonos. Nuestros hombros chocan, nos reímos, no nos miramos. Mentiría si dijera exactamente cómo ocurrieron las cosas que siguieron, pero las fotografías mentales que hice del momento fueron: UNO – él sentado, yo arriba de él, besándonos sin tregua alguna en el paradero del Transantiago. La calentura nos sube por el cuerpo y me froto contra él, la delgadez del algodón de las ropas facilitando el roce, comienzo a gemir de a poco. DOS: Subiéndonos a un taxi (en un primero de enero, a las 12 de la noce); él buscando las llaves de su oficina. TRES: Yo nuevamente arriba de él, en el sillón de cuero negro de la recepción, ropa tirada al suelo, sus manos apretando mis nalgas con fuerza, dejándome moretones obligadas a tapar con un poco de base. Yo, teniendo un orgasmo de puta madre, como corresponde en año nuevo.

    Post coito, totalmente entregados a la plenitud del momento, saco la cola que hábilmente había guardado y fumamos un poco más. Siento mi cabeza entregarse a la laxitud del momento. Pienso en el ex. Creo que T. también piensa en la suya. Nos acurrucamos un rato. CUATRO: llegando en puntillas a mi casa, acostándome en bolas en mi cama y entregándome al cansancio hasta apagar tele por completo.

  • Pilar

    ***Fe de erratas: no era whattsapp, era mensaje de texto. La costumbre, jeje.

  • JOSE GONZALEZ CORTES

    A mediados del mes de noviembre del 2008, Cumplía 6 meses separado de la madre de mis hijos, cuando en un carrete la vi en el face de un amigo, me gusto enseguida, era exquisita piel color canela, ojos negros penetrantes y un culo hecho a mano, al pasar las semanas la conocí personalmente y me gusto mucho mas así en vivo, carreteamos en su casa, entre el copete y los pitos no tuve los cogones para mostrarle mi interés en esa oportunidad solo le deje una nota que no recuerdo bien pero si incluía mi nº telefónico, haciéndole ver mi interés en ella.

    Sorprendido estuve casi atónito cuando a los días después recibí su llamado manifestando su aceptación a mi escueta nota dejada en aquel papel ese dia.

    Trabajaba entonces viajando desde La Serena al Valle del Huasco, recorriendo ese valle generoso y lleno de misterios, ella también era parte de ese encanto y empezamos a frecuentarnos compartiendo una mescla de los mejores cogollos, puntas y hojas de todo el valle, hasta que un día en medio de otro de los innumerables carretes, decidí lanzarme en picada con muy buena acogida, cuando por fin quedamos solos en su casa después del carrete, ambos bajo los efectos del licor y mas con los muchos caños compartidos y quemados en honor a los amigos ya era de dia cuando me desnude en su cama y tal fue mi sorpresa al dirigir mi mano en su entrepierna y descubrir la falta absoluta de vello púbico bajo ese pequeño y suave colaless, sin pensarlo 2 veces empecé a besarla recorriendo su cuerpo de pies a cabeza, subiendo y bajando se forma lenta y pausada, era de día, estábamos solos no existía apuro a mis 34 años nunca había experimentado algo igual, es sabido por todos que la yerba te seca la boca es por ello que me dispuse a besar y lamer suavemente su coño pequeño y estrecho jugando con mi lengua y mis labios, entre gemidos y manotazos que me indicaban detener mi marcha, hasta que se entrega totalmente a mi instinto animal con un inmenso flujo vaginal que inundo mi boca, cuello y pecho, quede totalmente sorprendido me dijo que ella era una entre mil mujeres que desarrollan la eyaculación vaginal, algo espectacular, una sensación indescriptible que hacia poner mi verga cada vez más dura lo que le agradaba mucho a ella también, tengo una vena que al chupar mi miembro aumentaba mucho su volumen y a ella le encantaba tanto en forma y tamaño, recorrimos toda la casa, camas, mesas, sillones lo mejor la lavadora, de lo volado no podía acabar, hasta que por fin lo logre, pasamos todo el fin de semana juntos, fumando yerba, comiendo frutas y tirando como que el mundo de iva a terminar, lo mejor de todo fue que podíamos tirar todo el día y a cada rato sin parar, solo nos deteníamos para fumar un caño y comer frutas y a gozar, jajajaja.

    Fue el mejor verano de mi vida, a un recuerdo esos días de aquel verano de 2009 si pudiera volver el tiempo atrás seria BKN.

  • Juan Pablo

    Vapor de Amor.
    Había recibido a un viajero por couch-surffing así que hice una pequeña fiesta en mi casa. Pasadas las 6, varios cogollos de mi cosecha y botellas de pisco, la música seguía sonando pero todos se habían ido. El viajero intentaba zapatear, durante la noche le habíamos enseñado más o menos a bailar cueca, tenía su pañuelo y lo agitaba sonriéndome a los ojos. De chico en su país Colombia había aprendido bailes tradicionales, y su zapateo estaba mezclado con algo así como tap y tango, también algo de chinchinero, pero bastante más sensual. Movía sus brazos también, como culebras en el aire, fijando sus ojos a los míos, girando, dando vueltas, y de pronto, con la ropa ya en el piso su cálida piel negra se rayó con la luz del sol que apareció tras las persianas. Yo sonreía medio chueco, y él seguía moviéndose, intentando seducirme, tentándome con una semi erección tras sus calzoncillos de algodón blanco anaranjados por el sol. No sé por qué pero me hacía el difícil, y él me seguía bailando. Entonces empezó a sudar, y no pude quitar mis ojos de su aroma y los movimientos, y sus ojos que no dejaban los míos. Su piel se puso cremosa, su sudor era espeso y amarillo, ligero como espuma que se mueve por el aire, hormonas, feromonas, no sé qué, pero mis labios ya estaban sobre él, aspirando su vapor, llenando mis pulmones a cada inhalación; intentando absorberlo por completo. Y lo besé y recorrí su cuerpo entero girando uno sobre el otro, e introduje mis dedos en su ano y lo acaricié por dentro, con los penes bien erectos, resbalosos deslizándose por un lado y otro, intercambiando agujeros recién lamidos, mientras las pieles eran una sola bruma de calor que no mostraba donde empezaba uno ni acababa el otro, y eyaculamos, quizás él o quizás yo, o los dos, pero terminamos, y en el suelo entrelazados seguimos sintiéndonos mientras el calor y la humedad nos dejaban lentamente y volvían a la tierra.

  • Pame

    Cuando iba a la Universidad, no había mejor panorama los primeros años, que fumarse un pitito antes de las clases “cacho”. Por lo que no se nos ocurrió nada mejor que hacer con un amiguillo especial antes de una latera clase de pseudosicología, nos fumamos nuestro cañito y entramos a la famosa clase, cuando abrimos la puerta estaban todos nuestros compañeros tocándose unos a otros, tratamos de hacerlo pero entre la risa que teníamos y lo hot que uno se coloca con esta ayudita extra no resulto mucho la actividad, por lo que nos echaron de la sala. No encontramos nada mejor que ir a disfrutar de los placeres de la vida al baño más escondido que había en toda la Universidad.
    Entramos y era un baño enano, creo que si metí el pie al wc no me habría dado ni cuenta jajaja la cosa es que hicimos lo que tuvimos que hacer y cuando íbamos saliendo habían 2 cursos completos, muertos de la risa de nosotros y roja de la vergüenza era poco. En fin, luego fue una buena anécdota que contar.

  • john manuel

    recuerdo que la primera vez que me fume un caño fue a los 16 con la mama de un amigo,recuerdo que la primera pitiaita que me pegue me ahogue ya que no sabia como hacerlo pero claudia (como se llama la mama de mi amigo) me enseño como debía hacerlo, después que terminamos me acuerdo q tenia mucha risa y me excite mucho lo peor es que se me notaba atravez del short. Ella me dice que si lo había hecho antes y yo le dije que no entonces me dice que la acompañe a su pieza y entrando me dice que ella me va a enseñar como hacerle el amor a una mujer me dice que la primera siempre es del hombre me saca la ropa y empeso a hacerme sexo oral si dure 3 minutos habrá sido mucho creo después de un rato de haber acabado me dice aora estas listo solo hace lo que yo te diga y lo pasaras muy bien estuvimos toda la noche teniendo sexo y fumando cañito en los descansos fue lo mejor que me paso en mi juventud desde ese dia que fumo yerba pero solo de sus cosechas cada vez que tiene una matita lista me llama y me regala provisiones no sin antes de pasarlo como aquella noche es una gran maestra y he sido su alumno por mas de 10 años que rico….

  • Lorena

    Esto es algo que escribí para recordar una aventura que tuve, la primera aventura que tuve después de haber terminado una relación de 5 años, la primera aventura con un hombre mayor que yo. 🙂 se las comparto.. aquí está 🙂

    …Apenas recuerdo esa noche, estaba tan intoxicada con alcohol, con la fiesta… con él.
    Ya todo había terminado, solo quedábamos él y yo. Era claro lo que íbamos a hacer, semanas de conversaciones, meses de “promesas” … todos para llegar a este momento, el momento en que estuviéramos él y yo solos.
    Comenzamos a caminar por esas calles, esas calles que alguna vez me vieron crecer y ahora no tienen ni idea de lo que pasa por mi mente… me toma de la mano, no es tan terrible, aunque sé que su intento de ser un galán de telenovela es falso, él solo quiere devorarme por dentro, y yo juego a la ingenua para que no se dé cuenta que sé que sus intenciones no van más allá de una noche de pasión.
    Las mías tampoco… pero como buena mujer, no debo dejar que sé de cuenta de aquello.
    Vamos caminando firmemente, en realidad no tengo idea hacia donde voy… hacia donde vamos, dejo que me lleve, él sabe donde vamos, ya lo ha hecho antes. Solo tengo dos horas antes de que amanezca y tenga que estar en de vuelta en mi cama pretendiendo que esto no ha pasado. No me gusta estar con “toque de queda” pero es la única opción que se ha dado para este momento.
    De pronto nuestra caminata se ve interrumpida por el saludo de unos amigos, él me deja de lado, avergonzado tal vez. Nos han visto, ellos saben donde vamos… A esta hora de la noche, ¿que más podríamos estar haciendo? Nos miran juzgándonos y a las vez celebrándonos… obviamente celebrando la nueva conquista de su amigo. Aunque claro, no se van… no se han ido, y sigue la fiesta ahí mismo en la calle.
    Lo miro impaciente, nosotros teníamos un destino, ¿Qué estamos haciendo aquí con esta gente? Mi cuerpo está implorando por dentro… ¡¡llévame a tu casa, tómame de una maldita vez!! … pasan los minutos y me doy cuenta que el toque de queda está cada vez más cerca, minutos eternos, malditos.
    Se me ocurre una idea, una tentadora idea… simplemente decirlo.
    “Me voy”
    “¿Por qué?”
    “Ya no puedo esperarte más”
    “Un segundo”
    “No tengo un segundo, tengo que irme, el toque de queda… tu sabes”
    “VAMOS ENTONCES”.
    Mi cuerpo grita por dentro “¡por fin!” … está apurado, puedo verlo, apenas alcanzo a entender donde estamos… no me deja ni despedirme y todos me quedan mirando con esa cara… esa cara acusadora porque saben a lo que voy. No me importa, llevo meses esperando esto y no me pienso detener por nada… ni por nadie.
    De pronto estamos en una pieza, él prende la luz… no digamos que esto es un hotel, pero veo un colchón, en realidad es todo lo que necesito y él lo sabe… por algo estoy aquí a las 5 de la madrugada.
    Su mirada se vuelve un poco fría, un poco distante tal vez… se acerca de a poco, pienso que me va a besar y no lo hace. Eso me vuelve loca… ¡ya estamos aquí, que estás esperando!
    “Voy a poner música” me dice, buscando en el playlist de su celular. “¿Te gusta esta canción?”
    Apenas entiendo que canción es, mi mente está en otra parte, la anticipación me está comiendo por dentro. Me siento a su lado, esperando “algo”.
    “Ven, dame un beso” dice por fin, decidido.
    Me acerco y siento inmediatamente como algo se mueve dentro de mi, mis brazos están temblando… por fin, ese beso… anhelado y maldito beso, aquí es donde todo comienza…
    Esta no es la primera vez que nos besamos… pero este beso es otro, este beso es el comienzo de lo que ambos estábamos esperando, concretar todas esas promesas, todas esas palabras que nos hemos dicho alguna vez… tentándonos, esperando, justo este momento…
    De pronto está sobre mí… deseándome, mirándome, tocándome…
    Sus manos son expertas, saben lo que hacen… esto es algo que él ha hecho muchas veces y yo lo sé, por lo mismo estoy aquí, justo en este día, justo en este momento… me estoy aprovechando de su experiencia, pero él no lo sabe, él no sabe que yo sé muchas cosas sobre su persona… no tiene ni idea que por algo estoy aquí con él y no con otro, yo tampoco se lo diré, es un secreto entre mi vagina y mi mente.
    Entonces comienza a desnudarme. Si, lo admito, un poco de miedo y anticipación se apoderan de mi… lo que hace que un escalofrío recorra mi espalda… mi piel se eriza y él lo nota.
    “Relájate”
    “Ok”
    De a poco me va besando, el cuello, la clavícula… oh la clavícula, le advierto que no me deje ninguna marca… no sabría como explicarlo después. Su camino sigue hacia abajo, mientras me va sacando la ropa de una manera casi bestial.
    Me desea, me desea ahora y me desea ya. Tampoco tenemos mucho tiempo para preámbulos, el toque de queda pesa fuerte entre nosotros.
    De pronto ya estamos desnudos, él está sobre mí, devorándome, besándome, mordiéndome casi… y ahí estoy yo, gimiendo, casi gritando… deshaciéndome bajo sus brazos.
    ¡Oh exquisita sensación… casi te había olvidado!… me besa una vez más y siento su erección entre mis piernas…
    Ohh.
    Juguetea con su pene en la puerta de mi vagina, tocándome de a poco, golpeando levemente mi clítoris…
    Mi respiración se acelera cada vez más, mis gemidos son cada vez más fuertes.
    QUIERO QUE ME PENETRE, lo quiero ahora dentro de mí. Lo miro con cara de urgencia y el entiende mis deseos… y entra en mí, entra en mí con fuerza, lo que hace que todo mi cuerpo salte y que un potente gemido salga de entre mis labios.
    “Relájate” me dice al oído… creo que lo quiere decir en realidad es que trate de bajar la voz, mis gemidos están fuera de control…
    Por un segundo me doy cuenta que no sé donde estoy, así que debo tratar de tranquilizarme, no sé quien me escucha tampoco…
    Lo siento dentro de mí, moviéndose, dentro y fuera, golpeándome por dentro, por todas partes…
    La sensación es exquisita, siento ese calor recorrer todo mi cuerpo, siento el sudor recorriendo mi espalda, no estoy pensando en nada, mi mente está blanco, solo me concentro en lo que él hace.
    No nos miramos a los ojos, esto es solo un encuentro casual de una noche, que ya se está volviendo día.
    De pronto se aleja…
    ¡No.. no te salgas!..
    Antes de alcanza a pensar en algo, me toma de las caderas, me levanta y es él ahora quien se recuesta en el colchón… me pone encima y empiezo a moverme hasta que encontramos nuestro ritmo, arriba, abajo… su respiración se agita cada vez más, siento sus ojos sobre mí, no soy muy fanática de que me miren, así que cierro mis ojos, miro al techo y trato de concentrarme en otra cosa.
    Pienso en él, en su miembro palpitante dentro de mi, ohh si, eso es mejor… me concentro y trato de no hacer mucho ruido, eso le molesta, porque nuevamente me toma en sus brazos y me pone debajo de su cuerpo, sus ojos acusadores me miran mientras entra nuevamente en mí, con fuerza, con más fuerza, más intensamente hasta que a mis labios se les escapa nuevamente un gemido.
    “Eso”
    Estoy confundida ¿quiere que gima o que no?
    Se agita aún más mi respiración, él sigue incesante dentro de mí, sus movimientos cada vez más rápidos, cada vez más fuerte, sabe que me gusta, me mira a los ojos mientras disfruta como me deshago entre sus manos, mis gemidos se hacen más fuertes y él trata de acallarlos poniendo sus labios cerca de los míos, quiere escucharme gritar, pero que nadie más me escuche.
    Estas horas parecen interminables, de pronto vuelve a mi..
    El toque de queda
    “Para”
    “¿Qué pasa?”
    “Me tengo que ir”
    “Yo no me he ido”, me responde riendo…
    “Yo tampoco”
    “Arreglemos eso entonces”… eso casi sonó como una amenaza.
    Nuevamente sale de mí, y se me escapa un suspiro, pensando que hemos terminado, aunque no quiero que esto termine, me alivio pensando que no fallaré a mi promesa de llegar pronto a casa.
    Pero no, estoy muy equivocada.
    Nuevamente me toma entre sus brazos y de pronto me veo en una posición que no me agrada mucho, pero el alcohol que aún tengo en la sangre hace que no me importe tanto…
    Afirmada en mis codos y en mis rodillas, lo siento como se posiciona tras de mi, siento sus manos recorrer mi trasero, y suspiro…
    “Por ahí no” – Eso no es algo que haya hecho con nadie y no lo haré con alguien que me importa tan poco – me sorprendo de mi misma al darme cuenta que aún intoxicada tengo mis limites.
    “Está bien”, aun así no cambiamos de posición, sus manos traviesas comienzan a acariciar mis muslos, entre mis piernas y a jugar con mi clítoris…
    Mierda
    Estoy perdiendo todos mis sentidos en este momento…
    ¡Penétrame de una vez! Esta agonía es tan desesperante y exquisita a la vez, él lo sabe, juega conmigo, introduce un dedo en mi húmeda y desesperada vagina…
    Mi mente grita ¡POR FAVOR!
    Y de pronto, de un segundo a otro, está dentro de mí, como un golpe.
    Gimo fuerte, entre dolor y pasión, fue tan rápido que creo que movió todas mis entrañas…
    Mientras me penetra y yo gimo, con su mano me toma del cuello y lleva mi cara hacía él, mi cuerpo está cansado, apenas responde, solo dejo que me haga suya, que haga lo que quiera… ya no puedo más.
    Me besa fuertemente, mientras sigue penetrándome, sus manos, ahora en mis pechos, comienzan a apretar suavemente mis pezones, mientras siento su respiración en mi oído, este es el momento, mi respiración se agita aún más de lo posible, y siento deseos de gritar… mientras mi cuerpo tiembla y se desvanece entre sus manos, doy un último grito que es acallado por sus labios.
    Suavemente me pone sobre el colchón mientras disfruto de ese increíble orgasmo que me ha provocado, mi cuerpo está cansado y quiere dormir, el problema es que no puede hacerlo aquí…
    Abro los ojos y me doy cuenta que ya es casi de día…
    El toque de queda
    Mi mente despierta de un salto, y lo noto ahí, mirándome, con su erección aún intacta.
    “Eso es lo malo del alcohol” me dice, con cara de decepción.
    “Bueno, por lo menos fue bueno para mí” le respondo con cara de traviesa
    “Lo noté, ahora haz que me vaya con tu boca” me ordena.
    Como buena mujer agradecida, me agacho frente a él, solo para darme cuenta lo grande que es realmente su miembro, claro, no lo había visto antes, tan de cerca…
    Lo meto dentro de mi boca, casi con dificultad, eso me gusta, eso me excita, no sé bien porqué…
    Siento como comienza a gemir, puedo saborearme a mi misma en él…
    De pronto el teléfono suena y ambos volvemos a la realidad.
    Me alejo y él contesta… mientras me hace un gesto para que me detenga.
    Me detengo, decepcionada… realmente quería retribuirle el favor… y para esto si que soy buena, realmente buena, ya me lo han dicho más de una vez.
    Se aleja un poco del teléfono y me dice “Tenemos que irnos, ¿todo bien?”
    “Okey, todo bien”… me levanto, aún decepcionada y comienzo a vestirme.
    El corta el teléfono, realmente no presté atención a lo que decía o que sucedió, apenas me mira y comienza a vestirse. Yo también hago lo mismo.
    Salimos de la pieza, y me doy cuenta que está ubicada en un patio y aún peor… que el sol está brillando… es de día.
    Mierda. El toque de queda.
    “Voy al baño”
    “Okey”
    Espero mientras hace lo suyo, en realidad, no sé que estoy esperando… realmente no sé como salir de este lugar porque tampoco sé como llegué aquí.
    Entonces llega nuevamente y empezamos a caminar, un pasillo…
    Llegamos a la puerta y estamos en la calle.
    “Chao, nos vemos, que estés bien” Un beso en la mejilla… y comienza a caminar en dirección opuesta a la mía.
    Vacilo por un momento… y comienzo a caminar, no puedo seguir atrasándome más, aunque la despedida me dejó un poco decepcionada, mientras camino empiezo a recordar lo intenso de esas últimas dos horas y mi rostro no deja de sonreír, esto es lo que necesitaba, es lo que quería, por fin.
    Llego, abro la puerta, subo la escalera silenciosamente para no despertar a nadie y que no sepan que llegado por lo menos una hora tarde, faltando al “toque de queda”.
    Estoy dispuesta a dormir, pensando en lo exquisito de esa noche, hasta que siento un golpe en la puerta de la pieza.
    Se abre la puerta, una cabeza…
    “Y, ¿lo hiciste?”
    “Si”
    “¿Cómo estuvo?”
    “LA RAJA”.

  • sequía

    llevaba casi un año sin tirar por culpa del maldito examen de grado, hasta que al fin llegó el día del examen, luego de aprobar 2 de 3 ramos me entregué a la celebración y claro, al alcohol, la piscola y sus efectos secundarios…terminé luego de 25 horas de carrete encamada con un compañero de universidad al que conocía hace mas de 7 años …al principio no quería tirarmelo (prejuicios de señorita que en ese entonces existían en mi cabeza y que ya han desaparecido POR COMPLETO) pero luego de 20 minutos recapacité…me faltaba otro ramo que aprobar, y serían al menos 6 meses de sequía sexual…sexo por deporte??- pensé- me fui al baño saqué mi pipa y me fumé unas pitiaditas de super skunk, una hierba rica recién traida de amsterdam…cuando digo rica, es rica y power!…el amigo no fumaba nada y odiaba las drogas y a los que las consumiamos, así que fume escondida, ni se dio cuenta, en todo caso no era muy inteligente el tipo, lo que le faltaba de sinapsis lo tenía a nivel orgasmico, pucha el tonto weno pa la cama!! evidentemente con mis quemaditas de hierba, mis sentidos estaban completamente alerta, ultra sensitiva, todo elevado al cubo…una experiencia exquisita…1, 2, 3 veces, y yo estoica pidiendo mas, él impactado, pensaba que mi cara de desorientada era producto de los múltiples orgasmos que me había regalado, se sentía orgulloso, la verdad no quise o mejor dicho no he querido decirle nunca la verdad…ya han pasado 2 años, seguimos con encuentros sexuales cada vez mas y mas “intimos” y carnales, basta un mensajito pidiendole sexo y como una buena pizza, llega caliente y rapidito al departamento…lo que no sabe es que siempre antes de que llegue, agarro la pipa y me fumo mis pitiaditas…quizás no sea un hércules en la cama pero la verdad no me interesa averiguarlo…

  • Patricia

    Disfrutaba de mi soltería a concho y decidí salir a carretear con una amiga y su novio. Ella abiertamente me había contado de sus aventuras sexuales (tríos, swings y demases) Y yo escuchaba y disfrutaba de sus historias, en las que siempre quedaba en entredicho su intención de convidarme a un trío.

    Esa noche, salimos a un cumpleaños. Yo supuestamente vería a un tipo con el que andaba y, además, tenía algo de onda con el cumpleañero. Sin embargo, la salida estaba dada para concretar el trío que todos deseábamos.
    En el cumple, bebí y bebí hasta que se me soltaron las trenzas. Durante el carrete fui y agarré al tipo con el que andaba le di un par de besos, pero no fue suficiente, ese día quería más. Luego le di de regalo al cumpleañero un beso de esos memorables y, si bien fue rico, fue de regalo y despedida. En ese momento aparece mi amiga, me agarra y me dice: “¡Vamos!”

    Salimos del cumple, fuimos a bailar, todo el rato los tres ¡Nuestra química era impresionante! Llego el momento de irnos a casa, pero eso no sucedió, seguimos la fiesta en un motel.
    Llegamos a la habitación y la calentura era inexplicable, nunca había besado a una mina, pero eso no se notó ese día. Nos abalanzamos a la cama, nos sacamos la ropa y los roles empezaron a asomarse naturalmente. Su novio nos daba instrucciones y nosotras jugábamos a revolcarnos. Gritos, quejidos y palmadas por todas partes. Era un trío/sometimiento, se habían mezclado dos de mis fantasías favoritas. Mmm… Rico!
    Nos tocamos y besamos por todas partes, nuestra lengua recorrió hasta el úñtimo rincón de nuestros cuerpos. Su novio disfrutaba del show y al rato se nos unió. Los tres disfrutamos de una noche maravillosamente caliente. Estimulación, penetración, un olor femenino que no era el mío, dos de mis fantasías cumplidas en una noche…. ¡No podía creerlo!

    Llegué a mi casa como al mediodía con una sonrisa de oreja a oreja y con cada músculo de mi cuerpo adolorido.
    En la tarde me llama mi amiga para saber cómo estoy y le digo: ¡Hueona, me duele todo! ¡Incluso aquello! Y ella, muerta de la risa, me dice: ¡A mi también! ¡Puta que lo pasamos bien! ¡¡Jajajaja…!!
    Hasta el día de hoy recuerdo esa noche como una de las mas ricas, calientes y placenteras de mi vida.

  • susú

    En un carrete en el departamento de una compañera de taller de literatura, el año pasado, era su cumpleaños y fue la volá mas loca de mi vida.
    Era en invierno y salíamos, como era de costumbre, muy tarde. Como teníamos una excusa buena para hacer un carrete, no apresuramos a llegar al departamento de la cumpleañera. Éramos como unas diez personas. Llovía pero no hacia frio. Compramos pisco sour y unas botellas de tequila. Previa mente, en la tarde me había juntado con mi primo el cual maravillosamente posee una planta de skunk en su casa. Me dio unos 4 cogollos bien apretados, ¡tenían un bouquet maravilloso! Bueno, yo no le dije a nadie que tenía en mi poder semejante ejemplar. Hasta que cuando todos estaban compartiendo tranquilamente las cosas para picar y para beber, me pareció que estaban algo aburridos. Así que hice mi aporte natural y sicodélico. De mi cartera saque mi pipa favorita de vidrio y la cajetilla donde guardaba el material volátil. Solo uno de los asistentes sabia del poder de esta hierba, y se acercó a mi preguntando: es skunk? Y yo solo le sonreí maliciosamente…
    Empezó la ronda por el lado derecho y a más de alguno se le fue en collera la pipa, tuve entonces que hacer una introducción a la pipa de vidrio. Ya una vez que todos estaban más arriba de lo que ya estábamos (8vo piso)
    Fluyo el tequila entonces y fue una mezcla increíble. Yo me sentí extasiada por todo hasta por las papas fritas. Estábamos cada uno en su propia nube cual goku, volando y sintiéndose híper sensibles.
    La cumpleañera era una mujer de cuerpo menudo, voluptuoso, pero muy pequeño era como una muñeca. Recuerdo que estaba sentada cantando una canción de los aterciopelados, florecita roquera, esa era lo recuerdo bien. Creo que pasaron unas hora en que me fije que estaba bien buena la chiquilla esta… debo aclarar que mis gustos son variados. En un momento ella fue a buscar algo a su habitación, entonces sin pensarlo dos veces la seguí, y la tome de la mano.
    Lo que ocurrió después fue algo borroso pero consciente de lo que estaba haciendo y la verdad nunca había llegado tan lejos con una mujer. ‘No está nada mal’ -pensaba mientras estaba haciendo algo que nunca había hecho antes.
    Al otro día desperté con las pantis a medio poner, no tenia ropa interior. Y estaba a torso desnudo, en la cama de esta mujercita. Me levante todavía ebria y elevada, como pude busque mis cosas. Me vestí, fui al baño, me mire al espejo y tenía cara de accidente de tránsito. No quise despertarla ella dormía plácidamente. Cuando salí de la habitación estaban todos los asistentes a medio vestir en compañía de todos mezclados, entremedio del montón de carne expuesta encontré mi cajetilla, la pipa y mi cartera. Me hice un cigarrillo con mi papel favorito sabor a cherry para fumarlo mientras caminaba por el forestal hacia mi casa. pensando que noche tan agradable…

  • Paulita

    Mi mejor historia fue precisamente con mi amante…

    Tengo 25 años, 2 hijos y un marido al que conocí a los 15 años.

    Mi relación ya estaba bastante fomeque, asi que decidí lanzarme a la aventura con tutii!! Coincidió que tuve que viajar con el jefe de mi marido a Coquimbo, a trabajar de cocinera. El es bastante atractivo y con mucho dinero. El viaje tuvo varios momentos de risas, miradas, insinuaciones, coqueteos, etc. pero para asegurarme de que todo iba viento en popa, le digo a éste que paré por ahí por que ya no aguantaba las ganas de orinar… Nos bajamos y entre lo obscuro que estaba pude darme cuenta que el se fue unos centímetros mas atrás, me baje el pantalón y éste quedó loco…
    En el camino le ofrecí un chicle y le dije que me lo sacara de la boca, este accedió.
    Llegamos a destino y allí estaba mi marido esperándonos con copete de todo tipo… Hicimos una ronda y empezamos a conversar de la vida, tomando whisky, vodka, cervezas, ron, teníamos de todo… Mi marido mezclo los tragos y hasta ahí no más llegó.. Yo no iba a quedarme con las ganas, así que empece a atinar con el jefecito, en el sofá que estaba frente al que dormía el borracho de mi marido, la temperatura comenzó a subir, la adrenalina de sentirnos descubiertos en plena acción hacia que yo mas desease esa loca aventura de verano, me dejé llevar por esos apasionados besos e inquietantes caricias y tuvimos sexo durante 2 exquisitas horas!! Al cabo de unos minutos, ingresé al baño para despojarme de aquella ropa que había sido victima del pecado, y sacarme el sudor de aquella noche de pasión, cuando siento la voz de mi marido que gritaba mi nombre, muy nerviosa abrí la puerta del baño y este me hizo suya por 1.547 vez, mientras el jefecito se cubría sus partes en el sofá haciéndose el dormido, escuchando como tenia sexo por segunda vez en menos de que cante un gallo.
    Ésta es una de mis mejores locuras, aunque no la última… vendrán más!!

  • Roxy Katt

    La Iluminada

    Recuerdo claramente ese día. Todo comenzó con una de las tantas invitaciones a beber que yo le hacía a mi canuta y siempre sobria hermana. La gran diferencia aquel día fue que ella sí aceptó.
    Con cada chela que pedíamos, mas la desconocía y la conversa mas subía de tono, pero mi mayor sorpresa fue cuando frente a mis ebrios ojos aparece ni más ni menos que el muchacho que me gustaba. Yo estaba borracha pero no tonta así que lo invité a sentarse. Él andaba con un amigo medio petizo que se presentó como “El Pulga”. De inmediato noté la cara de incomodidad de mi hermana así que aproveché que ella aun tenía el hocico caliente y opté por emborracharla.
    Al rato ya estábamos todos arriba de la pelota, pero aun no veía interacción entre mi religiosa hermana y El Pulga. Esto no me convenía porque me sería más difícil arrancarme por ahí con el muchacho que me traía cachonda. En ese preciso momento estaba tan prendida que recordé que tenía unos cogollos en mi depa, así que le dije a mi socia que me acompañara a buscarlos para ver si con eso se le relajaba el espíritu santo.
    Ya estando en mi depa nos fumamos al tiro algo entre las dos y enrolé unos cuantos para llevar, pero casi morí de la sorpresa cuando estos muchachos me llamaron diciendo que estaban afuera y que habían comprado unos copetes para seguir el mambo en mi depa. Bueno, como no me gusta hacerme de rogar los dejé pasar. Fumamos como condenados y el alcohol también hizo lo suyo. Yo estaba arriba del balón y el mino que me gustaba se me estaba poniendo cariñoso, pero miré a mi hermana y al Pulga y estaban más pegados que calzoncillo de quinceañero. Al menos ya no era problema dejarlos solos, así que aproveché y me llevé a mi victima a la pieza. Cerramos la puerta, nos tiramos a la cama, pero todo se fue a la mierda en ese momento. ¡No me la podía creer! El hueón se quedó raja, roncaba más fuerte que la chucha. Apliqué múltiples técnicas, le lamí la oreja, le metí un dedo en la nariz, incluso le hice unos nanai en el chimuelo, pero no pasó nada.
    Envuelta en decepción me quedé dormida, y al rato desperté cagada de sed. Fui a la cocina, estaban las luces apagadas así que no metí ruido para no despertar a nadie, estaban tan volados que seguramente se habían quedado dormidos sentados. Cuando me asomé lo único que podía ver era la silueta de mi hermana, lo extraño era que tenía los brazos levantados y movía la cabeza de un lado al otro. Lo primero que se me vino a la mente fue que a esta hueona canuta le había bajado el arrepentimiento y se sentía pecaminosa por alcoholizarse, así que se había puesto a rezar ¡Me acordé al tiro de las iluminadas y sus bailes! Me quedé mirando mientras se me acostumbraban los ojos a la oscuridad y de pronto me doy cuenta que no eran brazos, eran piernas, y que entre esas piernas, la cabeza que tanto se meneaba no era la de mi hermana, ¡Sino que la del famoso Pulga! que más bien era El Ladilla, porque puta que estaba disfrutando con el choapino de la comadre ¡Claro! Pa ponerse a la par a esta se le ocurre torcerse entera y creerse araña. Lejos el sexo oral más extraño que he visto. Era todo un espectáculo ver como lo gozaba la supuesta devota, quedé pasmada sapeando como el par de bichos se retorcían y los deditos de los pies de mi hermana se abrían. Parece que tenía la pura cara de santa, tal vez siempre ha sido buena para gritar aleluya.
    Lo que es yo, me fui a acostar y al otro día le di el filo al dormilón bueno para el ronquido. ¿Y mi hermana? Ni idea si habrá seguido rezándole al San Pulga.

  • Nicole!

    Bueno, todo esto fue un día en Stgo. luego de ir al dentista con mi pololo… Pasamos al departamento de mi hermano, teníamos hambre, cocinamos y luego llego la hora de la dosis del día, tenía que ser uno bueno y así fue, estábamos en el balcón muy relajados, en el máximo viaje hasta que decidimos ver una película; mi hermano tiene Nextflix en su Wii entonces buscamos un clásico, que a todo esto yo no la había visto… “How High” oh “Buen Rollito”. Estábamos echados en el sillón, mi hermano tiene un departamento muy bonito, decorado con hartas cosas internacionales, entre esas cosas estaba colgado frente al sillón un extraño muñeco, algo así como un títere pero no le dimos mucha importancia, luego de un rato pasó la típica, entre beso y beso empezó a subir la temperatura, pero obvio! si todo el mundo sabe que cuando se ve una película en pareja, jamás, pero JAMÁS se termina de ver, sobre todo si estábamos bajo los ricos efectos de un buen cañito! De repente nos sentimos algo observamos por este muñeco, yo le daba la espalda pero me perseguía sola y es por eso que a mi pololo se le ocurrió la gran idea de irnos a la pieza de mi hermano, total estábamos solos y no llegaba nadie dentro de un buen rato; Me saco los pantalones y yo a el, me senti algo nerviosa, instinto femenino diria yo, así que dije “¿y si llega alguien?” y en ese justo momento sentimos golpear la puerta, pero no fue normal, solo fue con los dedos, ambos nos miramos y por nuestras mentes paso de todo! Era el muñeco, se había levantado, caminaba y golpeo la puerta de la pieza, teníamos miedo, fue la sensación de miedo más terrible de mi vida! bueno entonces dije “¿Quien es? y desde el otro lado respondieron “¿Nicole?” ERA MI HERMANO! había llegado antes de lo normal y abrió la puerta, me miro, y luego entro y vio a mi pololo con los pantalones abajo, además de todo esto ni siquiera se conocían… Yo solo atiné a decir “Perdón salgo altiro”. Nos vestimos y salimos rápidamente, estábamos muy volados aún y todo esto fue muy vergonzoso, nos sentamos en el sillón “nuevamente” y me pregunto si me cuidaba etc etc, mi mente solo quería reír, pero lo peor había pasado… Cuando de repente mi hermano dijo “fumare”, se dirigía al balcón cuando mi pololo me dice silenciosamente “Nicole, el otro caño esta afuera” y por esos milagros de la vida, mi hermano se devolvió a la cocina, así que rápidamente salí y lo guarde… mirábamos y mirábamos el maldito muñeco con rencor, estábamos seguros que era él el que tocaba la puerta. No estuvimos mucho rato más, la vergüenza era mucha así que disidimos irnos. Salimos del edificio y no podíamos creerlo, no parábamos de reír y entonces dijimos que esta es una de las historias para no contar a nadie.

  • Francisco

    Para empezar esta historia es necesario remontarnos al verano 2010, me encontraba en una playa de la octava región llamada Cobquecura (si, la misma del epicentro del terremoto) pasando mis vacaciones junto a mi polola.
    Recuerdo que llegamos un viernes bien temprano, dejamos nuestras cosas en la casa y partimos a recorrer los tremendos paisajes que nos brinda esta comuna pero no sin antes probar una caladita de unos skunk que guarde desde abril del 2009 con el fin de pasar unas vacaciones increíbles…
    Muertos de la risa lo primero que hicimos fue armar nuestro bolso para pasar el día en las playas de la comuna, lleve un pitito, un aceite bronceador, frutas y todas las ganas de tener un día espectacular. Nuestra mejor parada y la mas placentera fue en una playa llamada Iglesia de piedra, un tremendo monumento de la naturaleza, imponente desde donde se mire. Para ponerlos en contexto es una playa muy poco visitada y después de estar un rato escuchando música y tomar sol, nos dimos cuenta de que no transitaba gente y decidimos quemar el porrito que llevaba en mi bolsillo, luego y entre risas empezaron los besos apasionados y las caricias, aprovechamos el aceite de broncear para darnos unos masajes y la fruta que llevamos para jugar eroticamente mientras estábamos sobre una roca que fue la única que presencio la pasión, el amor y el placer que nos provocaron un porro, el mar, las rocas y el viento…
    Para terminar mi relato les cuento que esa misma noche fue el fatídico terremoto del 27 de febrero del 2010 y entre mi polola y yo siempre hay bromas de que nosotros fuimos los culpables de tremendo movimiento telurico que tuvo por epicentro a mi querida Cobquecura.

  • Josy

    Con 18 años recién cumplidos piensas que la vida es espectacular y sabes sii… que lo es, aquella noche no saldría, me quedaría en casa viendo pelis como looser sola, (que triste jajaja), pero bueno no lo fue :D. unas conocidas me invitaron a una fiesta, no conocía a nadie en ella asi que mas me emocione hahhahha… al fin de al cabo mis super conocidas se marcharon con unos tipos y yo quede sola, estaba ya lejos de casa y no tenia en que venirme, pensé ” buscare algun longi que me lleve” y lo conseguí… -buena!, dije en mi mente!; me quería vender la poma’ pero yo ni ahí, se veía tan… tan, eee… tontito por algo me fui con él pero, realmente me sorprendió… a todo esto me propuso ir a comer pizza, acepte, y no me gusto jajaja así que para no perder la guarde, y nos dirigimos a mi hogar, pero se paro en la carretera y se hizo un caño, yo había fumado antes pero sola… con mis plantas: auto-cultivo, piola, pero este me dijo: – es de Valpo y rió, yo lo mire con susto pero igual fume dije en mi “meeeee ni me volé” cuando veo que la música tiene colores y la lengua me pesaba, mi cerebro tenia una explosión de felicidad y de auras mágicas wwwwwwwwwooooooowwww!!!!! fue espectacular! y como tengo esa sensacional enfermedad que me deduce como ninfomana obligada! jajaja lo viole hasta decir basta! si me quería volar ahí tuvo…jajja al ver que ya sufría pensé y me baje; al rato después me dormí, el tipo igual; al despertar ya había amanecido y le di el bajón a la pizza que aborrecí jajja… no quise volver a verlo… el hasta el día de hoy me busca… pidiendo sexo enfermizo, yo no quiero hasta que sepa que lo que me gusta es volarme! 😀 esa si es felicidad 😀

  • RoNMiss

    Después de un 2012 de Rupturas Amorosas y que literalmente Mi único consuelo Sean solo Juguetes Sexuales, en la postura de no involucrarse con Nadie más que mí.
    Llega este caluroso verano de 2013.
    Y aun me Hace estremecer tanto placer involucrado, en una calurosa tarde de Piscina, Sol, white widow, y por supuesto un infaltable Folli Amigo con quien de cuando en vez practicamos su touch and Go! Muy de moda por lo demás.
    Y como entrabamos en una Nueva Era. Baltazar y Yo nos aventuramos a dejarnos llevar por las Altas Temperaturas Y qué decir de aquella delicadeza sutil, que nos da la Naturaleza.
    Esta bella Flor que deja alerta tus sentidos. Que cada Beso, Caricia se sintiera como si un excitante Narcótico Atravesara tu Piel.
    Y en una puesta en escena para hacer Burbujas de placer dentro del agua. Con una Soltura del alma desgarramos nuestras ligeras Ropas.
    Me sentía completamente dominada por esas manos que descubrían ansiosamente cada espacio de mi cuerpo.
    Mi Cuerpo y Mente Bajo el efecto psicodélico de mi amada planta, me hacía sentir Levitar Sobre una Cálida Marejada de Excitación.
    Deseaba tan intensamente su sexo; quería saborear aquel Placer y que mi boca transmitiera esa energía a mi vientre; el que no dejaba involuntariamente de contraerse con cada Beso, Caricias y Apretones de la Piel.
    Envuelta en esa manta desaforada de deseo con mi mano sosteniendo tan viril y petrificado miembro palpitante, en un punto de quiebre. Lo Introduzco suavemente en mí, sintiendo como abría cada vez más profundo mi comprimida cavidad Húmeda y Cálida.
    Completamente involucrada en el Ritual del Agua, Me entrego por completo a las Manos del Post Mortem. Así regresando mi alma al Cuerpo, Enciendo nuevamente mi Güiro y medito sobre ese inolvidable viaje al más Allá.

  • jescobar

    Amigos de cáñamo y Japi Jane mi historia transcurre entre la sexta y quinta región.
    Vuelta de un fin de semana desde san Fernando a Rancagua me encontré con un terminal de buses repleto dando vuelta sin puto asiento para Rancagua. Decidí desconectarme de toda esas personas aceleradas y me retire bajo la sombra de un árbol y me fume un cañito, de vuelta al anden de buses un auxiliar de bus pregunta donde viajo “a Rancagua” toma mí bolso, me deja en la puerta del bus. Buscando el asiento esta… “chucha al lado del baño”, al acercarme veo que en el asiento del lado una mujer joven bien parecida y en mí vola aquí rompo el hielo antes de sentarme “señorita esta ocupado el asiento, responde con voz suave, no nadie, sobre la misma, esta segura si segura emmm disculpe pero una joven tan hermosa me parece difícil sin compañía al sonreír me presente. No paramos de conversar hasta Rancagua.
    Ella vivía en Sta. Cruz estudiaba ingeniería comercial en la U. Católica comprometida con su novio ya egresado y de viaje fuera del país y fue ahí sin medir palabras en mí volada le digo “yo te llevo donde voy” haber tu eres casado perdóname pero mujeres como tu imposible evitar acercarse, para que no quede duda anota mí numero móvil se acercan mis vacaciones llámame viajamos algún lugar espero tu llamado.
    Al Terminar el viaje tomamos nuestros destinos y yo aun con los efectos caminando hacia la pensión me fumo otro para dormir relajado y pegado con aquella mujer.
    Pasaron los días y se acercaban mis preciadas vacaciones programándome para ir a la playa.
    Aun quedaban recuerdos fugaces de aquella mujer ufff… cosita rica. Hasta que un atardecer de humos sanadores suena el móvil y al contestar no lo podía creer esa voz inconfundible Marisela como estas “me reconoces la voz” claro tu voz esta en mi mente ya me quedo claro a donde vamos serena que te parece, anímate me responde “difícil lo veo estoy en Sta. Cruz y viajo a Melipilla a ver a mi suegra” Hueveando le digo “que va a ver esa señora aburrida y tan lejos, baja en Rancagua nos tomamos unas chelitas conversamos y lo pasamos de lujo. Ante su negativa de juntarnos le propongo que la espero en Santiago a lo que termine su visita en Melipilla esperando que no me deje plantado.
    El día llego estaba ansioso en el terminal y por teléfono acordamos ir a viña, idea que no me agrado mucho ya que algún sapo podía delatarme ya que mi pueblo queda cerca, a la chucha precavido en lo que haga.
    A la distancia la reconozco me sorprendió verla con una tenida hippie grandes lentes y una sonrisa cómplice la abrace y dice “me fume un pito siento un hormigueo en la cara” bese sus labios con aliento marcado a hierba y subimos al bus. Otra vez al lado del baño me trae suerte el olor a pichi.
    Al llegar a Viña caminamos en busca de una buena sombra y un tronco generoso que disimulara nuestras caladas y pasión. Atardeciendo fuimos en busca de un hostal a lo que resulto un fracaso, ante ese inconveniente y sin fijarse en gastos pensé en un departamento y en el momento exacto pasando por ocho norte se acerca una persona ofreciendo justo lo que necesito ubicado en 15 norte. Una vez en el lugar con Charly cerramos el trato con cinco días jijijijiji y a lo nuestro, en ese momento Marisela dice que ella podía estar hasta el día siguiente … tan poco “si poco hueon infiel ahhh y tu pero no estoy casada” terminado el alegato, molesta de no consultarle cuanto estaríamos juntos. Salimos a bajonear retomamos el tema se veía difícil pero no me rendiría a convencerla mí actitud egoísta provoco su molestia claro estaba este momento era para los dos y la invite a caminar apreciar la brisa del mar, cuando faltaba una cuadra para llegar a la playa me dice que le duelen los pies sube a mi espalda te llevo. Recostado sobre la arena con las piernas cansadas pensando en fumarme uno Marisela me besa interminable el nivel de excitación llevo a consumar el acto sexual.
    Devuelta al departamento lo prendimos y todo era risas que después de una ducha pasó la cuenta el día y nos dormimos.
    Por la mañana nos despierta un ring tone, Marisela de sobresalto dice “mí mamá” al terminar de hablar salimos a tomar desayuno y volví a preguntarle si continuábamos juntos los días siguientes. Entonces me conversa en detalle que logro convencerla de juntarse en santiago en unos días y que las palabras de su madre hicieron reconsiderar aventurarse con una persona ajena al circulo de confianza, social y familiar producto de la siguiente frase “hija cuidado con lo que esta haciendo Pablo es un buen hombre inteligente, respetuoso y trabajador no va encontrar otro hombre igual con tan buena pega, recuerde, se casa en febrero no vamos a lamentarnos después”. Ovio que la señora sospechaba de la conducta en su hija.
    Por mí parte casado encubriendo todo no pude negar la preocupación, pero nada me arrebataba lo bien que me sentía ¡así es! Lo que comencé hay que terminarlo.
    Llegada la noche en la terraza mirábamos las estrellas la abrace comencé a besarla con intensidad diciéndole quiero hacerlo, ignorando su negativa y con la sexualidad en su máxima expresión ella con su aliento agitado decía “ay ay nos están mirando” una clara sugestión, bien quieres acabar donde nadie nos vea, se arreglo la falda le tomo el brazo y Salí del departamento directo al ascensor, por la hora no tenia tanta concurrencia. Dentro del ascensor cerré las puertas sin solicitar nivel retomamos el ritmo de la penetración al mirar el infinito reflejo interior los espejos la tensión muscular y cada vez mas excitados acabamos en un orgasmo que abrazamos cielo, listos abrimos las puertas Marisela sale un paso adelante y nos espera la pasividad del lugar.
    En la terraza conversando fumando un pito tomando cerveza comiendo riendo siendo felices. Los días siguientes disfrutamos cada momento hasta el día de regreso.
    Devuelta en santiago su madre la esperaba en el terminal, yo regrese a retomar con mi familia lo que postergue en cinco días.
    Entre mar y arena ella vivió la experiencia de actuar por sus convicciones dinámicas significativas y no por perjuicios familiares sociales estancados que nos llevan a la involución. Por mi parte agrego “Lo bello y el placer lo podemos rescatarlo en todo momento pero nuestra ignorancia y carencia de compromiso a potenciar la vida en pareja nos vuelve ciego con estupidez crónica intolerante de cambiar lo cotidiano.

  • Idiotizada.

    Recuerdo perfectamente la primera vez que lo vi, estaba con mi hermana mayor y su pololo.
    Mi hermana no podía ir donde su pareja sola y siempre me tenía que llevar de chaperona para que mis papás le dieran permiso de compartir en la casa de él.
    Entramos y lo primero que se puede ver es el living, había un hombre de pie, perfectamente vestido y todo despeinado como recién despertando, movía su cintura bailando tímidamente porque estaba escuchando música. Lo miré expectante, taciturna, me saludó emocionado con un beso en la mejilla, en ese momento lo único que quería era que me besara la boca y que el tiempo dejara de correr.

    Desde ese momento, nunca más lo dejé de ver.

    Como buena chaperona, acompañaba a mi hermana a todos lados y donde íbamos estaban los amigos del pololo y entre tantos se encontraba él, acompañado de una flacuchenta paliducha alta a quien besaba con tanto éxtasis que lo único que quería era ser ella, sentía envidia, recelo … No la saludé, me sentí apocada por su aspecto.

    Era enero, mi cumpleaños número 17. Estaba él y más amigos, pero él me importaba …
    Cruzamos más palabras de lo normal. La tendencia era un hola; cómo estás; adiós. Esta vez entablamos una conversación, interesado en saber más de mi … cambiamos msn.

    Me agregó primero! emocionada acepté. Le habló o no?!! qué terrible!!! mi corazón se aceleraba y mi estomago me hacía sentir extraña… al final no le hablé

    Pasaron días y nada de nada, no chateabamos , no nos veíamos …. siempre con la polola. Yo RE-CELOSA! Llegó el momento crucial, lo saludé, conversamos, nos juntamos, parloteamos …

    Yo pasando mis rollos de niña- adolescente queriendo a ese hombre a quien ni por necesidad le llamaba la atención.

    Había cumplido ya mis 18, me manda un mensaje bastante cariñoso saludándome, hace meses que no sabía de él, mi hermana había terminado con su pareja y ya no lo podía ver.

    En esos días en los que entré a la universidad, por Marzo, me habla por msn, conversamos hartas horas … entusiasmados, hasta que me invita a su casa (estaba viviendo con su otra pareja, a quien no conocía, ni conocí)

    Nos juntamos, nos saludamos tímidamente en su saludo agrega- estás cambiada negrita.
    Y yo que me derritoooooooo! ahí mismo. Supiera las intenciones que tenía de devorarlo ahí mismo en la calle.

    Entramos, estaba algo desordenado con sus artefactos de Dj, intrigada por saber las funciones de cada cosa que tenía ahí, bastante interesante por lo demás.

    De curiosa entre al dormitorio, ese torrente del deseo invadía mi cuerpo! me quedé ahí, observando cada pared, cada cosa y obviamente la cama. Me senté porque pillé una caja algo interesante de color negro, no salía nada por fuera así que le pregunté qué era. Me responde algo extrañado – Es para jugar cartas, poker. Me aclara y yo, con doble intensión, ¿Cómo se juega? le pregunto.

    Se sienta a mi lado, me lo quita de las manos, roza su brazo con mi pecho, me explica de forma leve, yo observándolo como si fuera lo más interesante que haya escuchado, se da cuenta que lo miraba con atención, me sonríe se acerca a mi, cauteloso como un lince y me besa..

    Mi interior se estremece, evoca éxtasis, me calienta … es el beso más largo que me hayan dado, más caliente, me humedezco, mi mente funciona a mil por hora, no sé qué hacer, no sé si parar o seguir, de repente colapso, me quedo quieta tímida.

    Me mira con deseo, caliente desde su exterior, me abraza, me cubre con su abrazo me echa a la cama me desabotona la blusa mete su mano por debajo a mi espalda me suelta el sostén bruscamente, mis pechos al aire, yo, tímida.

    Había ocurrido hace un par de meses que perdí mi virginidad con la primera pareja que tuve, fue doloroso, incómodo, después de eso terminamos.

    Él me pregunta si lo había hecho antes, le respondo casi con la mayor seguridad que en ese momento pude entregar- Sí.
    Perfecto dice él, ahora por fin te tengo acá, en mi cama, para mi.
    Yo algo aturdida, sin saber qué decía.

    Nos desnudamos torpemente, recuerdo que hacía mucho calor, transpirábamos mucho.

    Estaba acostada, él arriba, besando todo mi cuerpo con deseo. Yo lo único que quería era que estuviera dentro mio, sentirlo, sentir su sexo en mi. Me mira juguetón, me dice: Tú arriba.
    Me pongo en cuclillas lo observo desnudo, fogosa, caliente, extasiada! Veo su miembro, lo admiro, viril. Es el pene más grande que haya visto en la historia, perfectamente hecho. Fue cosa de ver semejante instrumento y que me dieran unas ganas de que estuviera en mi boca, saborearlo, sentir su piel , su olor; todo desde su sexo. Mi primera experiencia en sexo oral.

    Lo meto y lo saco, para poder respirar, lo presiono con mi mano derecha con la izquierda me sostengo en la cama. tengo ganas de morderlo, apretarlo, saborearlo… mi cuerpo se estremece, me humedezco. Estoy entusiasmada, no quiero más que hacer eso, de repente siento su mirada en mi, lo miro … tímidamente.

    Me toma de los brazos y me sube, me dice: Te lo quiero meeeter negrita! déjame metertelo!!! Me tumba encima de él y me lo mete bruscamente, lo siento tan profundo, tan doloroso, tan rico. Quiero más, más, más!!

    Me observa admirando mis pechos (que son bastante voluminosos) y me dice, negra siempre los quise tocar, acariciar, morder … tienes unos pechos preciosos, agrega con calentura.

    Me tiene loca, caliente … arriba, abajo, de lado, de espalda … me puso en todas las posiciones que conocía y más!!! estuvimos horas jugando, disfrutando de nuestra calentura, yo gimiendo como nunca lo había hecho, teniendo orgasmos infinitos.

    Ahora tengo 24 años, nos vemos seguido, tenemos sexo, disfrutamos de cada momento que pasamos juntos teniendo sexo. Nos complementamos de tal forma que es lo único que podemos hacer bien juntos.

    Nunca hemos tenido una relación formal entre nosotros, él tiene otra pareja, yo por el momento estoy soltera, no he encontrado otra persona mejor para el sexo que él.

    La posesión con la cual admira mi cuerpo, su boca, su cabello, su perfecto pene me calienta, me excita de tal forma.. uff!!! y hace que cada vez que no esté con él lo piense, lo sueñe … lo extrañe.

    Ese hombre me cautivó desde la primera vez que lo vi!!!

    Cuando estamos juntos, el tiempo se detiene compartimos tantas cosas, tanto sexo, tanta seducción, he logrado orgasmos increíbles con él, nadie más.

    Es mi adonis y lo seguirá siendo, esté con quien esté! no temo compartirlo, porque siempre será mio antes que de cualquiera y solo somos buenos en eso, en el sexo caliente, puro, seductor … apasionado y sin otra intención que disfrutar del cuerpo de cada uno. Él cruza límites que con otra no lo hace, confío en eso, él no sabe que lo admiro en silencio, que fue el primero que me llevó a sentir pasión y sensualidad en mi, todo lo que sé de sexo es gracias a él ..

  • Adolfo

    Llevábamos un tiempo experimentando con marihuana junto a mi pareja, una que otra noche alocada por ahí. Pero un día me dijo que fumara solo. Dijo que me tenía un regalo especial y que lo disfrutaría más estando “un poco más arriba” de mis sentidos. No me hice de rogar, consumí un par de flores (nuestra cosecha) y seguí sus instrucciones. Me llevó a nuestra habitación y esperé mi regalo con ansias…
    Yo ya estaba listo, relajado, con mis sentidos intensificados. Cuando apareció frente a mis ojos no lo podía creer. Vestía un atuendo del que no sabía su existencia. Su tez blanca adornaba un pequeño traje de sirvienta o maid, de color negro, con encaje blanco, cuadriculado. Arriba consistía de una pequeña blusa que cubría hasta por debajo de sus pechos, escotada lo suficiente para ver aquel lunar que posa delicadamente sobre su pecho izquierdo. Abajo vestía una falda extremadamente corta, tan corta que podía ver el encaje de aquel calzón blanco que se asentaba cómodamente en su entrepierna. Llevaba hasta una pequeña cofia, con encaje al mismo color sobre su cabellera oscura. En una mano sostenía un plumero. En la otra, una paleta de dulce. Se me acercaba coqueta, peligrosa, lamiendo lentamente aquel suertudo candidato de azúcar. Eso fue lo que más me llamó la atención… aquel dulce, que acercaba a su boca y lamía de manera atrevida y extravagante mientras me clavaba una mirada hipnotizante. Mi cara dibujó una sonrisa de oreja a oreja. “Esto sí que lo disfrutaré”, me dije. Comenzó el espectáculo. Estaba en otro mundo. Mi yo interno era un caos, no sabía por dónde empezar. Ella se acercó a mí con un baile para mis ojos, yo pegado en los movimientos suaves de sus caderas. Al darse vuelta noté que la parte de atrás estaba desnuda, luciendo sus extremidades pálidas ante la tenue luz de la pieza. Quería sumergirme ahí, mi cabeza, mi cuerpo entero, entre aquellas piernas blancas y expuestas. Comenzaron los besos y caricias. Yo aún no lo creía, ella no es ella, es otra, no puede ser. Atrevida se acostó a mi lado, y pidiendo órdenes, dentro de su servidumbre, la ordené a darme sexo oral. Me preguntaba como lo quería mientras lamía y chupaba su confite, como si este fuera el modelo de lo que ella estaba destinada a hacerme a mí. Sin ninguna objeción a mis peticiones, y sin quitarme los ojos de encima, con aquella mirada hipnótica, puso aquella paleta en mi boca. Puse aquel dulce de lado para observar a mi pareja minuciosamente. Bajó y puso su cabeza sobre mi ombligo y lo besaba tiernamente, bajando su cabeza, beso a beso. Aun mirándome penetrantemente, acarició la orilla de mi bóxer, jugando, y luego tomándolo lo bajó, exponiéndome ante ella. Yo estaba intoxicado en el momento. Moría por sentir sus labios y lengua alrededor mío, por sentir su toque, aún incrédulo y sorprendido de quién era ella. Y eso fue lo que hiso. Posó su boca lentamente en mi miembro, apretando sus labios ante mi piel para hacer florecer un beso. Bajaba paulatinamente de manera lenta y sutil, intercalando besos y lengüeteos ocasionales, recorriendo la longitud de mi pene. Me sentía extasiado, mis sentidos plenamente intensificados. La hierba está hecha para el sexo, y en ese minuto lo confirmé. Cada beso, cada rose de su lengua húmeda y suave se intensificaban y tenían eco propio. El calor de su boca y de su cuerpo me atrapó. Todo esto se mezclaba con aquel dulce sabor de la paleta, con el hermoso patrón de su atuendo, con sus ojos fijos y brillantes, con su propia sensualidad al succionarme lentamente. Su toque resonaba dentro de mí dejándome cada vez más excitado, cada vez más deseoso de su boca. La paré después de un tiempo y la acosté a mi lado. Era su turno. Subí aquella pequeña falda, y besándola por arriba del calzón, lo hice de lado. Lentamente me hundí entre sus piernas, saboreando su feminidad, mezclando sus gemidos con la suavidad, calor y humedad de su piel, dejándome cada vez más deseoso y fogoso. Después del intercambio de sexo oral comenzó la penetración y el cambio de posiciones. El ambiente se puso más intenso; subió la temperatura, surgían gemidos, besos, caricias. Todavía seguía en el trance corporal, único, psicodélico e intensificador del cannabis. Yo hace rato que había perdido la noción del tiempo, hundido completamente en la acción. Sentía que solo para esto estaba en la tierra, que hace siglos que hago lo mismo y estaba destinado a seguir realizando el baile eterno y sensual de nuestros cuerpos. Ella había terminado quizás hace cuánto y cuántas veces, pero yo seguía “pegado” en el sueño… nunca olvidaré esa noche, aquella loca noche mágica. Mi regalo.

  • Monzeciita

    Bueno una de mis tantas Historias fogosas es esta
    A mi corta edad e vivido muchas experiencias con mi pareja.
    Siempre iva a quedarme a su casa el vivia con su abuelo que es sordo en realidad me quedava con el pero su abuelo no lo savia entraba todas las noches a su casa a escondidas y para que decir con que fin iva si es obvio que para undirnos en la pasion y en el amor (y en la calentura de los dos obviamente hahajahajaja) Bueno una de esas tantas noches venia del colegio me avia fumado un porrito con unas amigas y andava deceosa de el llege a su casa para invitarlo a la disco y el se nego un poco pero me invito a pasar a su casa y yo no me nege entre a su pieza el se enpeso a desnudar y yo lo mirava con unas ganas de comermelo completiito asi tal cual como estava luego segia yo con mucha cautela me enpezo a sacar mi ropita mi polera y todo lo demas, me deje llevar por sus intintos luego de tener varios orgasmos terminamos fue uno de las mejores experiencias sexuales creo.. Bueno despues de arreglarnos nos fuimos a la dicotec bebimos bailamos y luego se ofrecio a llevarme a mi casa caminando como a esa hora de las 4 de la mañana cuando no anda nadie en la calle cuando nos quedavan como 6 o 7 cuadras para llegar a casa me deje llevar nuevamente estava follando en la calle detras de un kiosko Oh! Nunca me lo avia imaginado yo asiendolo en la calle de eso nunca me voi a olvidar fue tan rico aparte que descubri nuevas sensaciones en mi cuerpo senti cosas que nunca avia sentido despues de terminar nos besamos como si el mundo se fuera a acabar caminavamos y me acordaba de ese instante y mi cuerpo se mojava por completo bueno asta el dia de hoy cuando me acuerdo siento esa sensacion extraña pero tan exitante y rica por mi cuerpo

  • Perro al revés

    Todo empezó el día Sábado. Quizás el Viernes. A lo mejor empezó desde que me puse el primer pito en la boca hace 1 año más o menos.
    (El siguiente párrafo es pura introducción, se puede omitir)
    Mi hermano me levantó como a las 5 de la tarde para que empezáramos a fumar. Pasó la vecina también a pegarse unas quemás en mi pieza. Después con el Nico fuimos a fumarnos unos cogollos terrible Bomba 4 en la plaza de acá del cerro, de esos que te dejan como en un estado de relajación tibetana budista y toda la weá. Estuvimos ahí una media hora, y después fumando vamos a casa, fumando weed quemando buena ganja etc.
    Llegamos a fumar unos más, pa dormir. Yo no podía dormir porque tengo problemas para dormir, así que me fumé un amigo más y me metí al pc, a ver si la internerd podría ofrecerme algo pa salir del sopor del insomnio.
    El punto es que blablabla, me metí a una página de citas online, y justo estaba conectado un loco con el que me escribía hace unos días. Ninguno tenía nada que hacer y los dos teníamos pitos; estaba dado pal éxito esa noche, lo sabía. Me bañé (pa no ir hediondo ala ni dar una mala impresión), me fumé uno más pal viaje y le rogué a la Santa María que el weón fuera rico, que se viera igual de rico que en las fotos o más.
    Llegué al Journal, en el centro de Viña y caminé por ahí hasta la estación de Recreo. A todo esto, con lo volado que estaba me iba primero fijando en el mar. Pensé primero que es como una madre, después dije “es como una madre de metal apunto de fundirse”. Después me puse a freestylear contra el mar, y de puro loco a veces escuchaba respuestas.
    Al final (o al principio) estaba en el punto de encuentro. No llegaba todavía el loco, así que saqué un Palmal pa subir algo la volá mientras llegaba. Llegó, y era oscuro y yo estaba muy volao así que no caché bien su cara, solo que era cara de simpático.
    Nos fuimos pa su casa hablando de cosas intrascendentes, como si a través de eso nos fuéramos a conocer mucho. Yo no pensaba en preguntarle cosas como ‘¿cómo te llamai?’ o ‘¿de qué signo erís’?.
    Lo único que sabía era que quería llegar a su casa y elevar el estado de conciencia.
    Llegamos, me saludó un perro puddle y eso. Subimos a su pieza, nos hicimos sus pititos con buena música (tengo un playlist entero pa irme en la volá) y empezamos.
    Yo estaba en otra onda, con los ojos cerrados y de repente Blote (el weón con el que me junté) me empieza a hacer cariño en la cabeza.
    De repente apaga la luz y cierra el notebook, la música sigue. Arpas y juguetes para niños combinados con las voces de Coco y Rosie, nada mejor.
    Blote se acerca más y empezamos la interacción cuerpo/cuerpo. Foreplay pulento, high y toda la volá.
    Después nos desvestimos y el loquillo tenía una sorpresa: la media herramienta. Yo no suelo jugar con weás tan grandes porque me da como cosa, pero igual le dí. Con unos caños buenos todo se puede dije yo en mi mente.
    El punto es que después de un rato de hacer todo lo que se hace antes de iniciar las apuñaladas (que al principio dolieron más que la chucha.
    Acá es cuando todo cambia, yo lo miraba y no reconocía su cara. De tan volado, con tantos juegos de luces distintos y todo eso, cada vez que miraba su cara cambiaba.
    Después de unos 20 minutos paramos un rato, y yo todavía no podía hacerme una imágen clara de su cara, pero no importaba. Sabía que tenía cara de simpático y que si me fumaba un pito más su cara se podía volver la cara de cualquier otro hombre común y silvestre.
    Me fumé otro y seguimos. En ese momento ya no había dolor, todo lo que sentía era placer y una incertidumbre shuper cuática de no saber quién te está embistiendo.
    Ví muchas caras, algunas desconocidas, otra parecida a las de un compañero de curso que me gustaba cuando chico, otra parecida al weón de Los Hechiceros de Waverly Place (serie de Disney Channel), otras incluso como un primo. Super loco todo.
    Era como follar de una con todo el mundo, o como ser follado por un nadie, un cuerpo anónimo cualquiera del que se puede obtener placer. En esa volá me fui.
    Ahora en la mañana agarré mis cigarros, el moledor, me puse la ropa y me vine a mi casa a escribir la historia.
    No sé si nos volvamos a ver, o si me acuerde bien de su cara pero fue una experiencia pulenta, la de no saber con quién estás y que en realidad no importe. Cuerpos envolados y sin identidad = placer pulento, del que no se puede disfrutar siempre (o tal vez sí, podría hacerlo un hábito).

  • Chaotiqué

    Un escalofrío recorre mi cuerpo, no sé bien si es la transpiración que se seca rápidamente por aquella brisa que entra por la ventana, o si fue un golpe de recuerdos que me heló el corazón y me jaló la entrepierna.
    Sumergida en una realidad constante, apenas se asomaba tu sombra, siendo solo unas pocas veces que bebimos vino hasta perdernos entre las cuatro puntas de aquella esquina, tu olor siempre me hizo mojarme y morderme los labios, un juego entre psicosis y calentura pasajera.
    A veces me preguntaba si cuando fumábamos de tu hierba extraña y bebíamos sin parar, al mirarme a los ojos sentías esa absurda cosquillita, y nada más; porque no era necesario nada más.
    Aquella tarde, el movimiento era lento, nada hacía presagiar la batahola de sensaciones que se acercaban con tu acelerado y nervioso caminar, plantándose frente a mí, en la entrada de la cocina.
    Un vacile bastante largo nos acompañó en el vino necesario con uno que otro cadavérico ser, pero siempre con esa escondida sonrisa cómplice de un momento más que libreteado entre sueños, copas y pipazos de antaño.
    -Voy a carretear, dejen cerrado si salen de acá- Dijo la chica.
    Y en medio de una soledad, quizá rebuscada o inventada (porque a lo lejos se escuchaban los estragos de la danza nocturna y juvenil) sacaste esa hoja de cuaderno rallada y arrugada, armada como un papelito de regalo -¿Fumemos? Es nueva- y el reflejo de la luna en la ventana, hacía parecer como si susurrase que la quemáramos entera, con ese tinte rojizo y un olor que me sacudía las neuronas.
    Una quemada y eso calentito que me quemaba la garganta bajó inmediatamente hasta mi pecho, otra quemada y mi mente despegó y salió a bailar con las estrellas que se peleaban a muerte por asomarse en la ventana. Luego de un par de saboreadas los dedos de las manos se me entumecieron con un leve hormigueo juguetón, ese calorcito parecía una lanza que con su veneno se esparcía por cada rincón, y ese último trago de vino que puso nuestros labios de un morado añejo que aún puedo saborear. Al pasar el último traguito, nuestras bocas se juntaron, para ojalá, ni dejarnos respirar.
    Tu lengua alborotada no dejaba de saborearme, acariciarme, desearme, hurgando hasta en mis secretos y susurrando pasajes de poemas y poetas olvidados en un elegante color sepia, que nos arrancaban hasta las venas de tanto evidenciarlos. Tu cuerpo se desprendía de tanto cemento y ciudad asqueada y gris, convirtiéndote en un animal. Sentí que mi boca exhalaba el caos mismo, anhelado llegar al cielo. Me escurrí entre medio de ti y te lancé en el que era mi espacio, mordí tus labios, te hice volver a entrar en mí, jalé tu pelo y galopé en esa burbuja de cuatro esquinas donde a lo lejos se escuchaba un cassette de un punk desorbitado, y se pintaba el sexo como un Guernica frenético que no volveríamos a quitarnos de la mirada.
    Nuestras entrepiernas comenzaban a arder, y emanaban la dulzura de lo salvaje, los dedos de mis pies se dormían y juntos convulsionábamos entre el vaivén del amor y la revolución. Tus manos se aferraron a mi espalda mientras tu rostro se perdía entre mis pechos gritándole a la noche versos disfrazados de gemidos, creando la sonata más dulce para sus oídos; de pronto vi tus ojos queriendo colisionar con los míos, tus manos ardiendo en llamas me tomaron por la cintura, caímos en la alfombra, tomaste mi rostro con una húmeda caricia, te sumergiste en mi boca con las pinceladas más suaves y perfectas y ahí, en ese momento, vimos el horizonte en llamas reflejado en nuestras miradas, las mariposas revolotearon entre nuestros cuerpos hasta que sus alas se desvanecieron. Se inundó el piso de risotadas de niño, viejas consignas plasmadas desde el vientre, lágrimas y recuerdos conchevino, huellas solitarias que la deriva pasean de la mano con un único amor, que nos devora el alma de poetas asquerosos y malditos que llevamos a la rastra en bolsas de basura…
    Saboreé tu lengua hasta que la volada se me perdió entre los sueños. Un escalofrío recorrió mi cuerpo y unos golpes en la puerta -¿Se puede?- -Calmao` yo te abro- acabaron por despegar nuestros cuerpos empapados de resina, sudor y sexo infantil, animal y lumpen.
    (Aún, en medio de cada barricada, las mariposas revolotean en mi entrepierna, al encontrar detrás de una capucha, ese horizonte en llamas, que colisionó en mi cabeza).

    Chaotiqué.

  • Marcos

    Una noche mas compartiendo con los amigos y mi chinita. Conversando y tomando mate, nos encontramos compartiendo unas ricas sabanas rellenas de verde, un verde que vi crecer con amor, se hacia tarde, y después de compartir el ultimo con los amigos, nos despedimos y se marcharon, mire a mi novia y me mostró una leve sonrisa, a eso de las 2 de la madrugada tomamos una rica ducha caliente. Una vez adentro creía que sus labios eran como unos ricos caramelos, mientras ella tomaba mi pene con sus manos y lo acariciaba, mi mano recorría sus dos nalgas con cariño y movía mis dedos en su vagina, sentía que mi cuerpo se quemaba con el agua, entre caricias nos apuramos en secarnos e ir a mi habitación, entre risas corrimos intentando no hacer ruido con mi vaso de agua listo para la ocasión. Una vez en la pieza unos besos y caricias yacían en la cama, la mire a los ojos y le mostré, unos de mi reserva especial, un verde enrrolado perfectamente que tenía listo para nuestra noche, se rió y me trajo el fuego, nos perdimos en ese humo espeso y ese sabor picante que solo mi vaso con agua puede quitar, entre una nube de humo los dos tirados en la cama, nos mirábamos ansiosos, dando la iniciativa me monte sobre sus pierna mirándola directa a los ojos y besando su rico cuello y bajando de a poco hacia sus pechos emblanquecidos y tibios que fueron exquisitos, mientras ella daba unos pequeños espasmos, mi lengua recorría bajando de a poco por sus pechos hasta sus piernas, entre sus piernas pase mi lengua mientras ella seguía gimiendo y moviéndose, besé aquellos labios como nunca , mi lengua quería sabores y lamia con ánimo el clítoris de mi amor. Ella tomaba mi cabeza y la empujaba. Las sensaciones se hicieron mas fuertes, el sabor empezó a correr, el licor que corría entre mis labios era un éxtasis que me embriagaba, en ese momento, entre nuestro éxtasis, la cama nos habló. Por el ruido de la cama, nos paramos enseguida, la mire y tenia sus dos manos en su boca aguantándose la risa, nos acordamos y rápidamente bajamos el colchón al suelo, mientras yo apagaba la luz y ella abría las cortinas, entró una hermosa luna de estos primeros días de febrero, nos acostamos y esta vez ella fue directo a mi pene, sentía un rico calor en mi pene cuando su boca lo envolvía, cerré los ojos y solo pensé en el placer del momento, de cómo su tierna boca y lengua las pasaba por mi pene, su lengua recorría todo mi glande, después de un rato ya no sentía mis piernas estuve completamente ido en el placer. Pronto ella se subió arriba y hundió lentamente su vagina en mi pene en un momento, puso su cara en mi cuello y luego lentamente movía su cuerpo para sentir la penetración, tomando un ritmo lento pero rico, su vagina empezó a sentirse mojada saltando nuevamente el licor, mis manos en sus nalgas apuré el paso y ella gemía, en esos momento solo la miraba a ella de cómo se excitaba y gemía con cada penetración mía. Miraba y me sentía observado por Elvis y marilyn que estaban en mis paredes, la tomé y la acosté, me monte ahora yo arriba y tome mi pene y lentamente fui entrando en su vagina mientras ella ponía cara de placer, una vez adentro fue exquisito como apretaba mi pene, dándole ritmo y los sonidos empezaron a salir le tome sus dos piernas y las levante subiéndome encima y subiendo el ritmo de mi penetración, ella hundía sus uñas en mi espalda y quemaba, ahora quería hacer unas de mis posiciones favoritas y la tome y la deje a mi lado dándome peligrosamente la espalda, le besaba su cuello mientras pasaba todo mi pene por su ano y corría hacia su vagina ella daba nuevamente estos espasmos con un gemido. El licor empezó a correr y levanté su pierna con mi mano y la penetración fue rápida, la sacaba lentamente y la metía rápidamente, y ella solo gemía y apretaba mi mano, bajé su pierna para sentir mas apretado mi pene y dando un buen ritmo y algunas nalgadas nos quedamos hundidos en el placer por una cantidad de tiempo que no podría confirmar. Ya con ganas de tirar todo mi semen en su cuerpo cambiamos de posición mirándonos a los ojos y solo sentía que nuestros cuerpos eran solamente uno. La penetración en su vagina la deje a su placer, en eso me toma la espalda y se mueve rápidamente y miraba sus ojos entre abiertos con la luna en su cara y su pequeña boca un poco abierta, dimos un ultimo grito de placer y saqué rápidamente mi pene de su vagina, tirando todo mi semen en su cuerpo donde ella se retorció por unos minutos que estuvimos en éxtasis. Cuando me acosté a su lado respirábamos rápido y sentía que caía lentamente… no hablamos por mucho rato, y yo seguía cayendo…, nos miramos y nos dimos el ultimo beso. Y yo seguía cayendo.
    El sol me dio en los ojos abrí la ventana y mi chinita me dio una pequeña sonrisa la tomé y la besé, ella me miró con cara de pena y recordamos que no estará en Santiago por unos días, recordando eso me mostró su sonrisa coqueta y me embriago nuevamente.
    Escrito el 03-02-2013 a las 15:00
    (Esta historia la escribí en otra entrada de tu blog y hoyme vengo a dar cuenta que era aquí. Espero poder concursar)

  • Pamela

    Cuánto falta para concretar el concurso? Ya salió el ejemplar de Marzo sin la columna, saldrá en Abril?

  • Ina

    Que onda!?!!

  • tri

    que paso al final con el concurso?

  • cheap wedding dress here

    I really like what you guys are usually up too. This sort of clever work and coverage! Keep up the awesome works guys I’ve included you guys to my personal blogroll.

  • Isidora

    Equipo JAPI JANE:

    En Enero de este año publicaron este concurso con Revista Cáñamo, al cual respondieron mediocremente.

    SU SELECCIÓN DE GANADOR, ENTRE TANTOS RELATOS BUENOS, FUE PÉSIMA. POR LO DEMAS DUDO MUCHO QUE EL EQUIPO EDITORIAL DE CÁÑAMO HAYA ELEGIDO EL RELATO DE “POLI” YA QUE NO TIENE NADA DE PSICODÉLICO ES LITERARIAMENTE POCO INTERESANTE.

    Las bases del concurso no fueron estipuladas ante notario y no me cabe duda que el relato de Poli no será publicado en la revista ya que lo más probable es que no hayan trabajado en conjunto con Cáñamo, sobre todo en consideración de las respuestas fragmentadas que me enviaron ante mis insistentes cuestionamientos.

    Chantísimo el concurso.

  • tri

    Coincido con Isidora, lamentablemente el relato elegido se fue totalmente por las ramas rellenando con palabras y frases bastante poco “psicodélicas” o “calientes” para lo que el concurso estaba dirigido. Empieza y termina con un relato poco original e interesante. Además creo que habían muchos otros relatos buenos, mejores que el ganador.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *