Infecciones urinarias y sexualidad

infecciones urinarias

Si bien la actividad sexual no es la causa directa por la que se genera una infección urinaria, ya que es por bacterias que no son de transmisión sexual, en algunas mujeres las relaciones sexuales pueden facilitar que se produzca una. Esto sucede porque las bacterias que las causan están en las deposiciones y pueden quedar en la zona.

Luego, al tener contacto sexual, por el roce se facilita que suban por la uretra hacia la vejiga generando una cistitis. Hay mujeres, que por el lugar en que tienen la salida de la uretra, tienen más facilidad de que el roce de la actividad sexual haga que entren las bacterias.

¿Qué hacer si eres de las mujeres a las que fácilmente se les produce una infección urinaria luego de la actividad sexual? Una buena medida es orinar después de hacerlo con el objetivo de que, al bajar la orina por la uretra, se arrastren las bacterias. También es importante nunca realizar penetración vaginal luego de la anal ya sea con el pene, dedos o juguetes; sin antes haber cambiado el condón o haber realizado un lavado cuidadoso.

Otras medidas importantes para prevenir las infecciones urinarias son no aguantarse la orina, es decir que cuando den ganas ir al baño lo antes posible. Aunque no lo parezca, para el riesgo de infecciones urinarias, es más seguro ir a un baño no muy limpio que pasarse mucho tiempo conteniendo la orina.

Otro punto importante es, al limpiarse hacerlo siempre desde adelante hacia atrás, para evitar llevar las bacterias hacia la uretra. Si aun tomando esas medidas, las cistitis ocurren en forma seguida, es bueno consultar a un urólogo para evaluar si existe algún problema, como por ejemplo cálculos, que este generando las infecciones urinarias frecuentes.