Japi Sex en la Paula

japi-jane-1


Esta semana salí en la página de la revista Paula. Todo lo que ocurrió en aquel reportaje a continuación:


Las datos de Jane Morgan, la reina de los juguetes eróticos. Por Bárbara Riedemann / Fotografía: Fernando Villalobos


Detrás de ña ya famosa marca registada Japi Jane, está Jane Morgan, una estadounidense radicada en Chile hace diez años y que hace cuatro fundó una empresa dedicada a la venta de novedosos y coloridos juguetes para grandes, que vende en su tienda de Providencia o en íntimas despedidas de solteras.


Entre despedida y despedida –ha tenido encuentros con más de cuatro mil mujeres en total–, observó que muchas tienen dudas sexuales y que hay pocas instancias para dilucidarlas. Por eso, respaldada por su Diplomado en Sexualidad Humana del Centro de Estudios de la Sexualidad Chilena, decidió impartir un taller para hablar de sexo sin tapujos.


Son dos horas que se dividen en un bloque sobre técnicas para el sexo manual y oral; y otro sobre relaciones, posiciones sexuales y juego anal. Jane lleva juegos didácticos, como una vagina de plush y un pene de plástico, para que sus enseñanzas queden claras como el agua. ($ 100.000, máx 15 amigas por grupo).


Inocente muñequita


japi-jane-2


Parece un objeto de decoración, pero esta muñequita japonesa es mucho más funcional de lo que aparenta: es un vibrador encubierto, especialmente diseñado para masajear las zonas íntimas. $ 19.990, en Luis Thayer Ojeda 059, of 11, fono 234 4917, www.japijane.cl.


Consejos y quejas comunes que Jane escucha en despedidas de solteras


Consejos


Entre los consejos que las amigas dan a la novia –y que a Jane Morgan le toca escuchar cuando va a despedidas de solteras– los que más se repiten, según ella, son:


– “Aunque no tengas ganas, hazlo igual”.
– “El mejor juguete para la noche de bodas es el anillo vibrador ”.
– “Inaugura la casa haciéndolo en cada una de las piezas”.


Quejas


– “El poco preámbulo antes del sexo. Con el estrés del trabajo y la vida doméstica, no hay tiempo para la intimidad ni la exploración y el hombre se pone muy poco creativo. Trata sólo de satisfacerse, sin preocuparse de la mujer. No entiende que ella necesita más tiempo para llegar a un orgasmo”.


– “El bajo deseo sexual pasados los cinco años de relación. Se pierden las ganas y el interés”.