Tengo más amigos hombres que mujeres y no es por que las mujeres me caigan mal, más bien es por que mis amigos hombres me caen re bien. Tengo una confianza infinita y eso que nunca con ni uno de ellos he follado. Tal confianza me ha abierto puerta infinitas a la hora de hablar de sexo, pero mi último descubrimiento me dejo atónita y es que los hombres pueden fingir el orgasmo. Ustedes se preguntaran y ¿cómo es eso posible? Pues bien esta esta es la historia.

Primero sin es sin condón, si usted lubrica bien o está bien lubricada la mayoría de las veces, no nos damos cuentas cuando el semen entra a la vagina, lo sabemos por que tenemos los gemidos de hombre diciéndonos que ha tenido un final feliz.

Los hombres o algunos hombres digo, para no generalizar, aunque en este punto la generalización no estaría nada de mal, les gusta que nos traguemos o tomemos el semen, claramente debe pasarles algo súper bacán con el acto de que una se engulla ese liquido tibio que sale por su pene.

Yo he tragado poco semen en mi vida y no por que no me guste, más bien porque tragar para mí es como: la prueba de amor real. Insisto, para mí tragar significa que la persona de la cual estoy bebiendo esa “leche”, es importante para mí. Ahora dejando ese lado romántico de mi parte… hablemos del semen, de su sabor temperatura color y olor.

Si bien tradicionalmente el hacerse cargo del método anticonceptivo ha sido una tarea de la mujer, los cambios en los roles de género han llevado a que cada vez más hombres consideren que es una tarea que debe ser compartida si se está en pareja estable y un tema también de ellos cuando tienen actividad sexual en contextos ocasionales.

Actualmente la oferta de anticonceptivos para mujeres es mucho más amplia que para los hombres, lo que se debe por un lado a que se comenzó a investigar más tarde en las posibilidades para ellos debido a temas culturales y por otro a que ha sido más difícil técnicamente el crear un buen fármaco.

Sin embargo actualmente existen dos posibilidades de anticoncepción masculina. Uno es el condón, el que si se usa correctamente, tiene una buena eficacia tanto en la prevención del embarazo como en la transmisión de infecciones. Este no tiene contraindicaciones, salvo la alergia al latex, que se puede superar usando los de poliuretano, como el Skyn de Lifestyles.

Hay muchas versiones de Tamara, una es la seca Japi Chica, que hace fiestas y talleres de sexualidad; otra es Tam te ayuda, que se convierte en un Oso para ayudarnos con problemas domésticos y con ideas creativas; otra es una increíble maquilladora; otra es la fanática de Katy Perry y su colorido mundo y finalmente una buena amiga, anfitriona y cocinera creativa. Muchas versiones para una amiga del equipo, quien lleva ya varios años conociendo, aprendiendo y enseñando en Japi Jane. Acá podemos conocer más sobre ella.

Tu producto favorito de la tienda y porque
Definitivamente las Smart Balls, me las compré el mismo día que entré a trabajar, las AMO!! Creo que su mayor beneficio es la conexión que gané con mis músculos pélvicos, una es capaz de hacer tanta cosa entretenida. Y no tenía idea. Creo firmemente que desde la primera vez que entramos al ginecólogo deberían enseñarnos a usar ese músculo, porque es sano y muy entretenido. Como consejo, nunca las ocupen largas horas de trabajo, antes de saber sus tiempos límites (gracias a Natalia Guerrero) una vez las ocupe cerca de 10 horas, pero gran parte de ellas solo estaba sentada… así que lo único que gané fue una vejiga apretada y tenía que ir al baño cada 5 minutos.

El estrés es uno de las causas que puede generar la disminución del deseo sexual tanto en hombres como en mujeres. Cuando el ser humano se somete a una situación que interpreta como estresante, se activan una serie de mecanismos que generan en la persona la energía necesaria para la lucha o la huida, limitando la utilización en otras partes del cuerpo prescindibles en ese momento. Una de esas funciones que es inhibida es la respuesta sexual

En sí mismo, el estrés es una respuesta natural de nuestro organismo que nos prepara para actual ante situaciones de emergencia, y por lo mismo es un buen mecanismo de adaptación. Sin embargo lo natural sería que fuera un estado pasajero ante una amenaza concreta, pero en esta sociedad muchas veces vivimos en un estado de estrés constante, lo que genera diferentes problemas, siendo uno de ellos la baja del deseo sexual.