Columnas / por Daniel Brent

Ser gay a los 18, 29 y 30 años

Freier_Fall
En estos momentos estoy a punto de cumplir 30, y aunque aparente tener 25 a veces me siento de 18. Por eso me puse a pensar en las diferencias que uno experimenta respecto de ser gay a estas distintas edades:

Salir del clóset:
A los 18: “Nunca jamás saldré”, uno se siente cómodo y quiere disfrutar sin causar problemas el mayor tiempo posible, “total no se me nota”, te dices. Se te pasa por la mente que es una etapa.
A los 25: Le cuentas a tus padres y a tus mejores amigos. Sientes qué tonto fuiste al no contarles antes porque igual te apoyan, contrario a lo que pensabas.
A los 30: “Contar qué cosa? Pensé que sabían”. Ya no te importa el qué dirán, te sientes dueño de tus decisiones y solo importa ser feliz.

Ir a una disco gay:
A los 18: Entras gratis antes de las 0:00, te emborrachas y te manoseas con todos, nada importa, es la ocasión y el lugar para el desenfreno y liberarse. Nadie te ve y a nadie le importa. No recuerdas cómo llegaste a casa.
A los 25: Llegas a la 1:00, la previa fue en la casa de amigos y vas al evento que te invitaron en Facebook. Pagas por tus tragos y pinchas dos o tres veces. Llegas feliz y cansado a tu casa.
A los 30: Llegas a la disco a las 3:00. Tratas de seguirle el ritmo a los más jóvenes, si lo consigues eres un winner o una Diva, si no, te quedas mirando todo desde lejos moviendo los pies. Casi no tomaste ni bailaste y estas muy cansado, sientes un poco depresión al llegar a tu casa.

Ir de compras:
A los 18: Te compran la ropa y no te importa cómo te ves.
A los 25: Vas a H&M y Zara, sabes que está de moda y no te importa que hayan largas filas para comprar, es lo más gay fashion que hay.
A los 30: Compras en tiendas de Lastarria, Barrio Italia, Armani o Diesel. Tal vez la importas o aprovechas de viajar a NYC para renovar el clóset, total eres soltero y sin hijos, todo el sueldo es tuyo.

Jotear:
A los 18: Te preguntas si es gay, lo dudas, confundes su amistad con algo más, te equivocas y al final solo joteas en discos, con alcohol, donde todos buscan lo mismo.
A los 25: Tu radar ya está entrenado, tiras la talla, se ríen, conversan y se ponen de acuerdo para salir a bailar.
A los 30: Tu gaydar detecta gays a cuadras de distancia, hasta puedes hacerle un perfil sicológico previo. Las tallas y conversaciones están de más y acuerdan salir a tomar algo. Simple.

Citas:
A los 18: Follar cuenta como cita?
A los 25: Follar y luego conversar cuenta como cita?
A los 30: Conversar sin follar cuenta como cita?

Sexo por primera vez con un extraño:
A los 18: Siempre hay que preguntar si es activo o pasivo, estas recién aprendiendo y hay cosas que no conoces y no querrás hacer.
A los 25: Sabes si eres activo, pasivo o versátil, solo esperas que el otro se amolde a ti. Aprovechas de usar la ropa interior más hot y esa que solo has usado una vez.
A los 30: Tomas las riendas y sabes llevar la situación. No importa si el otro es activo o pasivo, tú sabes hacerlo todo, sabes exactamente lo que quieres y cómo complacer.

Tener una relación:
A los 18: Se ven después de clases, se pasean por los parques, se ríen y se juran amor eterno. Quieren que se apruebe el AVP porque solo quieren estar juntos toda la vida.
A los 25: Se van a vivir juntos. Es más difícil de lo que esperaban.
A los 30: Vivir con alguien? No, por favor! Primero salen por cinco años y ahí recién evalúan vivir juntos, ya sabes que las decisiones tienen consecuencias y lo piensas mejor.

Terminar una relación:
A los 18: Te marca para toda la vida, es el primer amor y crees que nunca más volverás a amar. Escuchas Someone Like You de Adele hasta que te da hipo llorando.
A los 25: Te apoyas en tus amigos, lloras y lo superas. Cuando pasa el tiempo te das cuenta que no era tan terrible. Escuchas You Ougtha Know de Alanis Morissette y le encuentras toda la razón.
A los 30: Quién?

Encontrar alguien para pinchar:
A los 18: Los conoces de la U o de fiestas en casa de amigos. Hablar de lo que estudian, música o programas de tv engancha a cualquiera.
A los 25: Son amigos de tus amigos de Facebook. Les pones “like” a dos o tres fotos del verano pasado donde sale sin polera y ya rompiste el hielo.
A los 30: Usas Grindr

Al final todos pasamos por estas etapas. Lo importante es no quedarse pegado, aprender, madurar y sentirte bien con tus decisiones. Ahora tendré treinta, pero sentirme de 18 y hacer cosas como a los 25 no está mal tampoco.

Deja un comentario


Warning: include(inc/select-aside.php): failed to open stream: No such file or directory in /home4/japijane/public_html/blog/wp/wp-content/themes/japiblog_theme/single.php on line 39

Warning: include(inc/select-aside.php): failed to open stream: No such file or directory in /home4/japijane/public_html/blog/wp/wp-content/themes/japiblog_theme/single.php on line 39

Warning: include(): Failed opening 'inc/select-aside.php' for inclusion (include_path='.:/opt/php54/lib/php') in /home4/japijane/public_html/blog/wp/wp-content/themes/japiblog_theme/single.php on line 39