Columnas / por Daniel Brent

Una historia con el taxista hétero curioso

Layellowcab.com_

Era una típica noche después de carretear en la disco Soda. En la disco pinché un par de veces pero nada realmente bueno como para haberme ido al depto de uno de ellos. Había dejado el auto en casa para tomar tranquilo así que me fui a buscar un taxi.

La cosa es que después de bailar y del punteo típico de las discos uno termina caliente, entonces no hice parar a cualquier taxista, sino que me di el lujo de dejar pasar a todos los viejitos y esperar a uno más o menos bueno. Pasaron 15 minutos y se asomó cruzando el puente Loreto en dirección a Bellas Artes un chofer bastante bueno a primera vista.

Me subí detrás del puesto del copiloto (asiento que tenía muy adelante) y pude verlo completamente. Tendría unos 28 años, llevaba unos jeans ajustados que le apretaban los muslos, una polera manga corta y tenía pinta de flaite, toda una fantasía.

Como vivo lejos tuve el tiempo suficiente para buscarle conversa hot mientras cruzábamos hasta el otro lado de Santiago. “Y siempre estas de turno en la noche?” le pregunté. “Si po’, hay lucas seguras y es más entrete, uno ve de todo”. Listo! Con esa última frase me di cuenta para donde iba la conversación.

Le pregunté si le había tocado llevar minas que le hicieran propuestas para hacerles descuento o a parejas que se hayan manoseado atrás. “Pfff compadrito, me han propuesto y hasta me han hecho weas (se ríe)”. “Mish” le dije, “algún mamón te han ofrecido o te han hecho?”. A esta altura yo estaba a full mirándolo y pasándome rollos. Como el asiento del copiloto estaba inclinado completamente hacia adelante bastaba con que me pusiera de rodillas y le podría hacer un mamón mientras seguía manejando.

Se agarró el paquete y dijo “Me lo han mamado sus buenas minas, pero hace tiempo que estoy corto, jaja”.
Ya íbamos en la mitad del trayecto hasta mi casa y pensé que no perdía nada en ser más directo, total si me dejaba botado ya no tendría que caminar tanto.

“Y si te quito las ganas con un buen mamón ahora?”. El taxista se agarró de nuevo el paquete, se comenzó a sobar. “No se compadrito”. Ahí me desilusioné y me hice la idea de pajearme en la casa viendo Pornhub. Hasta que me respondió “pero la chupai bien?”. “Como un profesional, como abuela sin dientes” le contesté orgulloso.

Ya estábamos llegando a mi casa, a mi territorio, así que le dije que tomara otro camino. Se fue por un callejón sin salida detrás de una fábrica. Ahí se estacionó, respiró profundo y se dejó de sobar el paquete, abrió un poco las piernas, cerró los ojos y puso las manos detrás de su cabeza. Me incliné hacia adelante, le sobé el paquete y le bajé el cierre para dejar ver un calzoncillo blanco medio gastado pero limpio. Miré la cara del Taxista Hetero Curioso, el cual miraba el techo y le saqué el pene. No era grande, debía medir unos 16 o 17 cm, pero era grueso. Tan grueso que mi mano no alcanzaba a cerrarse al agarrarlo.

Se lo chupé por 10 minutos pasando la lengua de arriba hasta abajo, incluso medí el grosor con mi muñeca, todo un winner debo decir. Tuve que encajarme la mandíbula un par de veces. El gemía despacio, como no queriendo demostrar que disfrutaba del mamón de otro hombre.

Se lo mamaba hasta que me asustó la bocina del taxi. El tipo la apretó cuando estaba a punto de acabar. Apretó la bocina en el momento preciso, ya que con el susto me saqué el pene de la boca y me descargó tremendo chorro de semen en la cara. Era tanta leche que de haber tenido el pene del taxista en la boca de seguro me ahogo.

Me limpié con pañuelos que tenía en su guantera y volvió a dejarme a mi casa. Dieciocho lucas marcaba el taxímetro. El Taxista Hetero Curioso me miró, se sobó el muslo, sonrió y me dijo “son cinco lucas compadrito”. Aquí entendí la definición Blowjob (mamón en inglés) donde literalmente me pagaron el buen trabajo realizado.

3 Comentarios para “Una historia con el taxista hétero curioso”

  1. Felipe dice:

    Jajajaja buena historia, pero lo único que me causa “atención”, es que lo haces con cualquier wn, no importando si tiene alguna ETS. Cuidado con eso, porque después vas a contagiar a más wnes.

    Por lo demás, entretenida historia, aunque muy probablemente sea ficticia.

    Saludos

  2. Iván dice:

    Me encantan las historias de Daniel Brent, son geniales..lo mejor que mientras leo me caliento y me río.

  3. Ignacio dice:

    Hay quien como tu ! Yo quiero un taxista así en mi vida ! jijijij

Deja un comentario


Warning: include(inc/select-aside.php): failed to open stream: No such file or directory in /home4/japijane/public_html/blog/wp/wp-content/themes/japiblog_theme/single.php on line 39

Warning: include(inc/select-aside.php): failed to open stream: No such file or directory in /home4/japijane/public_html/blog/wp/wp-content/themes/japiblog_theme/single.php on line 39

Warning: include(): Failed opening 'inc/select-aside.php' for inclusion (include_path='.:/opt/php54/lib/php') in /home4/japijane/public_html/blog/wp/wp-content/themes/japiblog_theme/single.php on line 39